Programa 14 de Diciembre de 2019

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

“Hacer algo sin saber que estás colaborando a la invención de una cosa a la que más tarde le ponen nombre”. Eso debieron de pensar unos jóvenes de Seattle cuando después de muchas peripecias terminaron formando una banda a la que llamarían Alice In Chains. No sabían lo que era el grunge, porque aún no se había etiquetado esa corriente subcultural, pero su primer disco titulado “Facelift” está considerado también el primero en llegar a disco de oro dentro de ese género. Fue antes de que Nirvana lanzaran su “Nevermind” y todo comenzase a tener un factor pretendidamente cohesivo, y es que la propuesta de la banda de Jerry Cantrell y Layne Staley poco tenía que ver con lo que ofrecía el grupo de Kurt Cobain. En Alice In Chains existían más referencias al metal tradicional y menos efectista, y pocas influencias venidas de corrientes como el punk o el rock más corrosivo. Porque la corrosión de ellos emanaba de sus propias vivencias personales, y se plasmaba en sus armonías oscuras y en sus voces desesperadas de mensajes a veces desesperanzados.
Giraron con gente tan dispar como Van Halen, Poison, Anthrax, Megadeth o Slayer. Eran momentos de deshubicación, hasta que el término “grunge” fue acuñado y Alice In Chains pasaron a ser una de las cartas mágicas del poker formado también por Soundgarden, Pearl Jam y Nirvana…

Alice In Chains es la primera banda que citan como influencia los protagonistas de nuestro disco de portada esta semana. Se trata de un grupo al que no conocíamos hasta ahora pero que ha representado una pequeña y agradable sorpresa. Vienen desde Portugal y se llaman Blame Zeus.
Ellos se formaron en Oporto hace nueve años y “Seethe” es su tercer disco en estudio. La evolución y mejora desde sus dos primeros álbumes ha terminado por traducirse en un sólido lanzamiento en el que continúan la línea marcada por sus antecesores, aunque el resultado es simplemente mucho mejor. La banda declara que ha sido necesario que trascurran estos años y que hayan pasado por las experiencias musicales pertinentes para llegar a las capacidades técnicas y creativas que ahora les permiten afrontar un álbum tan convincente como “Seethe”, en el que exploran mejor que nunca sus influencias de rock y metal alternativo, pero que ellos reconocen también del blues o del prog-rock. Al final todo queda disipado por su propia personalidad, como queda por fin probado con su tercer disco de estudio y con diferencia el mejor de ellos..

(Esta semana en Roktopia: ALICE IN CHAINS, BLAME ZEUS, CELLAR DARLING, PATRICK HEMER, PAUL GILBERT, MOLLY HATCHET, ARENA y NIGHTWISH)

Programa 13 de Abril de 2019

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

La entrada en el nuevo milenio trajo un cambio sustancial a nivel general en el mundo de la música. La ausencia paulatina de una industria discográfica que marcara las pautas, y el avance de la tecnología, hicieron que, para bien y para mal, se democratizara todo, y gracias a ello volvieran a aflorar estilos que habían sido relegados a un segundo plano en la década de los 90s. Así, estilos como el metal melódico y bandas como Pyramaze, consiguieron su pequeña porción de popularidad, emergiendo a las primeras de cambio, como parte de una efervescente escena escandinava.
Fundada en 2001 en Dinamarca, la banda siempre tuvo un pie en Estados Unidos. Tanto es así que su primer cantante, Lance King, y su primer y actual teclista, Jonah Weingarten, son americanos, y que su primer show lo llevaron a cabo en Miniápolis. En 2006 Pyramaze editarían su segundo disco, se trataba de un álbum conceptual titulado “Legend Of The Bone Carver” con el que conseguirían buenas críticas, y ser invitados a formar parte del prestigioso festival Prog-Power, en su versión americana. Después de años de sequía, los fans del metal épico, melódico y facturado siempre con la pulcritud como norma, se reecontraban con bandas como ésta, con historias místicas y con discos como “Legend Of The Bone Carver”…

Lance King, el cantante que estampaba su firma vocal en ese disco de Pyramaze, ha aportado su voz a grupos de limitada repercusión pero respetable trayectoria en algunos casos, como Avian, Ilium o anteriormente Balance Of Power. Otra cosa que le tiene atareado es su sello discográfico y su carrera en solitario. “ReProgram” es su nueva obra, un disco poco arriesgado, pero en el que encontramos a un Lance King en perfecta forma. Los años no pasan por él, que sigue siendo un digno seguidor de cantantes icónicos como Geoff Tate o Bruce Dickinson, y esa es la senda estilística que sigue, con su metal melódico americano de guiños técnicos, muy bien ejecutado, co-producido y totalmente controlado por él mismo en todos los procesos, y además con colaboraciones de músicos de su entorno profesional, que no geográfico, como Kim Olesen (Anubis Gate), Markus Sigfridsson (Darkwater/Harmony), Morten Gade Sørensen (Pyramaze/Anubis Gate) o el gran Mattias IA Eklundh (Freak Kitchen). El resto de la producción corre a cargo de otro amigo como Jacob Hansen, productor de Volbeat o Evergrey y también miembro de Pyramaze…

(Esta semana en Rocktopia: PYRAMAZE, LANCE KING, AVANTASIA, BATTLE BEAST, MARCO SFOGLI, APPEARANCE OF NOTHING, CELLAR DARLING y ELUVEITIE)