Programa 9 de Febrero de 2019

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Puede que los 90s hayan sido la época en la que más de moda estuvieron los discos de tributo. Se pusieron en boga álbumes acústicos, también los de grupos de rock con orquesta clásica de respaldo, y esos en los que músicos de todo tipo y filiación rendían homenaje a ciertos artistas, unas veces por admiración y otras por simple encargo lucrativo. Supongo que ese editado en 1999 con el nombre de “Whole Lotta Blues: Songs Of Led Zeppelin” tendría un poco de todo: músicos que sí habían bebido de las fuentes zeppelianas como Eric Gales y otros para los que Zeppelin no eran más que unos chavalitos como el caso de Otis Rush. El factor que definitivamente diferenciaba esta colección de canciones era en realidad que en este disco aparecían temas por su puesto firmados por Jimmy Page, Robert Plant, John Paul Jones y John Bonham, pero también temas de otros a los que Zeppelin habían versioneado a lo largo de su historia, e incluso alguna canción de las que siempre se rumoreó que la banda británica habían plagiado para escribir sus propios temas. Era una forma de humildemente completar un círculo abierto por Led Zeppelin, ellos hijos del blues, y de su aureola de la más terrenal música del diablo…

Eric Gales participó activamente en ese disco de tributo a Zeppelin, una de las tantas colaboraciones que ha realizado a lo largo de su extensa carrera, la cual llega hasta nuestros días con la edición de su último disco titulado “The Bookends”.
Él grabó su primer álbum cuando tan solo tenía 16 años, estuvo en la cárcel por asuntos de droga y posesión de armas, y cuando volvió a lo que mejor sabe hacer, lo hizo con todas las de la ley, creando discos que le han mantenido como favorito de nombres como Joe Bonamassa, Tosin Abasi de Animals as Leaders, o el mismísimo Carlos Santana. Dave Navarro dijo de él que “el hecho de que no fuera considerado el nombre más grande dentro de los guitarristas era un misterio”. El caso es que “The Bookends” nos trae al gran Eric Gales haciendo un repaso a gran parte de su muestrario de estilos e influencias. Los que le han llegado a interesar a lo largo de su trayectoria. Así en él encontramos blues, soul-rock o funk-rock. King’s-X, Jimi Hendrix o Albert King viven por igual como inspiración de sus nuevas canciones…

(Esta semana en Rocktopia: LED ZEPPELIN TRIBUTE, ERIC GALES, WALTER TROUT, ROBBEN FORD, TORBEN ENEVOLDSEN, HEART, THUNDERMOTHER y MASTODON)

Programa 2 de Febrero de 2019

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Cuando ni siquiera habían llegado a la mayoría de edad, unos chavales de Estocolmo, algunos de ellos hijos de inmigrantes sudamericanos, formaron en 1992 un grupo llamado Afterglow. Lo suyo fue llegar y empezar a grabar maquetas e incluso en poco tiempo su primer disco, pero eso sería ya tras cambiar su nombre primitivo por el de Mind’s Eye, que es como se les conocería el resto de su carrera. Su crecimiento gradual se iba plasmando en cada uno de los discos que fueron grabando a lo largo de los años. Era como su propio álbum de fotos en el que se registraba su sorprendentemente rápido desarrollo. Y es que Mind’s Eye a las primeras de cambio dejaron a un lado las influencias acusadas de grupos como Queensrÿche y acuñaron su propia manera de hacer las cosas, deudora también de otros referentes como el AOR, el pomp rock y el rock progresivo. Era una misión complicada, y mucho más para músicos de semejante juventud, pero lograron darle consistencia y marchamo de credibilidad a su heterogénea propuesta, así que para los inicios del milenio Mind’s Eye ya sabían hacia donde iban, merced a su manera propia de hacer las cosas.
2007 sería el año de la confirmación, con la edición de un disco extraordinario titulado “A Gentleman’s Hurricane”. Más convincentes que nunca. Más compactos que en el pasado, Mind’s Eye parecía que habían dado con su fórmula ideal…

