Programa 22 de Junio de 2019

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Historias de bandas tenaces y discretas a lo largo del tiempo. En 1994 tuvo lugar la formación del combo romano DGM. Se trataba de un grupo instrumental cuyas siglas coincidían con el nombre de sus componentes. Mercados lejanos como el japonés les abrieron los brazos, y gracias a ello, entre otras cosas, pudieron continuar su carrera en un momento poco favorable. Los cambios de formación se sucedieron constantemente, hasta el punto de que tras algún tiempo ninguno de los miembros originales, a los que DGM debía su nombre, continuaban en la banda. Uno de esos nuevos miembros era Simone Mularoni: productor e ingeniero de sonido, además de guitarrista de su generación, que entró en el grupo italiano para aportar un punto de modernidad y un plus de virtuosismo. El primer disco de DGM con Mularoni como pieza básica sería “Different Shapes”. Álbum editado en 2007 que encauzaba la propuesta del grupo dentro de unos parámetros más concretos, para explotar sin complejos todo su potencial como ejemplo de buen prog power metal melódico, a lo que se sumaba la experiencia a nivel sonoro del propio Mularoni, que se encargó también de esa faceta creativa. El resultado fue un disco de críticas positivas por parte de la prensa y público.

Hace algunos años DGM firmaron con el sello discográfico italiano Frontiers. Una relación muy natural dada la procedencia y el calado de ambas partes. El caso es que esa relación ha traído consigo la participación recurrente de Simone Mularoni como músico de estudio y productor de algunos de los lanzamientos que la compañía ha puesto en marcha en los últimos años. Uno de ellos, y seguramente de los más ambiciosos, es el que lleva por nombre Sweet Oblivion. Significa la unión del músico trasalpino con el talento de uno de los vocalistas más característicos en su especie de los últimos treinta años, ni más ni menos que el tantas veces errático Geoff Tate. Afortunadamente, Tate ha encontrado en la compañía de Mularoni el poso de tranquilidad y las ideas prefijadamente claras, que pueden ser la mejor medicina para el actual cantante de Seattle. Su tradicional audacia no está aquí, pero eso es algo que últimamente no le estaba dando buenos resultados, así que a cambio nos encontramos con una colección de temas poco sorpresivos, como era de esperar por parte de Mularoni, pero con su clarividencia ya clásica. Buenas canciones, estupenda producción, magníficas interpretaciones, y la voz de Tate que, después de muchas lunas dando palos de ciego, encuentra uno de los lugares naturales por los que se hizo el referente que siempre ha sido. Metal melódico y profundo de primer nivel. Nada nuevo, pero que recuerda a los Queensryche más accesibles y representa una buena noticia para muchos…

(Esta semana en Rocktopia: D.G.M., SWEET OBLIVION, QUEENSRYCHE, MYRATH, PAUL GILBERT, NEAL MORSE, JORDAN RUDESS y KENNY WAYNE SHEPHERD)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s