Programa 7 de Octubre de 2017

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Esta primera edición de la temporada 2017/2018 la vamos a abrir con un álbum editado en 1989. Disco con el que el hijo de una leyenda buscaba el reconocimiento como músico en sí mismo lejos de la alargada sombra de su padre. Y es que “The Disregard of Timekeeping” fue el trabajo de debut de la banda de Jason Bonham, evidentemente el hijo de John Bonham.
Al margen de sombras alargadas perjudiciales, no cabe duda que su pedigrí le abrió las primeras puertas, y por eso para este álbum de debut de la banda que se bautizó como Bonham, contó con importantes facilidades como la producción de Bob Ezrin, un profesional de campanillas con trabajos muy diversos para artistas desde Kiss a Pink Floyd; y colaboraciones como las del guitarrista de Yes, Trevor Rabin.
Buenos tiempos para la MTV, una imagen muy de la época, una propuesta totalmente en boga y el tirón del apellido, hicieron que “The Disregard of Timekeeping” se vendiera notablemente y que la banda girara por todo el mundo. Sonidos muy zeppelinescos cruzados con los del hard rock más ochentero…

La conexión que siempre tiene nuestro disco del recuerdo en el inicio del programa, y nuestro álbum de portada, viene dada esta vez por la participación en ambos trabajos del batería Jason Bonham. Un tipo al que siempre le ha perseguido inevitablemente el legado de su padre, pero que ha demostrado de sobra su valía al cabo de tantos años. De otra manara sería imposible que formase parte de una super-banda de la categoría individual y colectiva de Black Country Communion. Ese combo formado en 2009 por Glenn Hughes, Joe Bonamassa, Derek Sherinnian y el propio Jason Bonham.
La falta de entendimiento en cuanto a las prioridades del grupo hizo que en 2012 se rompiera después de tres fantásticos discos de estudio. 2016 trajo noticias de vuelta al trabajo para Black Country Communion, y en este otoño de 2017 todo ha terminado volviendo a la normalidad con la edición del nuevo Black Country Communion IV.
Nada nuevo bajo el sol. Algo no necesariamente negativo cuando estamos ante un grupo capaz de haber editado algunos de los mejores trabajos de hard classic rock de la última década, algo que vuelve a suceder en este cuarto capítulo. De nuevo un despliegue de maestría con la producción de su colega Kevin Shirley y todos esos vestigios de los mismos Led Zeppelin y, cómo no, de Deep Purple, Free y demás…

(Esta semana en Rocktopia: BONHAM, BLACK COUNTRY COMMUNION, LIVING COLOUR, QUEENS OF THE STONE AGE, GREG HOWE, PROSPEKT, CALIGULA’S HORSE y NOVELISTS)

Anuncios

Programa 23 de Enero de 2016

ROCKTOPIA Pdcst 16-01-23

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Cuando se habla de bandas de culto y se hace en toda la extensión de la palabra, hay pocas que se ciñan tanto a ese adjetivo como los americanos Pentagram.
La traducción de la palabra Pentagram al castellano, no significa ‘pentagrama’ como fonéticamente se podría pensar, sino que se refiere a la estrella de cinco puntas formada de un solo trazo, símbolo en muchos casos de lucifer. Con esas credenciales no es de extrañar que estos virginianos se hayan convertido con el paso de las décadas en una de las influencias de montones de bandas de doom metal. La historia de Pentagram es rocambolesca y complicada. Las drogas, los desequilibrios personales y musicales hicieron que a pesar de ser formados en el año 1971, bajo la influencia determinante de grupos como Black Sabbath, Uriah Heep, Blue Cheer o Deep Purple, no consiguiesen grabar su primer álbum oficial hasta 1985. Antes, tan solo algunos singles esparcidos habían logrado formar su discografía. A partir de mediados de los ochenta, la obsesión por lo oscuro de su líder, el estrambótico Bobby Liebling, llevó a Pentagram por los sombríos senderos del metal más pesado, dejando a un lado la fisonomía primitiva de la banda, que en sus inicios tenía más que ver con el Rock psicodélico.
Afortunadamente en 2001 el sello Relapse se las arregló para rescatar un buen puñado de grabaciones realizadas durante los primeros años de vida del grupo. Maquetas que de manera regular Pentagram grababan para caer en saco roto, olvidadas por las compañías discográficas de la época. Esa recopilación de grabaciones amateurs se publicó bajo el nombre de “First Daze Here (The Vintage Collection)”, gracias a la cual se inmortalizaron, remasterizados y de manera digna, algunos de los primeros pasos del grupo…