El líder de Mind’s Eye, Daniel Flores, puso a su banda prácticamente en stand-by, sobre todo debido a las múltiples ocupaciones musicales que le mantienen atareado como músico de sesión o como cabeza de otros proyectos como Murder Of My Sweet; y el bajista y también guitarrista de Mind’s Eye, Johan Niemann pasó en 2010 a formar parte de otra banda sueca; los mucho más oscuros Evergrey, quienes editan en estos días su undécimo disco. La banda comandada por Tom Englund pone sobre el tapete su sello inconfundible de entender la música. Lamentos emocionales, claustrofobia sónica de un grupo cuyo nombre sirve de adjetivo para describir su filosofía.
“The Atlantic” es la nueva pieza de este puzzle que de manera dubitativa naciese hace más de veinte años. Las dudas desaparecieron hace mucho tiempo, y en su lugar se instaló una fe inquebrantable en lo que hacían y siguen haciendo: metal apasionado de alta capacidad técnica, atmósferas casi góticas y sonoridad a prueba de bombas.
Tomas Englund dice sobre este nuevo disco que “El Atlántico, o cualquier océano, representa gran parte de lo que es la vida: las olas rompiendo, la oscuridad y las profundidades, la soledad y la gran inmensidad… el sentirse pequeño en un mundo enorme, y no saber qué hay al otro lado del océano, cómo te va a tratar y en quién te vas a convertir “.

(Esta semana en Rocktopia: MIND’S EYE, EVERGREY, REDEMPTION, DANIEL BAUTISTA, AMORPHIS, SOILWORK y THE NIGHT FLIGHT ORCHESTRA)

Programa 26 de Enero de 2019

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

El líder de Fates Warning, Jim Matheos, ha sido siempre un tipo interesado en la experimentación dentro de unos límites. Desde tiempos remotos él había querido trabajar con Mike Portnoy, algo que era mutuo, no en vano Fates Warning habían sido una referencia durante los primeros pasos de Dream Theater. Así que después de años en la distancia, guitarrista y batería decidieron acometer un proyecto de probeta musical que terminó llamándose OSI, las siglas de Office Of Strategic Influence. Sin embargo ese nombre no se le ocurrió a ninguno de ellos, sino a otro invitado a formar parte del proyecto, el ex teclista de Dream Theater, Kevin Moore. Pero Moore no sólo fue vital a la hora de bautizar al proyecto, sino que fue clave a la hora determinar la dirección musical del mismo. Matheos le envió un esqueleto con dirección de prog metal de libro, y Moore le devolvió las mismas canciones, pero desfiguradas por su aplastante carácter, interesado por la vanguardia y la experimentación. No era su idea inicial, pero Matheos escuchó aquello y quedó prendado. Giro creativo y nuevas maneras. Un vuelco que llegó para quedarse desde el primer capítulo de la dispersa historia de OSI a través de su primer disco editado en 2003…

OSI es uno de los incontables frentes abiertos por Mike Portnoy a lo largo de su interminable currículum, aunque más tarde cerrara esa puerta para darle prioridad, entre otras, a su actividad con la banda de Neal Morse. Él es su amigo y compañero en otras batallas, como Transatlantic o Flying Colors, y esa amistad y química es fundamental para el buen funcionamiento de la Neal Morse Band cuyo nuevo disco se pone a la venta en estos días. Se trata de un trabajo titulado “The Great Adventure” en el que Morse y los suyos (que vuelven a ser principalmente Mike Portnoy a los tambores, Randy George al bajo y el estupendo Eric Gillete a la guitarra), con el indiscutible liderazgo y maestría del ex Spock Beard, presentan un trabajo tan previsible como atractivo, porque pocos como Neal Morse saben aplicar al prog rock tradicional norteamericano, la épica y la cercanía como él sabe hacerlo. Con argumentos espirituales “The Great Adventure” y su tono conceptual parecen esta vez más concisos en el metraje de las canciones con picos grandilocuentes y valles más intimistas, y por el camino espolvoreados, cómo no, estupendos pasajes instrumentales…

(Esta semana en Rocktopia: O.S.I., NEAL MORSE BAND, ROINE STOLT’S THE FLOWER KING, TOSKA, BLACK PEAKS, SWALLOW THE SUN y DARK MOOR)

