Programa 23 de Enero de 2016

ROCKTOPIA Pdcst 16-01-23

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Cuando se habla de bandas de culto y se hace en toda la extensión de la palabra, hay pocas que se ciñan tanto a ese adjetivo como los americanos Pentagram.
La traducción de la palabra Pentagram al castellano, no significa ‘pentagrama’ como fonéticamente se podría pensar, sino que se refiere a la estrella de cinco puntas formada de un solo trazo, símbolo en muchos casos de lucifer. Con esas credenciales no es de extrañar que estos virginianos se hayan convertido con el paso de las décadas en una de las influencias de montones de bandas de doom metal. La historia de Pentagram es rocambolesca y complicada. Las drogas, los desequilibrios personales y musicales hicieron que a pesar de ser formados en el año 1971, bajo la influencia determinante de grupos como Black Sabbath, Uriah Heep, Blue Cheer o Deep Purple, no consiguiesen grabar su primer álbum oficial hasta 1985. Antes, tan solo algunos singles esparcidos habían logrado formar su discografía. A partir de mediados de los ochenta, la obsesión por lo oscuro de su líder, el estrambótico Bobby Liebling, llevó a Pentagram por los sombríos senderos del metal más pesado, dejando a un lado la fisonomía primitiva de la banda, que en sus inicios tenía más que ver con el Rock psicodélico.
Afortunadamente en 2001 el sello Relapse se las arregló para rescatar un buen puñado de grabaciones realizadas durante los primeros años de vida del grupo. Maquetas que de manera regular Pentagram grababan para caer en saco roto, olvidadas por las compañías discográficas de la época. Esa recopilación de grabaciones amateurs se publicó bajo el nombre de “First Daze Here (The Vintage Collection)”, gracias a la cual se inmortalizaron, remasterizados y de manera digna, algunos de los primeros pasos del grupo…

Con el paso del tiempo muchos músicos han sido los que han nombrado a Pentagram como fuente importante de inspiración. Uno de ellos es Magnus Pelander, y es que él formó su banda, Witchcraft, con la sola intención de grabar una canción como tributo a Pentagram. Las cosas transcurrieron muy deprisa y en poco tiempo Witchcraft estaban grabando discos y girando por Europa abriendo para grupos como Orange Goblin o Grand Magus.
La madurez de la banda sueca los ha traído hasta nuestros días con la edición de “Nucleus”, el quinto disco del grupo. Nueva formación y nuevas intensidades para firmar un álbum que es la confirmación de las sonoridades menos retro abiertas en su estupendo anterior disco, a lo que han aportado ahora una carga de oscuridad superior para conformar el que probablemente es su trabajo más heavy editado hasta la fecha…

(Además esta semana en Rocktopia: CALIGULA’S HORSE, JOE STUMP, ASHES 2 ASHES, GRAVESHADOW y DOCKER’S GUILD)

ROCKTOPIA 21 de Enero de 2012

Descarga y/o escucha siguiendo este link: ROCKTOPIA – 2012-01-21.mp3

Corría el año 1987 cuando Tony Iommi y la saga histórica de Black Sabbath estaban pasando las horas más bajas de toda la trayectoria de semejante leyenda musical. Las idas y venidas de músicos incluidos cantantes como Ray Gillen, Glenn Hughes y Ian Gillan habían sumido a los Sabbath en una profunda crisis de identidad que hacia peligrar su futuro. Fue entonces cuando un desconocido vocalista llamado Tony Martin fue elegido para propagar la palabra “sabática” en el disco de 1987 “Eternal Idol”, regrabando las partes vocales que ya habían sido registradas por el huido Ray Gillen. Tony Martin nunca sería valorado en su justa medida, a pesar de ser en gran parte responsable de mantener el buen nombre de Black Sabbath sobreviviendo de forma muy coherente en los años de menos popularidad del grupo. “Eternal Idol” significó el comienzo de una época de estabilidad que condujo a la banda de Tony Iommi a recuperar su estatus de mito con la vuelta de Ronnie James Dio y las diferentes reuniones con Ozzy Osbourne…

Black Sabbath fue sin duda una excelente carta de presentación para que Tony Martin cimentara su posterior carrera musical, si bien no de manera multitudinaria, sí con trabajos muy correctos con proyectos como Phenomena o Forcefield, colaboraciones para Empire o Misha Calvin, su carrera en solitario o la reunión que de vez en cuando da sus frutos discográficos, mano a mano con el guitarrista italiano Dario Mollo. Esa reunión en un principio bautizada como “The Cage” llega hasta nuestros días con “The Third Cage”, como su nombre indica, el tercer capítulo de la unión Mollo/Martin, de nuevo recreando esos pasajes en los que ambos se sienten a sus anchas: guiños al heavy rock más clásico de los propios Black Sabbath, Rainbow o Dio, complementados por otros cortes más encaminados hacia el hard rock…

(Además esta semana en Rocktopia: PATRICK HEMER, HOUSE OF SHAKIRA, IRON ATTACK, SOUL SECRET, THREE SEASONS y ASHES 2 ASHES)