Especial Producto Interior 2016/17

Rocktopia logo azul lacrado 2014 small

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Durante el espacio de tiempo que hay entre el final de una temporada y el comienzo de la otra, y para que Rocktopia no pare en ningún momento, ya sabéis que cada año os traemos distintos especiales monográficos repasando esos instantes radiofónicos vividos en el programa durante el curso, en este caso 2016/2017. Y como cada año uno de ellos lo dedicamos orgullosamente a re-escuchar álbumes firmados por grupos nacidos dentro nuestras fronteras. Nuestro producto interior…

(Esta semana en Rocktopia: ASFALTO, VACÍO, COFFEINNE, ROBERT RODRIGO, NOHMAD, DEMISED, SIN y X-TASY)

Especial Discos del Recuerdo 2016/17 (1ª parte)

Rocktopia logo azul lacrado 2014 small

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Tiempo de pausa en Rocktopia, como cada año cuando llegan estas fechas. Momento para traerte esta serie de programas temáticos mediante los cuales repasamos algunos momentos que han tenido lugar en el programa durante la temporada pasada.
Como cada semana Rocktopia se abre con su tradicional sección del disco del recuerdo, y en días como hoy nos dedicamos a recopilar algunos de esos instantes y a re-escucharlos.
Primera parte del programa “Especial Discos del Recuerdo” correspondiente a la temporada 2016/2017.

(Esta semana en Rocktopia: DEEP PURPLE, KERRY LIVGREN, KING CRIMSON, THIN LIZZY, TRAPEZE, TRIUMPH y FATES WARNING)

Programa 24 de Junio de 2017

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

La Wikipedia define la palabra supergrupo como “un término utilizado para describir a grupos de música formados por artistas que han tenido fama con grupos anteriores o a nivel individual”. Un término utilizado muchas veces de forma gratuita, pero que iba como anillo al dedo a la banda formada por Ted Nugent, Jack Blades de Night Ranger, Tommy Shaw de Styx y un Michael Cartellone, actual batería de Lynyrd Skynyrd por entonces semi-desconocido. Aquel supergrupo se llamó Damn Yankees y fue formado en 1989 aprovechando un periodo de ruptura en las bandas de procedencia de sus componentes.
Nugent, Blades y Shaw habían vendido millones de discos con sus bandas nodriza; habían sido parte esencial de ese éxito, y sabían las fórmulas necesarias para reverdecer el triunfo ya conocido. Así que se pusieron manos a la obra. Calcularon el sumatorio de ingredientes necesario y se sacaron de la manga un primer álbum, producido por Ron Nevison (quien acababa de trabajar con Europe o Kiss ) y titulado como la propia banda, el cual se erigió como ganador desde el minuto uno, terminando su carrera triunfal como doble disco de platino en Estados Unidos. Esa combinación de AOR y hard Rock clásico americano alcanzaría cotas muy altas de popularidad y ventas gracias a temas como “Coming of Age”…

Cuando Damn Yankees se vieron abocados a la desaparición, uno de las cosas que con el tiempo terminaron sucediendo (más tarde o más temprano), fue la reunión de las distintas bandas de procedencia de sus componentes. En el caso de Tommy Shaw, para volver a ser parte de Styx. Un grupo que en España nunca despuntó (como tantos otros), mientras en Estados Unidos contaba por discos de platino cada uno de sus cuatro primeros lanzamientos. Mucho tiempo ha pasado desde entonces, y no tanto, pero también bastante, el que hacía que Styx no regresaban al mercado discográfico con un nuevo álbum original. Y es que hacía nada menos que 14 años que el combo de Chicago no presentaba nuevas canciones. Silencio musical roto por fin con la edición de “The Mission”, su nueva y flamante criatura.
Con la ausencia desde hace mucho tiempo de uno de sus fundadores, Dennis de Young, pero todavía con un núcleo aún coherente del grupo, Styx parecen haber llevado a cabo un ejercicio de autocomplaciencia bien entendida. No han mirado a nadie; no han prestado atención a modas imperantes, y han confeccionado un álbum a su más puro estilo, con esa grandilocuencia desenfadada del Pomp-Rock, del que fueron uno de sus máximos exponentes, y ambientándolo en un entorno conceptual de ciencia ficción,
Según la revista Guitar Player: “The Mission es un álbum profundo, conceptual y cinemático que ofrece a sus oyentes un apasionado viaje emocional…”
Lo indiscutible es que son Styix, que son una leyenda viva y que han vuelto por sus fueros, y por eso eso son nuestro disco de portada esta semana…

