Programa 25 de Noviembre de 2017

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Como salido de la nada un día de 1981 John Elefante se convirtió en vocalista de Kansas. Hasta entonces su aportación artística se había limitado prácticamente al entorno familiar y al salón de su casa, pero aquello cambió su vida para siempre. Elefante -con ese apellido siempre tan cómico para los hispanoparlantes-, a partir de entonces se erigió como un personaje importante para el creciente movimiento de hard rock cristiano, especialmente del área de California, trabajando como productor, compositor y arreglista de muchos artistas como Kerry Livgren, Petra o Barren Cross tras su salida de Kansas en 1983. Después de tantos trabajos fuera del foco directo, John Elefante decidió por fin preparar nuevas canciones y grabarlas. Para eso se unió a su hermano Dino, con quien había colaborado codo con codo en varios proyectos, poniendo en marcha el suyo propio, con el irónico nombre de Mastedon, haciendo honor al juego de palabras. “It’s a Jungle Out There” fue su disco de estreno allá por 1989. Un trabajo algo parcheado, con una sonoridad un tanto pasada de moda incluso para la época, pero que a pesar de todo fue convirtiéndose con el paso de los años en un álbum de culto dentro del hard cristiano.

John Elefante fue el sustituto de Steve Walsh en una banda multimillonaria como Kansas, aunque Walsh siempre será recordado como “El” cantante de Kansas, a pesar de que en la última reunión no haya querido ser de la partida. Sin embargo él sigue haciendo música, aunque sea de vez en cuando. No al ritmo de antaño ni mucho menos, pero todavía sintiendo la necesidad de cantar, sobre todo canciones que algún compositor pone a su servicio. En esta ocasión su mano derecha ha sido Tommy Denander, el talentoso guitarrista sueco afincado en California cuyos créditos rayan el infinito. “Black Butterfly” es el nombre de éste que es en realidad, solamente, el cuarto disco en solitario de Steve Walsh, y el primero nada menos que en doce años. Un álbum producido sin ningún rubor y elaborado sin ningún complejo al más puro estilo años 80, con ecos de los Kansas de la época, de Mr. Mister o de Saga viniendo a la cabeza, pero en un entorno muy AOR deudor de los mismos Toto. Anacronismo musical acabado con todo lujo de detalles en el seno de una obra que va a hacer las delicias de los amantes del género más melodioso sin miedo a cierta sofisticación…

(Esta semana en Rocktopia: MASTEDON, STEVE WALSH, ALICE COOPER, KANSAS, ANGEL VIVALDI, BLIND EGO, ARIA INFERNO y ANOTHER YOU)

Anuncios

Programa 22 de Abril de 2017

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Mr. Big tuvo mucho que agradecerle al cazatalentos Mike Varney para que su gestación fuese una realidad. Él fue fundamental a la hora de buscar músicos para montar aquella banda que debía de erigirse alrededor del bajista Billy Sheehan. Por eso, cuando en 1997 Paul Gilbert agarró su guitarra y se marchó lejos de allí, la elección de Richie Kotzen como su sucesor fue algo del todo natural, ya que Kotzen también había sido un descubrimiento de Mike Varney para su sello Shrapnel records.
Puede que Gilbert fuese un guitarrista más versátil, pero el estilo de Mr. Big se ajustaba perfectamente a las características de un Kotzen que venía de formar en Poison además de su carrera en solitario.
El primer álbum de Mr. Big con Richie Kotzen se editaría primeramente en su mercado principal, el japonés, en septiembre de 1999. A la edición de “Get Over It” le sucedería una gira triunfal de veinte conciertos por el país nipón. Sin embargo aquel álbum no sería editado en Estados Unidos hasta marzo del año siguiente, cuando al fin el mercado americano, demasiado preocupado por las modas, reaccionó ante la evidencia. Obviamente “Get Over It” no podía competir con sus discos precedentes en popularidad y aceptación -el mercado había cambiado-, pero sí se trataba de un notable esfuerzo con un potencial todavía en plena validez…