Programa 19 de Enero de 2019

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

En 1975 una joven banda alemana renacida de sus propias cenizas y bautizada bajo el amenazante nombre de Scorpions, pasaba por una de sus épocas más dubitativas. La marcha de su flamante y joven guitarra solista, Michael Schenker, había hecho que el grupo pasara por un momento de pausa en su existencia, pero finalmente su hermano Rudolph y el cantante Klaus Meine decidieron continuar con nuevos bríos, gracias, entre otras cosas, a la incorporación de un nuevo guitarrista llamado Uli Jon Roth.
“In Trance” fue el álbum que representó un cambio de filosofía para Scorpions. La influencia de las músicas más espaciales deudoras de la escena imperante en aquella época en Alemania, daban paso a canciones más escuetas, en las que el influjo hendrixiano de Uli Roth se conjugaba con las intenciones determinadas a hacer música más directa y accesible. Algo que provenía, entre otras cosas, de la filosofía aplicada por el productor Dieter Dierks, quien a pesar de estar fuertemente relacionado con el krautrock, empujó para que Scorpions buscaran nuevos horizontes musicales. En septiembre de 1975 se editaba “In Trance”, el primero de una larga y exitosa saga de discos, y también el primero en sembrar la polémica con su controvertida portada, luego censurada por mostrar el pecho de la modelo fotográfica que en ella aparecía…

Uli Jon Roth terminó su relación con Scorpions tan solo tres años después de la publicación de “In Trance”. Su carrera en solitario se ha sucedido desde entonces de manera muy discreta. Uno de los últimos vocalistas de su grupo es Nathan James, quien cantaba la canción “In Trance” en uno de los últimos discos de Roth, y quien también ha sido cantante de la Trans-Siberian Orchestra. Aunque lo que le trae hoy hasta el programa es la publicación del nuevo disco de su banda: Inglorious. Ellos se formaron en 2014, aprovechando el tirón que Nathan James había tenido con sus anteriores aventuras y también como concursante del programa La Voz británico. James quería dejar claro que lo suyo no era pose, sino la pasión por el hard classic rock de grupos con los que creció como Deep Purple, Led Zeppelin, Whitesnake o Bad Company. La prensa británica, encabezados por la biblia rockera Classic Rock, dieron su beneplácito para que Inglorious abanderaran la nueva generación de bandas de ese estilo provenientes del Reino Unido. Después de dos buenos discos de tanteo “Ride To Nowhere” verá la luz el próximo 25 de enero, erigiéndose como, desde mi modesta opinión, el mejor trabajo de la prolífica carrera del combo inglés. No hay nada nuevo, salvo que al parecer la inspiración ha sido aún más generosa esta vez en la consecución de estas canciones, además tocadas por la varita mágica de la producción de un profesional de la categoría de Kevin Shirley…

(Esta semana en Rocktopia: SCORPIONS, INGLORIOUS, BERNHARD WELZ, JOHN GARCIA, CODY CARPENTER, URIAH HEEP, PRESTO BALLET y METAL CHURCH)

Programa Especial Discos Destacados 2018 (II)

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Las ediciones convencionales de Rocktopia hacen una pausa para dejar espacio a nuestros programas especiales. La semana pasada completamos el primer programa Especial Discos Destacados 2018 y hoy terminamos con nuestro repaso a lo mejor del año pasado, revisitando los momentos en los que han sonado en nuestro espacio esos discos que más nos han gustado. No están todos los que son, porque opiniones hay para todos los gustos, pero sí son todos los que están…

(Esta semana en Rocktopia: SUBSIGNAL, HAKEN, GRAVEYARD, ROBO SAPIENS, PERFECT CIRCLE, DRY RIVER y TAX THE HEAT)

Programa Especial Discos Destacados 2018 (I)

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Cuando llega este punto del calendario -poco antes o poco después-, es hora de hacer balance de lo sucedido en los últimos doce meses. En el caso de Rocktopia nos ocupamos de dedicarle dos programas a los discos más reseñables de entre todos los que han pasado por nuestro espacio radiofónico durante el pasado año.
Recuperamos esos momentos en los cuales han desfilado frente a nuestros oídos los que pensamos que pueden ser álbumes especialmente destacados. Opiniones subjetivas y discutibles como todas, aunque como nos gusta decir en estos casos: no están todos los que son pero sí son todos los que están…

(Esta semana en Rocktopia: RIVERSIDE, VOLA, THE HEARD, JOE SATRIANI, MICHAEL ROMEO, REACH y ULTRAPHONIX)

ROCKTOPIA, Especial Villancicos Rock VI

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Lo hemos vuelto a hacer y es ya la sexta vez. En Rocktopia nos hemos puesto en situación: hemos adornado todo con el punto hortera del espumillón; hemos cambiado la zambomba y la pandereta por guitarras eléctricas y baterías atronadoras.
Unos son versiones de clásicos más o menos modernos, y otros canciones hechas con un sentido más festivo, más trascendental o más irreverente. Todos valen, todos nos gustan. Bienvenidos a este Especial Villancicos Volumen VI en Rocktopia. Y por supuesto: ¡Feliz Navidad!

