Programa 23 de Noviembre de 2019

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Durante la década de los noventa muchos de los estilos que triunfaron en la década anterior quedaron relegados a vivir en base a un estatus de culto. Algunos mercados como el japonés aguantaron el vuelco de tendencias y también en Europa, aunque a nivel minoritario, bandas jóvenes surgían desoyendo las órdenes no escritas de la industria discográfica. Suecia era ya entonces un país en el que convivían artistas de los más diversos pelajes, con la garantía con la que casi siempre despachan las cosas, a toda fidelidad. Y así surgió una banda como Jekyll & Hyde, ahora prácticamente olvidados, pero cuna de músicos que luego fueron parte de formaciones como The Poodles, Talisman, Royal Hunt, Evergrey o Hammerfall entre otros.
Jekyll & Hyde eran jóvenes y se notaba, había muchos aspectos que depurar en su puesta en escena. Eran jóvenes, pero en lugar de decantarse por las modas imperantes prefirieron emular a sus héroes más recientes, y por eso su propuesta recordaba a la de bandas como Skid Row, pero sobre todo a Guns’N’Roses. En 1998 editaban “Heavenly Creatures”, su segundo álbum, y el que posiblemente terminó siendo el favorito de su corta discografía. Los ecos de la banda de Axel Rose y Slash eran patentes, se cruzaban con el carácter intransferible escandinavo. Sonaban bien, aunque quedaban lejos de los originales, y en cualquier caso representaban una propuesta fresca, válida y que algunos les servía para mantener viva la llama de un pasado feliz…

Es curioso como después de liquidar Jekyll & Hyde, sus componentes: el cantante Jakob Samuel; el guitarra Pontus Norgren y el otro guitarrista Marcus Jidell se centraron en la consecución de un grupo en formato de trío, con tintes épicos, power metaleros y versados en los cuentos de Tolkien. Luego Samuel y Norgren formaron los festivos The Poodles, pero Markus Jidell sintió la llamada de su “yo” más épico con Royan Hunt; más serio con Evergrey y más oscuro después con The Doomsday Kingdom, o con Avatarium.
Avatarium fueron creados en 2012 por dos prestigiosos músicos de la escena doom clásica como los Candlemass, el bajista Leif Edling y el teclista Carl Westholm. Después de la salida de ambos fuera de Avatarium, Marcus Jidell ha quedado como principal factotum del grupo, junto a la que es su esposa y cantante de la banda Jennie Ann Smith. “The Fire I Long For” es el título de su nuevo trabajo, con el que suman una pieza más a su cada vez más sólida discografía. No muchos hubieran apostado por la continuidad de lo que parecía en sus inicios un proyecto. Ahora ese poso de estabilidad se nota a cada paso que dan, y este nuevo disco no es una excepción. Avatarium prueban ser capaces de atraer hacia sí mismos una buena paleta de influencias que, sin embargo, logran armonizarse en torno a un concepto en el que el doom sirve como elemento común. Leif Edling todavía ha contribuido con tres canciones a la consecución de este disco, mientras Ann Smith dice que Bob Dylan o Leonard Cohen siguen siendo una influencia en la consecución de sus letras simbólicas. Todo es un esfuerzo en busca de los equilibrios: sombras y luz; densidad y ligereza. La voz cautivadora de Ann Smith respaldada por un sonido mastodóntico de base de ritmo, el que han conseguido para la ocasión en los Estudios DeepWell de Estocolmo, con la producción del propio Marcus Jidell…

(Esta semana en Rocktopia: JEKYLL & HYDE, AVATARIUM, CANDLEMASS, TORBEN ENEVOLDSEN, PRETTY MAIDS, THE DARK ELEMENT y AUTUMN)

Programa 23 de Marzo de 2019

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Pink Floyd estaban ya sólo capitaneados por David Gilmour cuando en 1988 publicaron su primer disco completo en directo. La alargada sombra de Roger Waters amenazaba, pero Gilmour fue más Gilmour que nunca y había preparado un nuevo disco de la banda en 1987. De la multitudinaria gira de presentación de aquel “A Momentary Lapse Of Reason” nacieron las grabaciones del posterior “Delicate Sound Of Thunder” realizadas en agosto de 1988, en el Nassau Coliseum, durante cinco noches consecutivas. Una grabación audiovisual casi como colofón al final de la gira inicial del “Momentary Lapse Tour 1987/88”. La calidad técnica de la puesta en escena habitual del grupo trató de plasmarse en esta diáfana grabación, con multitud de músicos sobre el escenario y toda la parafernalia de luz, sonido e imágenes tan característicos de Pink Floyd a lo largo de su historia.
La parte visual de los conciertos fue estrenada en formato VHS, Video CD y Laserdisc y nominada para un Premio Grammy por Mejor Video Musical de larga duración. Temas de lo que era su último disco en aquel entonces y rendiciones a los álbumes más vendidos del grupo…

Uno de los músicos que aparece en “Delicate Sound Of Thunder”, perteneciendo a Pink Floyd en sus últimas épocas (hasta se casó con la hija del teclista Richard Wright), es el bajista Guy Pratt. Sesionero de lujo, con créditos en innumerables álbumes de Madonna, Tom Jones, Rod Stewart o Gary Moore, Guy Pratt también es amigo de los alemanes RPWL y por eso ha colaborado con su bajo en su último “Tales From Outer Space”, el cual se pone en circulación en estos días.
Los Pink Floyd de Baviera editan su octavo disco. Un trabajo especialmente ambientado en las historias de ciencia ficción y el primero de estudio en cinco años. Con él recuperan las sensaciones de antaño. Nunca han ocultado su devoción por los universos floydianos, más bien todo lo contrario, esa es la senda en la que se sienten más cómodos y la que todos sus seguidores esperan. Así las cosas la nueva obra de RPWL no va a decepcionar a nadie, ya que en ella hallamos esa capacidad melódica, casi siempre accesible, que de cuando en cuando se adentra en escondites más sofisticados, aunque lo hace sin que nos demos cuenta, echando mano de uno de sus mandamientos fundamentales: la fluidez…

(Esta semana en Rocktopia: PINK FLOYD, RPWL, WHEEL, CICONIA, SOEN, CANDLEMASS y THE HEARD)