Richie Kotzen finalizaría su relación con Mr. Big en el año 2002, cuando la banda decidió tocar a su fin. Él retomó su carrera en solitario y también formó bandas olvidadas como Forty Deuce, aunque últimamente ha vuelto a una posición más relevante como miembro del trío The Winery Dogs, junto a Billy Sheehan (de nuevo) y Mike Portnoy. Pero a Kotzen siempre le ha gustado aquello de volar sólo, y sigue sacando tiempo para editar álbumes bajo su sólo nombre, como es el caso de su último “Salting Earth”, aproximadamente su vigésimo primer lanzamiento en solitario. “Salting Earth” es de nuevo, como en tantas otras ocasiones, un compendio recolector de muchas de esas variadas aristas de la figura de Richie Kotzen. A él le gusta el rock, y aquí está, y si es hard rock, también; a él le atrae el funk y por eso muchas de estas canciones rezuman vibaraciones funkies; nos topamos con momentos melosos, y por su puesto hay algo de blues, cómo no, porque es muy difícil escapar de su influjo. Luego, todo queda ligado por la frescura característica de Kotzen. Rasgando su guitarra con espontaneidad vital y coronando estas canciones con su estupenda voz semirasgada. Un álbum de cierta inconsistencia, puede ser, pero suplida por la enorme inspiración con la que todo lo hace Richie…

(Esta semana en Rocktopia: Mr.BIG, RICHIE KOTZEN, KEE MARCELLO, BROTHER FIRETRIBE, GIANLUCA FERRO, BLIND EGO, VANGOUGH y AMORPHIS)

Programa 10 de Diciembre de 2016

rocktopia-pdcst-16-12-10

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Las tan denostadas (y casi siempre con razón) bandas tributo pueden desembocar de cuando en cuando en grupos que finalmente adquieren el compromiso y actitud suficientes como para enfrentarse a sus propias creaciones. Eso es lo que ocurrió con RPWL. Reunidos primeramente con la intención de rendir pleitesía a su banda favorita, Pink Floyd, la banda de Baviera pasó sus primeros años de vida tocando aquí y allí, acoplando la formación y definitivamente erigiéndose como un grupo con vida propia. La que se reflejó en su disco de debut “God Has Failed”, editado en el año 2000.
Las trazas de banda de versiones no podían ser disimuladas y se estampaban en la práctica totalidad del primer trabajo de RPWL, eso es algo difícilmente discutible. Sin embargo en aquellas canciones, irremediablemente tocadas por el halo de Pink Floyd, y algo menos de Genesis, prevalecía la potencialidad de unos músicos que en poco tiempo demostraron ser capaces de escribir excelentes canciones, ya fuera de obvias comparaciones…

Y aquellos músicos de versiones fueron alcanzando su mayoría de edad, y tanto es así que el contenedor musical llamado RPWL se fue quedando pequeño para el guitarrista Karlheinz Wallner, quien con el transcurrir del tiempo decidió acometer su carrera en solitario para expandir aún más sus ideas, un proyecto al que puso el nombre de Blind Ego.
Sin demasiadas reglas de estilo y con colaboraciones para complementar sus canciones, Blind Ego editan “Liquid”, su nuevo y más variado trabajo hasta la fecha, que viene a ser el cruce de caminos de sus dos anteriores obras: la cara más metálica y la cara más reflexiva de Kalle Wallner, a las que dan vida colaboraciones vocales como las de Arno Menses de Subsignal para sus zonas más amables y Erik Ez Blomkvist ex de Platitude para sus partes más aguerridas…

(Esta semana en Rocktopia: Esta semana en Rocktopia: RPWL, BLIND EGO, STRUCTURAL DISORDER, WOLF HOFFMANN, DARK SARAH, ENBOUND, HARDLINE y NIGHT RANGER)