(Esta semana en Rocktopia: ASHA, STATUS QUO, THE DARKNESS, CHEAP TRICK, JOE BONAMASSA, MONSTER MAGNET, MICHAEL HARRIS, ORION’S REIGN, THE 69 EYES, LACUNA COIL, KORN y AUGUST BURNS RED)

Programa 15 de Diciembre de 2018

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

James LaBrie fue elegido para ser vocalista de Dream Theater tras superar un casting en el que se midió a más de 200 contendientes. Sin embargo su papel en el grupo quedó meridianamente claro desde el principio. Básicamente su función sería cantar sobre las complicadas líneas musicales que los líderes de la banda componían. Esa fue una de las condiciones que él acepto, por eso cuando llevaba casi una década militando en Dream Theater, LaBrie decidió que era el momento para plasmar sus capacidades en un proyecto en solitario que diera cabida a una ideas que, al menos de momento, no resultaban bienvenidas en los procesos creativos de su banda madre. Y así nació el proyecto MullMuzzler. Ese fue el extraño nombre que LaBrie inventó para acoger en él a otros músicos como el teclista de Dali’s Dilema, Matt Guillory, o miembros de Magellan o Shadow Gallery, quienes le ayudarían a pergeñar su proyecto paralelo. Después de un primer capítulo algo dubitativo, en 2001 se editaba el segundo álbum de MullMuzzler, en él LaBrie volvía a utilizar un equipo de músicos para la grabación y otro distinto para la composición.
Hard progresivo en su mayor parte melódico y de fácil asimilación, orientado hacia un sentido más convencional de las canciones, aunque esta segunda entrega poseía puntos de sobriedad más consistentes que los del anterior esfuerzo. El maestro Guillory se erigía de nuevo como mano derecha del cantante, ayudando a perfilar temas tan asequibles como progresivos, y mostrando su gusto por los teclados más ambientales. James LaBrie cantando de un modo más pausado, y menos afilado que en tiempos anteriores en temas obviamente hechos a su medida, aunque no para lucimiento descarado…

James LaBrie siempre ha sido un músico muy dispuesto a echar una mano a otras bandas, haciendo colaboraciones, tanto para grupos noveles como para proyectos más prestigiosos. Ahora, cuando las expectativas del nuevo disco de Dream Theater están de plena actualidad, a falta de dos meses para que se edite, nos encontramos con la colaboración de LaBrie en la banda Last Union. Una formación que a pesar de sus años de existencia es ahora cuando ven publicado su primer disco. En concreto “Twelve”, que es como se titula, verá la luz el próximo 21 de diciembre, a pesar de que se trate de un trabajo grabado hace ya más de dos años.
Last Union es una formación italiana nacida en 2007, que en los últimos años se ha visto completada con la inclusión de músicos del nivel de Mike LePond de Symphony-X al bajo y Uli Kusch, ex de Helloween o Masterplan a los tambores. Lo suyo es metal melódico de tintes progresivos, ejecutado sin mácula y enmarcado por la mezcla y la masterización de no otro sino Jens Bogren…

(Esta semana en Rocktopia: JAMES LABRIE’S MULLMUZZLER, LAST UNION, MICHAEL ROMEO, ANDY JAMES, THE HEARD, WHITE COVEN y VANDENBERG’S MOONKINGS)

Programa 8 de Diciembre de 2018

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Cuando en agosto de 1997 la banda noruega Conception se separó, cada uno de sus miembros se dedicó a buscar nuevos horizontes: el cantante Roy Khan pasó a formar parte de Kamelot y el guitarrista Tore Otsby decidió ser algo más aventurero, optando por crear una nueva formación con la cual explorar nuevos territorios. Ese combo se llamó ARK y fue ideado también por otros dos incipientes músicos del momento como Jorn Lande a la voz y el excelso batería John Macaluso. Entre los tres se encargaron de todos los instrumentos grabados para el primer disco del trío. Era el año 1999, el panorama musical demandaba un plus de audacia y ARK respondieron a ello con un compendio de hard rock enrevesado, con una sonoridad bastante terrenal. La voz de Jorn aportaba ese punto inevitable a clasicismo hardrockero; Macaluso el virtuosismo percusivo y Otsby todo ese atrevimiento para añadir elementos de, incluso, fusión o flamenco, para dar con una propuesta de tendencias progresivas, pero fuera de las clasificaciones convencionales. La acuciada impronta de ARK y su particular propuesta, además del carácter volátil de sus componentes, no permitió que la banda terminará de cuajar, pero nos dejó dos discos más que interesantes…

