Programa 24 de Febrero de 2018

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Las coordenadas temporales introducidas en nuestra máquina del tiempo, nos transportan esta semana hasta el año 1987, al momento de la publicación de un disco titulado “Wild Frontier”. El álbum que supuso un pequeña revolución dentro del sello que en los trabajos anteriores había acuñado el guitarrista irlandés Gary Moore. Y es que este “Wild Frontier” reivindicaba precisamente ese espíritu irlandés bien entendido del que Moore hacía gala en muchos momentos. Temporalmente quedaba de lado el hard rock europeo de alta escuela, para concebir un disco que aunaba la tradición musical y social de una temática territorial complicada, y por otro la investigación tecnológica que le llevaron a Moore a emplear secuenciadores en lugar de baterías reales, y demás herramientas de grabación de nueva hornada de la época.
Hubo polémica. Muchos pensaron que Gary Moore se estaba desvinculando de sus raíces, pero muy al contrario “Wild Frontier” era un guiño al pasado folclórico del que nunca quiso separarse. Además el tiempo le dio la razón, y aquel disco de 1987 se convertiría en su trabajo más vendido hasta ese momento…

Como sucede en las ocasiones que tenemos oportunidad para ello, el disco del recuerdo de esta semana es la elección personal de la banda que va a ser protagonista hoy de nuestro disco importante. Hace algunos días nos poníamos en contacto con los suecos Reach y ellos amablemente nos comentaban que ese “Wild Frontier” de Gary Moore es uno de sus discos de cabecera, y no en vano ellos mismos tienen una banda paralela de tributo al guitarrista irlandés.
Reach nacieron en 2012 y tres años después lanzaban su disco de debut, el cual siendo un álbum muy decente no los diferenciaba de otros tantos grupos de su procedencia y edad. Salieron de gira con Eclipse; tocaron aquí y allá, y poco más tarde separaron sus caminos de los del cantante Alex Waghorn. Reach quedaban conformados como trío, con el peso de la voz y de la composición en el hasta entonces sólo guitarrista Ludvig Turner. A partir de ahí y hasta la consecución de su flamante y nuevo “The Great Divine”, todo ha sido evolución. Romper cadenas con un pasado más conservador, para entrar en territorios de mucho mayor empaque, modernidad y desde luego originalidad. El espectro de Reach se ha expandido hasta límites inesperados para entregarnos un trabajo inteligente y sofisticado, en el que la variedad está a la orden del día. Sin abandonar su origen melódico, pero haciendo acopio de nuevas y potentes armas además de algún guiño Pop…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s