(Esta semana en Rocktopia: DAMN YANKEES, STYX, AYREON, NAD SYLVAN, NICOLAS WALDO, KXM, SIN, DEEP PURPLE y THOMAS WYNN AND THE BELIEVERS)

Programa 27 de Mayo de 2017

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

La escena metalera italiana de principios y mediados de los 90s trajo consigo el nacimiento de un nutrido enjambre de buenas bandas que eclosionaron con marcado carácter internacional. Ahí estaba la facción más power con Labyrinth o Vision Divine; la más sinfo-metalera con Rhapsody y otra saludable vertiente más progresiva con nombres como Empty Tremor, Time Machine, D.G.M o nuestros próximos invitados, quienes pasaron por ser una de las de personalidad más acuciada: Eldritch.
Nombrados a partir de una de sus canciones favoritas escritas por unos pioneros como Watchtower, la banda de la Toscana mostró desde sus inicios una clara tendencia evolutiva. Especialmente en sus primeros años de vida rechazaron el inmovilismo, avanzando gradualmente hacia un sonido menos prog y más extremo en el que ahora habitan, pero siempre con una calidad técnica notable. En 1998 editarían “El Niño”, un álbum de poderoso metal técnico de filo progresivo y momentos más melódicos que prácticamente significaría su última obra antes de multiplicar la dureza de sus canciones. Un disco que hace recordar una época en la que todavía las bandas soñaban con poder hacer algo grande a nivel profesional…

El pasado de Eldritch está ligado al de nuestros siguientes invitados, ya que las dos bandas compartieron escenario, debutando en ambos casos en la edición 2011 del festival Prog Power americano. Se trata de una de las formaciones cuya identidad es más inconfundible y se llaman Voyager. Ellos nacieron en la ciudad australiana de Perth en 1999 y “Ghost Mile”, su nueva obra, se edita en estos días. Un grupo cuya indefinición los hace jugar en varias ligas que tienen que ver con el metal progresivo o el djent melódico, aunque afortunadamente su etiquetado es de lo más escurridizo, y así vuelve a suceder felizmente en este nuevo disco. Su sexto larga duración, el cual lleva por título “Ghost Mile”. Un álbum que permanece fiel a las directrices de la banda, con su sonido pulcro, preciso y tecnificado. Con estacatos y riffs de guitarras dobladas empastados al milímetro, y con la carismática voz de Danny Estrin quien dota a la banda de las mayores dosis de personalidad, gracias a su voz fuera de contexto, mayormente similar a la de ciertos grupos de new wave ochenteros, y que sin embargo significa el contrapunto perfecto y volátil a sus matemáticas musicales sin fisuras. Vuelve a enganchar después de unas pocas escuchas lo nuevo de Voyager…

(Esta semana en Rocktopia: ELDRITCH, VOYAGER, SOEN, NICK JOHNSTON, SHADOWMAN, SNAKECHARMER y THUNDER)