La presencia de Conception en el imaginario metalero se ha ido ampliando con el paso de todos estos años, hasta convertirse prácticamente en un grupo de culto, sobre todo a partir de que muchos los descubriesen por la presencia de Khan en las filas de una banda más popular como Kamelot. Pero la anunciada desvinculación con la industria musical musical y la retirada del cantante en su Noruega natal, hizo que con el paso de estos últimos años se rumoreara una reunión de Conception, algo confirmado después y materializado por fin en estos días con la publicación de su esperado disco de retorno. Se trata de un EP titulado “My Dark Symphony” con el que retoman su legado allí donde lo dejaron. En un lugar desde el cual poder echar mano de todos aquellos estilos con los que han querido y podido coquetear desde que publicaran su primer álbum en 1993, y como ese disco de debut también, esta primera obra de Conception en el siglo XXI ha sido producida y editada por la propia banda, a través de su sello discográfico y financiado en parte por una exitosa campaña de crowdfunding. Puede que no sea una obra maestra, quizás no, pero “My Dark Symphony” posee una personalidad tan fuerte y una filosofía de querer hacer las cosas de nuevo a su manera, que hacen que sean muy altas las expectativas de cara a un nuevo disco ya en forma de larga duración…

(Esta semana en Rocktopia: ARK, CONCEPTION, KAMELOT, GEOFF TATE, JASON BECKER, FOREIGNER, ACCEPT y STRATOVARIUS)

Programa 1 de Diciembre de 2018

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Historias de bandas recónditas como Chain para conformar la sección del disco del recuerdo esta semana. Chain fueron formados en 1994 por cuatro chavales que apenas contaban con quince años de edad. La banda ensayó durante un año y escribió mucho material, pero nunca pudo encontrar un vocalista adecuado, así que terminaron separándose. La única prueba de su existencia fue una cinta grabada durante un ensayo. Pasaron los años y el guitarrista de Chain, Henning Pauly, luego conocido por su proyecto Frameshift junto a James Labrie o Sebastian Bach, se mudó a Boston para estudiar en Berklee College of Music, a la vuelta entró en el mundo profesional y un día encontró la cinta de Chain, quedando prendado por ella, por lo que decidió producir un álbum que debía haber sido editado ocho años antes. Gracias a ello Chain resucitó, y hasta llegaron a grabar un segundo disco titulado “Chain.exe” en el que colaboraba Michael Sadler de Saga, haciendo precisamente una versión de un tema de su banda madre. Un álbum muy discreto, con buenas intenciones, no del todo materializadas y que finalmente pasó inadvertido…

La voz inconfundible de Michael Sadler en nuestro disco del recuerdo y también ahora. La sección del disco del disco de portada de esta semana cumple con su función y también con la de rendir nuestro pequeño homenaje a una banda incunable como Saga. La banda canadiense anunciaba su cese de actividades en 2017, iniciando una gira de despedida, para poder decir adiós o por lo menos hasta luego a todos sus fans. Han sido 40 años de carrera y de carretera. Han sido cuatro décadas de propuesta personal y difícilmente transferible, porque la música de Saga, al margen de acercamientos puntuales a otros estilos, ha sido un compendio admirablemente coherente de AOR, pop rock, hard rock y rock progresivo, capaz de sobrevivir a lo largo de tantos años, contra viento, marea y modas imperantes. Nunca demasiado grandes, nunca demasiado pequeños, sacando partido a mercados como el alemán que siempre les fue fiel, y por eso la banda de Ontario decidió cerrar allí su capítulo de capítulos con la grabación durante el verano de 2017 de su último show de este lado del Atlántico. El nombre del que puede que sea último álbum de Saga es “So Good, So Far”, igual que el nombre del bonus track canadiense de su disco del año 2001. Se trata de la captura audiovisual de lo que sucedió en el año 2017, cuando Saga fueron cabezas de cartel del festival Rock Of Ages. Doble CD y DVD reflejando lo que sucedió allí aquella noche de despedidas. Imposible repasar sus más de veinte discos de estudio, pero sí reproducción de algunos de los clásicos del grupo…

(Esta semana en Rocktopia: CHAIN, SAGA, TOMORROW’S EVE, NITA STRAUSS, ALICE COOPER, NIGHT FLIGHT ORCHESTRA y THE DEAD DAISIES)