Con el paso del tiempo muchos músicos han sido los que han nombrado a Pentagram como fuente importante de inspiración. Uno de ellos es Magnus Pelander, y es que él formó su banda, Witchcraft, con la sola intención de grabar una canción como tributo a Pentagram. Las cosas transcurrieron muy deprisa y en poco tiempo Witchcraft estaban grabando discos y girando por Europa abriendo para grupos como Orange Goblin o Grand Magus.
La madurez de la banda sueca los ha traído hasta nuestros días con la edición de “Nucleus”, el quinto disco del grupo. Nueva formación y nuevas intensidades para firmar un álbum que es la confirmación de las sonoridades menos retro abiertas en su estupendo anterior disco, a lo que han aportado ahora una carga de oscuridad superior para conformar el que probablemente es su trabajo más heavy editado hasta la fecha…

(Además esta semana en Rocktopia: CALIGULA’S HORSE, JOE STUMP, ASHES 2 ASHES, GRAVESHADOW y DOCKER’S GUILD)

Programa 24 de Octubre de 2015

ROCKTOPIA Pdcst 15-10-24

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

En nuestros días resulta relativamente fácil poner en marcha proyectos corales con un nutrido número de músicos colaboradores. La tecnología y las comunicaciones lo permiten, y por eso no son algo tan extraordinario. Pero hace treinta años la cosa no era tan sencilla. Producir discos en los que participaran artistas de diferente signo y procedencia resultaba un trabajo caro y arduo en cuanto a pre-producción, organización y logística. Por eso, cuando en 1984, Tom Galley (hermano del por entonces guitarrista de Whitesnake, Mell Galley) se atrevió a concebir y ejecutar el proyecto Phenomena, tanto la crítica como el público se mostraron cuando menos, curiosos, por saber qué depararía la unión de personajes como el propio Mel Galley, Glenn Hughes, Cozy Powell, Neil Murray o Don Airey; todos ellos músicos de renombre en aquella época dentro del universo Rock del las Islas Británicas. Phenomena se erigió como un ente conceptual; una historia de fantasía cuidada al detalle, no sólo a nivel musical, si no también a nivel de imagen, con la incorporación de un libreto a todo color el cual incluía ilustraciones y la historia contada en palabras, para acompañar estas canciones de altura, las cuales, aún hoy en día conservan la elegancia de antaño…

La participación de Glenn Hughes en el proyecto Phenomena, significó un momento más que atractivo para los incontables fans de la “voz del Rock”. Hughes no era un artista que, por entonces, se caracterizara por ser demasiado prolífico. Mucho ha cambiado la cosa en ese sentido, con el paso de los años, y ahora raro es el año que Glenn Hughes no nos demuestra que su voz sigue siendo una auténtica gema inquebrantable.
Voodoo Hill es la última entrega discográfica con la participación del ex componente de Deep Purple. Una aventura que se inició en el año 2000, cuando el guitarrista italiano Dario Mollo invitó al músico inglés a formar esta dupla que llega hasta nuestros días con la edición de “Waterfall”. Como es habitual en los proyectos que lidera Dario Mollo, nada especialmente relevante, nada especialmente brillante, pero siempre asegurada la solidez y el buen hacer de este músico con nota media de “bien”. Como no podía ser de otra manera, el principal atractivo es Glenn Hughes, quien se basta y se sobra para hacer que “Waterfall”, sea nuestro disco de portada hoy en el programa…

(Además esta semana en Rocktopia: TRACER, THE DELTA SAINTS, PAUL WARDINGHAM, WAKEN EYES, CALIGULA’S HORSE y AGENT FRESCO)