Programa 20 de Mayo de 2017

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Spriritual Beggars llegaban hasta su primera década de existencia, y poco después, en 2005, editaban su sexto trabajo bajo el nombre de “Demons”, uno de sus discos a la postre más aclamados, cosa tampoco demasiado extraña, ya que Spiritual Beggars es una de esas bandas que se caracteriza por no decepcionar prácticamente nunca. Y una de las fórmulas para que eso ocurra es la de moverse dentro de unos parámetros musicales para los que fueron creados por Michael Amott en mitad de los 90s, con la intención de desperezar a sus anchas su “yo” setentero, al margen de la brutalidad metálica de su otra pasión: Arch Enemy. Por eso los Beggars siempre lo han fiado todo a la inspiración, y ella tampoco les fue esquiva cuando por espacio de nueve meses fueron grabadas estas canciones…

Han sido unos cuantos los nombres que han pasado por las filas de Spiritual Beggars desde su nacimiento hasta nuestros días. Uno de ellos es su actual bajista Sharlee D’Angelo, a quien Amott se lo trajo procedente de Arch Enemy y quien es también parte de otra formación anacrónica como The Night Flight Orchestra. “La orquesta del vuelo nocturno” es, como en el caso de los Beggars, un proyecto paralelo a otras bandas suecas en las que militan sus componentes. Aquí, además de a D’Angelo, encontramos a Björn Strid de Soilwork a la voz, David Andersson de Soilwork y ex de Mean Streak a las guitarras o Jonas Källsbäck también de Mean Streak a los tambores. Así pues, se trata de nuevo de echar a un lado toda la vena sólidamente metálica de sus protagonistas, y atemperarla para encontrar otras pasiones menos contundentes que son parte así mismo de sus identidades.
The Night Flight Orchestra sorprendió hace cinco años, dado el historial de sus components, con una propuesta de hard rock melódico muy americanoide arraigada especialmente el la década de los setenta, con bandas como E.L.O, Toto, Kansas o Boston como objetos de comparación. Y así siguen con la edición de su estupendo “Amber Galactic”, que se edita en estos días y es nuestro disco de portada esta semana…

(Esta semana en Rocktopia: SPIRITUAL BEGGARS, THE NIGHT FLIGHT ORCHESTRA, MEAN STREAK, DRAGONFORCE, AL JOSEPH, VANDEN PLAS, FRAGILE VASTNESS y LETTERS FROM THE FIRE)

Programa 22 de Abril de 2017

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Mr. Big tuvo mucho que agradecerle al cazatalentos Mike Varney para que su gestación fuese una realidad. Él fue fundamental a la hora de buscar músicos para montar aquella banda que debía de erigirse alrededor del bajista Billy Sheehan. Por eso, cuando en 1997 Paul Gilbert agarró su guitarra y se marchó lejos de allí, la elección de Richie Kotzen como su sucesor fue algo del todo natural, ya que Kotzen también había sido un descubrimiento de Mike Varney para su sello Shrapnel records.
Puede que Gilbert fuese un guitarrista más versátil, pero el estilo de Mr. Big se ajustaba perfectamente a las características de un Kotzen que venía de formar en Poison además de su carrera en solitario.
El primer álbum de Mr. Big con Richie Kotzen se editaría primeramente en su mercado principal, el japonés, en septiembre de 1999. A la edición de “Get Over It” le sucedería una gira triunfal de veinte conciertos por el país nipón. Sin embargo aquel álbum no sería editado en Estados Unidos hasta marzo del año siguiente, cuando al fin el mercado americano, demasiado preocupado por las modas, reaccionó ante la evidencia. Obviamente “Get Over It” no podía competir con sus discos precedentes en popularidad y aceptación -el mercado había cambiado-, pero sí se trataba de un notable esfuerzo con un potencial todavía en plena validez…

