Programa 6 de Octubre de 2018

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Polonia ha sido desde hace mucho tiempo un reducto importante para el movimiento progresivo. La escena de bandas existía con nombres primero para el autoconsumo, y luego para la exportación. Bandas veteranas como SBB le daban el testigo a otras como Abraxas o Collage, y estos poco después a grupos como Quidam. Ellos nacieron de las raíces de una banda llamada Deep River más emparentada con el rock clásico o el blues, pero al cambiar su nombre al de Quidam, también hicieron que su música se adentrara por parajes de art-rock y rock sinfónico estilista en la onda Camel. En el año 2007 Quidam pasaron por la confirmación de una evolución natural. La que los traía de esa fisonomía de neo-prog con la que llevaban conviviendo desde hacía mucho tiempo, hacia una dirección más vanguardista. Hay quien lo comparó con la metamorfosis de los viejos Marillion de Fish, hacia los actuales de Steve Hogarth. En cualquier caso “Alone Together”, que es como se titulaba aquel disco editado hace once años, recogió desde el principio críticas muy positivas y el favoritismo de los fans…

La tradición prog-polaca siguió su curso, y grupos como Quidam continuaron y dieron paso a otros como Riverside. Algo que ahora se refuerza aún más, desde que Riverside anunciaran que su nuevo guitarrista de directo sería precisamente el fundador de Quidam, Maciek Meller.
Eso es en lo que se refiere a la traumática sustitución del fallecido guitarrista Piotr Gruzinski para los conciertos en directo, ya que de cara a la grabación en estudio, Riverside son, y serán de momento, un trío tal y como se demuestra en la consecución de su nuevo y flamante disco, el cual lleva por nombre “Wasteland”. Un álbum muy complicado de facturar como ellos admiten. Con un proceso creativo sobrevolado por la ausencia del compañero caído. Riverside siempre han sido un grupo muy emotivo, pero para este nuevo trabajo, parece que esa dosis de sensibilidad se ha multiplicado. Además del bajo y su característica voz, Mariusz Duda ejerce aún más de líder haciéndose cargo de las guitarras, que ahora suenan quizás más terrenales y orgánicas…

(Esta semana en Rocktopia: QUIDAM, RIVERSIDE, CALIGULA’S HORSE, CIRCLES, JUAN SAURIN, DARK SARAH, DREAM CHILD y ARTIZAN)

Programa 9 de Mayo de 2015

ROCKTOPIA Pdcst 15-05-09

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

El nacimiento de una nueva época para una banda como Deep Purple va a ser el momento elegido para ese viaje al pasado de cada semana en el programa.
Durante el verano de 1973 se culminaron las tensiones abiertas entre Ian Gillan y Ritchie Blackmore. Las discrepancias personales hicieron que la continuidad del grupo corriese serio peligro. Finalmente todo se resolvió con la salida de Gillan y Roger Glover del grupo.
Muchos fueron los intentos para que Paul Rodgers fuese el nuevo cantante de Deep Purple, pero él declinó la oferta. De optar por un vocalista de fama internacional como Rodgers, pasaron a la contratación de un semi desconocido llamado David Coverdale. Junto a él, la otra incorporación, la de Glenn Hughes, venía avalada por su respetable trayectoria con Trapeze.
A primeros de septiembre de 1973, la banda, ya reformada, comenzaba el proceso de composición y ensamblaje de las nueva piezas, el cual culminaría meses más tarde, de nuevo en Montreux, de nuevo con la unidad móvil de los Rolling Stones y, cómo no, con la producción de Martin Birch.
El resultado sería un álbum pletórico como “Burn”. El mejor de aquel denominado Mark III, y también uno de los mejores de la historia de Deep Purple. “Burn” supuso un renacer vigoroso basado en los elementos de refresco que traían los nuevos miembros del grupo, y también en las ilusiones renovadas de los más veteranos.
En febrero de 1974, se publicaba “Burn”. El disco del recuerdo de la edición de hoy de Rocktopia…

Cuenta David Coverdale, que hace unos años, antes de la triste muerte del maestro Jon Lord, existieron contactos para una posible reunión del Mark III de Deep Purple. Un proyecto que estaba condenado al fracaso, entre otras cosas, por la negativa de Ritchie Blackmore y más tarde por el propio fallecimiento de Lord. Sin embargo, Coverdale ya había adelantado trabajo. Ya había remodelado algunas de aquellas canciones. Una labor que terminó en algún cajón hasta que no hace demasiado tiempo decidió retomarlo. Decidió que quería volver a grabar esos temas. Y si no podía ser con la firma de Deep Purple, lo haría con la de su banda, Whitesnake. “The Purple Album” es la materialización de todo ello. Una colección de canciones de Deep Purple; tanto del Mark III, como del Mark IV, con Tommy Bolin.
Un lanzamiento que ya ha suscitado controversia ante la puesta al día de las versiones de clásicos imperecederos, que como tantas veces ocurre, resultan difíciles de igualar a su versión original.
Sonido actual, y agradecimiento por parte de David Coverdale hacia la banda que le hizo convertirse en una estrella del Rock. Acertada selección de temas para un álbum que debe ser tratado más como un disco de tributo que como otra cosa.
Se pone a la venta el 15 de mayo y es nuestro disco de portada, “The Purple Album”, el disco púrpura de Whitesnake…

(Además esta semana en Rocktopia: MICHAEL ANGELO BATIO, REVOLUTION SAINTS, TONY MACALPINE, PANTOMMIND, KAMELOT y ARTIZAN)