Programa 28 de Abril de 2018

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

En la superviviencia de la música en general con sus infinitos géneros juega un papel fundamental su capacidad para mimetizarse, para fusionarse con estilos diferentes, lo que permite la evolución, y en muchos casos, a través de ella su perpetuación.
En ese sentido la irrupción de una banda como Tool, durante los primeros 90 fue todo un acontecimiento. Como hemos hablado en tantas ocasiones, aquella fue una época de cruces de caminos y ellos desde luego sentaron cátedra. Sin ponerse etiquetas, dejando que fueran otros los que lo hicieran; dando a su concepto de banda de culto un estatus de grupo seminal, tremendamente influyente y además exitoso.
Sus devaneos psicológicos, su cuidado diseño de imagen en todas las facetas, su rock alternativo enrevesado y oscuro, encontraron sorpresivamente el apoyo de crítica y público vendiendo millones de copias de todos y cada uno de sus discos.
El “hasta luego” de Tool a la industria discográfica se produjo hace ya doce años con la edición de “10.000 Days” el que hasta hora es su último disco…

Algo que hace que más de uno haya perdido la esperanza en un nuevo e inminente disco de Tool es el hecho de que A Perfect Circle estén de vuelta con su recién estrenado “Eat The Elephant”. La banda que Maynard Keenan fundara junto Billy Howerdel -antiguo técnico de guitarras de Nine Inch Nails, The Smashing Pumpkins, Fishbone y los propios Tool-, se consolidó como una banda paralela a estos. Más concisa, quizás menos retorcida, pero igual de alternativa. Su anterior trabajo había sido publicado por A Perfect Circle nada menos que hace 14 años, y es que parece que todo lo que tiene que ver con estos artistas está rodeado de ambigüedad. Por eso han tenido que pasar por multitud de rumores y muchas reuniones y cambios de parecer antes de llegar a este “Eat The Elephant”, el cual ha sido recibido en general con buenas críticas en cuanto a su categoría musical, pero al que muchos han tildado de ser un disco con falta de punch. Y sí es cierto que es una obra a cuya intensidad sonora le cuesta despegar. Un inicio in crescendo de canciones muy ambientales y lento tempo que poco a poco va ganando en una siempre relativa contundencia para terminar convenciendo al margen de estilos musicales. El disco fue precedido de varios singles de adelanto, lo que ha ido haciendo que ya se intuyese la dirección de estas canciones que atesoran un carácter bastante especial, pero que no por ello se hacen esquivas.

(Esta semana en Rocktopia: TOOL, A PERFECT CIRCLE, UNPROCESSED, TOUNDRA, PRIMORDIAL, GOZU y BLACK STONE CHERRY)

Anuncios

Programa 2 de Diciembre de 2017

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

El comienzo de siglo terminó con los géneros musicales de abrumador dominio. Comenzaron a surgir estilos fuera de los dictados de la industria discográfica que poco a poco encontraron su sitio en un panorama más abierto, pero también más incierto. Uno de ellos fue el metal sinfónico, nacido principalmente en el norte de Europa con nombres como Nightwish, After Forever o Within Temptation como principales representantes. Se trataba en muchos casos de bandas de rasgos pseudo góticos, con arreglos orquestales, mucha épica y la voz solista femenina de querencias operísticas.
Within Temptation estaban ahí desde el principio. Su segundo álbum, editado el día de nochebuena del año 2000, “Mother Earth”, obtuvo un éxito muy relevante para su momento y su lugar. Habiendo vendido a fecha de hoy más de 800.000 copias en todo el mundo, pero sobre todo en Europa, el sitio apropiado para respetar y respaldar estas propuestas un tanto trasnochadas para los más vanguardistas, pero que han demostrado ser perfectamente válidas y capaces de evolucionar con el paso de los años.
“Mother Earth” rompía con su pasado en el que las voces guturales tenían cabida, y abrazaba su nueva realidad también influida por la música celta y las bandas sonoras de películas épicas…

Después de más de 20 años de carrera, varios han sido los componentes de Within Temptation. Uno de ellos es Stefan Helleblad, miembro de la banda holandesa desde 2011 y también guitarrista de los suecos JONO. JONO comenzó su andadura como proyecto en solitario del cantante Johan Norrby (de la combinación de las primeras sílabas de su nombre y apellido viene el seudónimo de la banda: “JoNo”), un tipo que ha cantando, escrito y tocado música en varias bandas y proyectos de no demasiado calado a lo largo de los años, al igual que le ocurre el resto de los miembros del grupo aunque con diferente suerte y relevancia.
Tras tres lanzamientos con sellos independientes muy humildes, o incluso editados por la misma banda, la compañía Frontiers ha puesto los ojos felizmente en ellos para dar a conocer su estupenda forma de hacer música, repleta de una teatralidad muy setentera en sus inicios, con recuerdos para Queen o ABBA. Todo muy grandilocuente y ampuloso. Su nuevo “Life” es un paso adelante en cuanto a modernización de sonido. El concepto creativo de base sigue siendo similar, aunque ahora, esa sonoridad más moderna trae ecos de bandas actuales como Muse. Permanece, por supuesto, la espectacular voz de Johan Norrby para dar forma a una especie de AOR progresivo o de Pomp Rock moderno, inmaculado…

(Esta semana en Rocktopia: WITHIN TEMPTATION, JONO, OPERATION: MINDRCRIME, MYKE GRAY, GALACTIC COWBOYS, SIMO y BLACK STONE CHERRY)