Programa 26 de Mayo de 2018

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

No siempre la carrera de un músico de prestigio y categoría contrastada se nutre de crear e interpretar la música que más le llena. Ahí están los músicos de sesión que dedican su profesión a acompañar a quien reclama su presencia con mayor o menor objeción de conciencia artística. Uno de esos magníficos profesionales es Nick D’Virgilio. Probablemente él hubiera querido dedicar su trayectoria a una banda como Spock’s Beard, pero la necesidad de pagar las facturas hizo que los abandonase en el año 2011, para dedicarse a esas otras cosas que le dan de comer, como por ejemplo pertenecer al núcleo de músicos de El Circo del Sol, la mayor productora teatral del mundo. Por el camino D’Virgilio ha estampado la firma de su batería en discos de, por ejemplo, Genesis (sustituyendo nada menos que a Phil Collins) o Tears For Fears, además de ser miembro de los retro-progresivos británicos Big Big Train.
Por eso cuando un músico de semejante bagaje editaba en 2001 su primer disco en solitario, hubo cierta expectación por saber qué nos depararía el trabajo independiente de este enorme batería y buen cantante. Aquella primera obra de D’Virgilio fue publicada bajo las siglas N.D.V. y con el título de “Karma”. Nick demostraba su suficiencia haciéndose cargo de todos los instrumentos en varias canciones, y también echando mano de amigos con los que ya había trabajado; componentes de los propios Spock’s Beard o Beer For Dolphins, entre otros.
“Karma” se erigía como una pequeña muestra de algunos de los estilos con los que D’Virgilio se sentía más cómodo: rock alternativo que se complicaba hasta mutar hacia lo progresivo o rock orientado para adultos que en otros instantes jugaba con tonos acústicos y baladas…

Precisamente la reaparición de Nick D’Virgilio es una de los atractivos del nuevo disco de sus añorados Spock’s Beard, y es que ésta es seguramente la banda con la que más disfruta tocando. “Noise Floor” es el nuevo álbum de los californianos y el tercero con el vocalista Ted Leonard como frontman, y no solo eso, sino parte fundamental de la composición. Un álbum con el que los Beard declaran haber intentado hacer de sus canciones algo más accesibles, siempre dentro del entorno inevitable del rock progresivo del que ellos son santo y seña desde hace más de 25 años. Lo cierto es que la grandilocuencia épica de los tiempos liderados por Neal Morse forman parte ya del recuerdo, y la banda es ahora un combo de música progresiva, sin duda, pero con algo menos de la pomposidad casi hogareña que Morse imprime a lo que hace. Al final un trabajo con el que dejar satisfechos a los que disfrutaron de sus últimas obras, y que nos traen de vuelta a una de las mejores formaciones de rock progresivo surgidas en las últimas décadas….

(Esta semana en Rocktopia: NICK D´VIRGILIO N.D.V., SPOCK’S BEARD, STEVE WALSH, ALESSIO BERLAFFA, JOE BONAMASSA, DON AIREY y APPICE)

Programa 10 de Febrero de 2018

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

La bulliciosa corriente musical que supuso en el Reino Unido la NWOBHM tuvo cierto reflejo al otro lado del Atlántico, en una escena norteamericana con bandas de menor calado, pero que permitieron el resurgimiento revitalizado del heavy metal como movimiento global. Uno de los grupos de culto de aquella época en California se llamaba Armored Saint. La imagen de sus inicios los hacía aproximarse a la filosofía de bandas como Virgin Steele o Manowar, aunque pronto se separarían de esas directrices, cuando las armaduras y las espadas fueron dando paso a las tachuelas y el cuero negro.
Ellos no pudieron beneficiarse del respaldo de una escena propiamente dicha alrededor, ya que sus coetáneos andaban más interesados en cimentar los orígenes de thrash o en continuar con el glam o el sleazy, así que Armored Saint eran de alguna manera unos incunables, con su estilo de metal clásico de sonoridad muy europea.
Después de un discreto mini-LP para el legendario sello Metal Blade, “March Of The Saint” se constituía como su primer trabajo, grabado además para otro sello independiente pionero, pero británico como Chrysalis.
Como ocurre tantas veces, Armored Saint terminaron siendo más conocidos cuando su vocalista John Bush pasó a formar parte de Anthrax. Unos Armored Saint que lo dejaron en 1992, pero que volvieron en el 99 y que desde entonces han seguido tocando de vez en cuando y grabando discos en los últimos años…

John Bush representa una de las variopintas colaboraciones que ha tenido a lo largo de su existencia una banda de corte muy diferente como Long Distance Calling. Eso da una idea de la apertura de mente de estos alemanes cuyo post rock progresivo instrumental, encuentra excusa para mimetizarse con otras propuestas alejadas de la suya, e incluso para contar con vocalistas de vez en cuando. De hecho “Boundless”, nombre de su nueva obra, representa su primer disco instrumental en cinco años, después de que sus dos últimos álbumes contaran con cantante titular. Sin embargo, para progresar ellos han dado un paso atrás, y han vuelto a la formación con la que más a gusto desarrollan su música ambiental e hipnótica, considerando que la música sin palabras les facilita aún más su condición de banda sin límites predeterminados…

(Esta semana en Rocktopia: ARMORED SAINT, LONG DISTANCE CALLING, ORPHANED LAND, ALESSIO BERLAFFA, DELTA DEEP, DOWN ‘N’ OUTZ, RIVERDOGS y SAXON.)