Richie Kotzen finalizaría su relación con Mr. Big en el año 2002, cuando la banda decidió tocar a su fin. Él retomó su carrera en solitario y también formó bandas olvidadas como Forty Deuce, aunque últimamente ha vuelto a una posición más relevante como miembro del trío The Winery Dogs, junto a Billy Sheehan (de nuevo) y Mike Portnoy. Pero a Kotzen siempre le ha gustado aquello de volar sólo, y sigue sacando tiempo para editar álbumes bajo su sólo nombre, como es el caso de su último “Salting Earth”, aproximadamente su vigésimo primer lanzamiento en solitario. “Salting Earth” es de nuevo, como en tantas otras ocasiones, un compendio recolector de muchas de esas variadas aristas de la figura de Richie Kotzen. A él le gusta el rock, y aquí está, y si es hard rock, también; a él le atrae el funk y por eso muchas de estas canciones rezuman vibaraciones funkies; nos topamos con momentos melosos, y por su puesto hay algo de blues, cómo no, porque es muy difícil escapar de su influjo. Luego, todo queda ligado por la frescura característica de Kotzen. Rasgando su guitarra con espontaneidad vital y coronando estas canciones con su estupenda voz semirasgada. Un álbum de cierta inconsistencia, puede ser, pero suplida por la enorme inspiración con la que todo lo hace Richie…

(Esta semana en Rocktopia: Mr.BIG, RICHIE KOTZEN, KEE MARCELLO, BROTHER FIRETRIBE, GIANLUCA FERRO, BLIND EGO, VANGOUGH y AMORPHIS)

Programa 8 de Abril de 2017

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

En 1993, cuando la fiebre del grunge estaba en todo su apogeo y el nu-metal y el metal industrial comenzaban a asomar la cabeza, había músicos y bandas que se negaban hincar la rodilla y aguantaron el tirón manteniendo firmes sus ideas. Algunos de ellos fueron los músicos veteranos, que unieron fuerzas acaso pensando que la etiqueta de “superbanda” haría de efecto llamada para todos aquellos nostálgicos de nuevo cuño que no comulgaban con la oferta de la industria discográfica. Así se formó una agrupación llamada Mother’s Army, creada por nombres como Bob Daisley (Rainbow, Ozzy, Gary Moore y demás); Carmine Appice (insigne baterista de mil bandas, también como la de Ozzy Osbourne, King Kobra, y por su puesto Vanilla Fudge o Cactus); Jeff Watson de Night Ranger a la guitarra; y para redondear el equipo el cantante Joe Lynn Turner quien tras su paso por Rainbow había sido recientemente echado de Deep Purple. Mother’s Army comenzó su vida como grabación de sesión para el guitarrista de Night Ranger, Jeff Watson. Cuando el ex-bajista de Rainbow, Bob Daisley, comenzó a ser parte de esas sesiones el proyecto se convirtió en una nueva banda, inicialmente llamada Lone Ranger. Una gira por Japón les señaló dónde estaba el futuro, cambiando el nombre de la banda a Mother’s Army, con la inclusión de Joe Lynn Turner. Cierta repercusión en Japón y poco más, la de discos como su debut homónimo de 1993…

En la formación de Mother’s Army resultaría fundamental el hecho de que el ex-guitarrista de Night Ranger, Jeff Watson, se encontrara en ese momento fuera de la banda que le dio el éxito. Con el paso del tiempo Watson ha demostrado no estar demasiado interesado en Night Ranger, y su ausencia en la edición del nuevo álbum de los californianos así lo demuestra. Eso sí, en lo nuevo de Night Ranger aún perdura el legado de otros miembros históricos del grupo como Brad Gillis, Kelly Keagy o Jack Blades. Por eso “Don’t Let Up”, que es el título del disco, afortunadamente no escapa del influjo de estos tres tipos, responsables de cualquier manera, de haber llegado a la consecución de hit-singles a lo largo de su era dorada, cuando alcanzaban ventas millonarias en Estados Unidos y en Japón. Inexplicablemente (o no) Night Ranger nunca fueron tampoco en absoluto relevantes en nuestro país, y eso no va a cambiar con su nuevo disco, el cual ostenta orgulloso muchas de las credenciales que les hicieron ser chicos de oro en mitad de los ochenta…

