Programa 22 de Abril de 2017

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Mr. Big tuvo mucho que agradecerle al cazatalentos Mike Varney para que su gestación fuese una realidad. Él fue fundamental a la hora de buscar músicos para montar aquella banda que debía de erigirse alrededor del bajista Billy Sheehan. Por eso, cuando en 1997 Paul Gilbert agarró su guitarra y se marchó lejos de allí, la elección de Richie Kotzen como su sucesor fue algo del todo natural, ya que Kotzen también había sido un descubrimiento de Mike Varney para su sello Shrapnel records.
Puede que Gilbert fuese un guitarrista más versátil, pero el estilo de Mr. Big se ajustaba perfectamente a las características de un Kotzen que venía de formar en Poison además de su carrera en solitario.
El primer álbum de Mr. Big con Richie Kotzen se editaría primeramente en su mercado principal, el japonés, en septiembre de 1999. A la edición de “Get Over It” le sucedería una gira triunfal de veinte conciertos por el país nipón. Sin embargo aquel álbum no sería editado en Estados Unidos hasta marzo del año siguiente, cuando al fin el mercado americano, demasiado preocupado por las modas, reaccionó ante la evidencia. Obviamente “Get Over It” no podía competir con sus discos precedentes en popularidad y aceptación -el mercado había cambiado-, pero sí se trataba de un notable esfuerzo con un potencial todavía en plena validez…

Richie Kotzen finalizaría su relación con Mr. Big en el año 2002, cuando la banda decidió tocar a su fin. Él retomó su carrera en solitario y también formó bandas olvidadas como Forty Deuce, aunque últimamente ha vuelto a una posición más relevante como miembro del trío The Winery Dogs, junto a Billy Sheehan (de nuevo) y Mike Portnoy. Pero a Kotzen siempre le ha gustado aquello de volar sólo, y sigue sacando tiempo para editar álbumes bajo su sólo nombre, como es el caso de su último “Salting Earth”, aproximadamente su vigésimo primer lanzamiento en solitario. “Salting Earth” es de nuevo, como en tantas otras ocasiones, un compendio recolector de muchas de esas variadas aristas de la figura de Richie Kotzen. A él le gusta el rock, y aquí está, y si es hard rock, también; a él le atrae el funk y por eso muchas de estas canciones rezuman vibaraciones funkies; nos topamos con momentos melosos, y por su puesto hay algo de blues, cómo no, porque es muy difícil escapar de su influjo. Luego, todo queda ligado por la frescura característica de Kotzen. Rasgando su guitarra con espontaneidad vital y coronando estas canciones con su estupenda voz semirasgada. Un álbum de cierta inconsistencia, puede ser, pero suplida por la enorme inspiración con la que todo lo hace Richie…

(Esta semana en Rocktopia: Mr.BIG, RICHIE KOTZEN, KEE MARCELLO, BROTHER FIRETRIBE, GIANLUCA FERRO, BLIND EGO, VANGOUGH y AMORPHIS)

Anuncios

Programa 7 de Noviembre de 2015

ROCKTOPIA Pdcst 15-11-07

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Después de años y años cosechando éxitos sin parar, la química en el seno de Foreigner comenzaba a resquebrajarse durante los últimos años de la década de los ochenta. Tanto fue así, que sus dos hombres clave –el guitarrista Mick Jones y el vocalista Lou Gramm- terminaron tomando caminos diferentes en 1990.
Mientras Jones continuó hasta nuestros días manteniendo el nombre de Foreigner, Gramm, considerado como uno de los mejores cantantes de su estilo en aquel momento, pasó a ensamblar un nuevo combo, al cual bautizó con el nombre de Shadow King. Junto a él aparecía un hombre de su confianza, como el multi-instrumentista Bruce Turgon –viejo conocido de su antigua banda, Black Sheep- y como nota llamativa destacaba la inclusión del guitarrista Vivian Campbell, quien después de su estreno con Dio, venía de degustar el estrellato con Whitesnake.
Todo estaba preparado para que Shadow King fuese una victoria desde su nacimiento: un excepcional cantante, buenos músicos, buenos compositores y buenas canciones, a lo que se sumaba la participación del productor Keith Olsen, quien se encontraba en la cima de su carrera por entonces, y el apoyo de una compañía discográfica internacional. Pero como tantas veces ocurre, dos más dos no fueron cuatro. La llamada de Vivian Campbell por parte de Def Leppard desencadenó un final que se zanjó con la vuelta de Lou Gramm a Foreigner, llevándose al propio Bruce Turgon con él.
En el otoño de 1991 se publicaba el único y muy notable álbum homónimo de Shadow King…