(Esta semana en Rocktopia: MOTHER’S ARMY, NIGHT RANGER, ECLIPSE, X-TASY, FRANK CARUSO, OPEROSE, EPICA y NEED)

Programa 11 de Marzo de 2017

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Paul Gilbert es sin ningún género de dudas uno de los guitar heros más aclamados de la era dorada de virtuosos guitarristas de hard rock y heavy metal. Su nombre está íntimamente ligado a los de Vinnie Moore, Tony MacAlpine o Yngwie J. Malmsteen, dado que todos ellos fueron descubiertos y lanzados al exterior por el gurú del gremio Mike Varney. Por eso, cuando Paul Gilbert inició su carrera en solitario allá por 1998, pocos podían esperar a un guitarrista comedido y discreto; centrado en lo más básico: las canciones; dejando tierra de por medio con respecto a la comercialidad imperiosa de Mr.Big o la contundencia pirotécnica de Racer-X. La carrera en solitario de Gilbert se tornó de filosofía ligera y repleta de sentido del humor, aunque, por supuesto, respaldada por un nivel instrumental extraordinario. Esas fueron algunas de las líneas argumentales de los comienzos de su trayectoria bajo su solo nombre, como fue el caso de su disco de 2002 llamado “Burning Organ”…

Eran los primeros años de esfuerzo en solitario para Paul Gilbert y también los primeros “pinitos” como músico de sesión para producciones de mayor cobertura para un batería alemán afincado en California, cuyo nombre es el de Marco Minnemann. Él pasa por ser uno de los mejores baterías de todo tipo de rock en la actualidad, como sus infinitas colaboraciones y proyectos demuestran: The Aristocrats, Joe Satriani o Steven Wilson, entre otros, se unen a otra aventura musical de considerable vanguardia como The Mute Gods, esa criatura engendrada por su colega de la banda de Steven Wilson, el todo-bajista Nick Beggs que es la principal baza de materia gris musical de un proyecto en el que también está embarcado el teclista de Steve Hackett, Roger King. Su disco de debut se editó el año pasado, así que se han dado prisa en publicar esta secuela llamada “Tardigrades Will Inherit the Earth”. Infaltable el sentido del humor sarcástico en un título que significa “Los tardígrados heredarán la tierra”. Siendo los tardígrados un tipo de microscópicos animales. Mientras, el propio Beggs ha descrito el disco como “tan enfadado como una serpiente de cascabel con su cola atrapada por la puerta de un coche”… Y sí, este es un álbum más eléctrico que su antecesor, hasta llegar al final del disco cuando se templan las aguas. Mensajes críticos en los textos de un trabajo firmado por grandes músicos interesados en las texturas sónicas y la fabricación de ambientes de densidad casi industrial…

(Esta semana en Rocktopia: PAUL GILBERT, THE MUTE GODS, JOHN WESLEY, DARIO LORINA, VACÍO, UNRULY CHILD, JACK RUSSELL’S GREAT WHITE y STEPHEN PEARCY)

Programa 4 de Marzo de 2017

rocktopia-pdcst-17-03-04

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Para comenzar Rocktopia en el día de hoy, abrimos como de costumbre nuestro baúl de los recuerdos, y rescatamos aquel vinilo de 1974 que llevaba por nombre “Red” y que significó uno de los discos más aclamados de King Crimson. Los reyes del rock superlativamente progresivo se encontraban una vez más a las puertas de la desaparición, pero esa clase de presión era ya un aliado habitual para una formación por entonces compuesta por Robert Fripp a la guitarra, Bill Bruford a la batería y John Wetton cantando y tocando el bajo. Un disco que sembraba serias dudas en un principio, pero que con el paso de los años se convertiría en uno de los favoritos de la banda.Considerado uno de los mejores esfuerzos de King Crimson, y el último antes de disolverse por espacio de siete años, cuando volverían con un estilo y una alineación de músicos completamente diferentes. “Red” era una odisea de semi locura en espiral que todavía poseía un enganche mínimamente accesible, gracias a la melódica voz de John Wetton…