Vivian Campbell fue de un grupo de éxito a otro grupo de éxito: de la banda de Ronnie James Dio, con quien se dio a conocer, a Whitesnake, para aterrizar definitivamente en otros rompe-records como Def Leppard.
Simplemente “Def Leppard”, es el nuevo álbum de la banda británica, tras siete años sin publicar nada en estudio. Su título homónimo, como suele ocurrir en estos casos, refuerza la idea, por parte del grupo, de la reivindicación del concepto de banda como tal, con su personalidad y estilo característicos. Lo cierto es que “Def Leppard”, el álbum, puede recordar más que nada a otros trabajos de la categoría de “Adrenalize”, pero lejos de los difíciles de alcanzar “Hysteria” o “Pyromania”.
Números festivos, rockeros, alguna balada, algún tema más curioso, la voz ya de bajo rango de Joe Elliot, y una luminosa y chispeante producción hacen el resto para que “Def Leppard” se convierta en un buen disco del catálogo de la banda de Sheffield…

(Además esta semana en Rocktopia: DEVIL CITY ANGELS, CHEMIA, TONY MACALPINE, PAGAN’S MIND, CIRCLE II CIRCLE y AMORPHIS)

ROCKTOPIA 11 de Mayo de 2013

ROCKTOPIA Pdcst 13-05-11

Descarga siguiendo este link: http://www.mediafire.com/listen/94p5s9b8oud4do6/ROCKTOPIA_-_2013-05-11.mp3

________________________________________________________________________________________

Nuestra máquina del tiempo de cada semana no va a ir demasiado lejos esta vez, y es que para nuestro disco del recuerdo hoy viajamos al año 2002, al momento de la publicación de un disco clave en la carrera de Nightwish. La banda finlandesa daba la bienvenida al bajista y vocalista de apoyo Marco Hietala, quien desde ese mismo momento asumiría un rol de gran importancia en el seno del grupo. “Century Child” era el cuarto larga duración de Nightwish, un disco que significaba todo un reto después de que con “Wishmaster”, su anterior obra, hubiesen abierto de par en par las listas de ventas finlandesas y de otros países europeos. Era por lo tanto el turno de certificar su estatus, y par ello tendieron a repetir las fórmulas ganadoras de su pasado inmediato, aunque quizás dando un giro levemente más asequible a sus canciones, aunque su dirección power-sinfónica seguía siendo la norma, y por supuesto también la operística voz de Tarja Turunen…

Peso pesado en el seno de Nightwish, Marco Hietala es también un hombre importante en el desarrollo de otra banda finesa como Amorphis, no en vano ha sido su productor en sus últimos cuatro discos, con los cuales ellos también han sido número uno en ventas en Finlandia. Sin embargo para su nuevo disco Amorphis ha dejado de lado la participación de Hietala y echado mano de otro productor escandinavo muy en su línea como lo es el oscuro y extremo Peter Tägtgren, aunque no por ello la música o la presentación de Amorphis ha sufrido ninguna modificación sustancial. “Circle” es el nombre de su fantástico nuevo trabajo: misma línea musical y diferente argumentación en cuanto a textos se refiere, dejando a un lado por una vez su recurrente mitología nacional, para adentrarse en el terreno conceptual. Por lo demás, la épica sombría con coletazos a folk local disimulados a guitarrazos son de la partida en este intenso “Circle”, en el que también hay lugar para la versión que Amorphis pueden hacer de la palabra comercialidad, y en ese apartado se incluye un tema como “Misión”. Amorphis ocupan nuestro disco de portada.

(Además esta semana en Rocktopia: STEVEN WILSON, JOE SATRIANI, CHICKENFOOT, BURNING RAIN y N.O.W)