Ha querido el destino que tan sólo un par de meses después del fallecimiento de John Wetton haya salido a la luz lo que tristemente significa su primer lanzamiento audiovisual a título póstumo: se trata de un nuevo disco/DVD Y Blue Ray de Asia, en directo y con la Orquesta de la Ópera de Plovdiv.
El álbum se registró durante el concierto de Asia en el festival Rock Of Ages, el cual tuvo lugar en Septiembre de 2013. Marco incomparable, como reza el tópico, y es que el teatro romano de la localidad búlgara de Plovdiv se erigió como formidable paisaje en el que Asia interpretaron canciones de todas sus épocas, con especial atención al que entonces era su último disco. Aunque evidentemente también tuvieron lugar de privilegio sus canciones de siempre, las de una banda que supo adaptarse a las circunstancias, y que por eso han dejado un legado de buena música, la cual con la desaparición de Wetton, se pone en entredicho. Es nuestro disco de portada: “Symfonia – Live in Bulgaria 2013”, a título de homenaje en Rocktopia a un John Wetton al que se le echará de menos…

(Esta semana en Rocktopia: KING CRIMSON, ASIA, PAT MASTELOTTO & MARCUS REUTER, PAUL WARDINGHAM, ETERNAL IDOL, PLACE VENDOME y LIONVILLE)

Programa 25 de Febrero de 2017

rocktopia-pdcst-17-02-25

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Hablar de una banda como Thin Lizzy es hacerlo de un grupo realmente especial. Nacidos en los suburbios de Dublín, engendrados con la necesidad de canalizar la desesperanza de su generación a través de sus canciones, fueron una banda de marcado carácter irlandés, pero capaces de exportarlo a otros puntos del planeta, algo que no sucedió de forma inmediata, sino más bien gradualmente. De hecho no fue hasta el año 1976 cuando el éxito rotundo les llegó desde los Estados Unidos de América. Ocurrió con la publicación de “Jailbreak”, su sexto larga duración. Las escasas ventas de su anterior disco habían hecho que la presión de su compañía de discos se cerniera sobre ellos. Agenda apretada, un productor de escaso prestigio y la obligación de entregar un álbum que salvase su contrato discográfico. El estrés jugó en su favor y “Jailbreak” se convirtió en el disco más laureado de la banda, acogiendo en su seno algunos de los temas más imperecederos de la banda de Phil Lynott.

Las polémicas reuniones de Thin Lizzy a partir de la mitad de los noventa, y muchos años después de la muerte de su esencial alma máter, Phil Lynott, han sido una constante que ha deparado en muchos casos animadversión hacia un proyecto moralmente desautorizado por la ausencia de Lynott. Afortunadamente alguien recapacitó, y los músicos agrupados bajo el nombre de Thin Lizzy, decidieron rebautizarse como Black Star Riders y así recobrar el respeto de un gran número de fans.
Black Star Riders publicaban recientemente su nuevo álbum, el tercero de su discografía, y otra vez un estupendo disco de hard rock en la línea inevitable de Thin Lizzy, pero ya con la conciencia tranquila como banda secuela de estos, pero no como usurpadores de un nombre semi-sagrado. “Heavy Fire” es su título.
La columna vertebral formada por Scott Gorham, Ricky Warwick y Damon Johnson nos deparan diez canciones producidas por un profesional de la talla de Nick Raskulinecz (Foo Fighters, Deftones, Rush…), con todo el encanto de hard classic rock de aquella época, pero propulsado por una vitalidad solo comparable a la fe en sí mismos que Black Star Riders prueban atesorar en cada nuevo lanzamiento.

(Esta semana en Rocktopia: THIN LIZZY, BLACK STAR RIDERS, RAVENEYE, ELDORADO, DER ELEFANT, DGM, SONATA ARCTICA y EDENBRIDGE)