Programa 4 de Noviembre de 2017

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

El final de los 80s fue el periodo de mayor bonanza para la banda de David Coverdale, Whitesnake. A pesar de su dilatada y magnífica carrera, tuvo que esperar hasta entonces para verla traducida en ventas y popularidad masiva.Y cuando aquello terminó, Coverdale, que ya era perro viejo, intentó volver adaptándose a los nuevos tiempos, ajustando su propuesta a la de una audiencia ya muy mermada. Por eso quiso editar un disco en solitario al que quería llamar “Restless Heart”. Para separarlo de su pasado inmediato, y además, porque musicalmente era algo mucho más personal. Pero las compañías de discos no siempre entienden de sentimientos y sentido común, y obligaron a que “Restless Heart” se convirtiera en el noveno disco de estudio de Whitesnake.
La formación que acompañó a Coverdale en aquel lanzamiento no era tan mediática como en los anteriores, pero ahí estaba todavía Adrian Vandenberg, su fiel escudero, que después de muchos años en el grupo por fin conseguía grabar con ellos en estudio; Denny Carmasi a la batería (Montrose, Heart…) o Guy Pratt al bajo (sesionero de lujo con trabajos para Pink Floyd, Michael Jackson o Madonna).
“Restless Heart” decepcionó a los que venían buscando reverdecer unos laureles ya imposibles en aquel momento, y agradó a todos los que lo entendieron en su filosofía más doméstica…

La historia de Adrian Vandenberg con Whitesnake tuvo mucho de infortunio. A pesar de formar parte del grupo durante sus años más dorados, por diferentes razones, incluida una lesión de muñeca, le fue imposible estampar su guitarra en los anteriores discos de Whitesnake, a pesar de figurar en los créditos.
Vandenberg saltó a la primera división europea con la banda que llevaba su nombre durante los 80s y, al dejar Whitesnake, se dedicó a otros proyectos como Manic Eden o también a la pintura, que es otra de sus pasiones.
2014 significó de alguna manera un renacer musical para él, cuando volvía a la palestra con su banda, Moonkings. Aquel fue un disco de debut estupendo, y su segunda parte, titulada “MK II” no lo es menos. Lo retoman donde lo dejaron, que es donde Vandenberg casi siempre quiso estar, o sea, del lado del hard rock más bluesy y terrenal, y hasta con cierto poso de sobriedad. Fabricado en Holanda por músicos de allí, lo nuevo de Vandenberg’s Moonkings es quizás incluso superior a su antecesor, y por eso es nuestro disco de portada…

(Esta semana en Rocktopia: WHITESNAKE, VANDENBERG’S MOONKINGS, REVOLUTION SAINTS, MR.BIG, JONAS TAMAS, LEPROUS, CIRCUS MAXIMUS y LARS ERIC MATTSSON)

Programa 9 de Abril de 2016

ROCKTOPIA Pdcst 16-04-09

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Muchas veces el disco del recuerdo de cada semana nos transporta hasta años bastante lejanos, y en otras ocasiones viajamos hasta un pasado no tan distante, aunque eso siempre es relativo… El caso es que hoy nos situamos en Noruega e indagamos en el pasado de una banda que a primeros de siglo comenzó su andadura con una formación cuyos miembros permanecen en el grupo hasta nuestros días. Se trata de Pagan’s Mind. Combo de considerable prestigio en al escena prog-metalera de todo el mundo y cuyos inicios fueron convincentes prácticamente desde su estreno con su ópera prima; aunque fue con su segundo trabajo, “Celestial Entrance”, con el que definitivamente presentaron su candidatura a banda compacta y de largo recorrido.
Nunca inventaron nada. Pagan’s Mind continuan siendo un ejemplo del mejor metal progresivo de corte convencional; pero tal es su convicción que trasciende a sus canciones en forma de intachable ejercicio de estilo…

Otros noruegos involucrados en la misma escena musical, y que fueron teloneros de Pagan’s Mind durante sus primeros años son Circus Maximus. Comenzaron siendo un grupo de versiones de Dream Theater y Symphony-X. De hecho sus primeros trabajos cayeron para muchos en la clasificación de “clones de Dream Theater”, y lo cierto es que estos escandinavos siempre acumularon grandes proporciones de clase, y no tantas de originalidad. Por eso, cuando hace algún mes ya descubríamos el single de adelanto de su nuevo LP, “Havoc”, advertíamos signos de evolución, de afianzamiento de ideas propias, y ahora, ya con el disco completo en nuestras manos desde hace algunas semanas, no se puede más que reafirmar esa idea. Con “Havoc” Circus Maximus alcanzan por fin su mayoría de edad. Su trabajo más maduro y personal, en el que no faltan los guiños melódicos, los influjos de sus adorados Dream Theater, pero también considerables momentos de inspiración propia, que pueden hacer recordar a nombres de otro mundo como U2 o Muse, entre otras cosas. Producción mucho más natural y profunda que nos conduce al mejor álbum de su discografía….

(Además esta semana en Rocktopia: ALMANAC, KARMA TO BURN, ACE FREHLEY, LITA FORD y LEE AARON)

ROCKTOPIA 9 de Junio de 2012

Descarga y/o escucha siguiendo este link: ROCKTOPIA – 2012-06-09.mp3

Hoy abrimos con una banda de alguna forma maldita dentro de la escena europea. Uno de esos grupos aparecidos en el momento erróneo, y cuya categoría no logra derribar las barreras de las modas. Hoy iniciamos Rocktopia con el cuarto y a la postre, póstumo disco de una gran banda noruega como Conception.
Combo formado por caracteres tan brillantes como Tore Ostby a la guitarra y Roy Khan a la voz, y que durante los difíciles años noventa pusieron en marcha esta banda que coqueteaba con el metal melódico, técnico, y de contornos progresivos. Mala propuesta para unos años en los que el metal agresivo o corrosivo era lo que imperaba en todo el mundo. A pesar de ello su crecimiento gradual trajo como consecuencia su disco de 1997, un trabajo llamado “Flow” en el que Conception terminaron de afinar su estilo y crear su propia manera de hacer metal distinguido. Guitarras tecnificadas, producción cristalina pero sólida y la diferenciada voz de Roy Khan al servicio de composiciones de la elegancia, sofisticación y hasta comercialidad en canciones como “Gethsemane”, la cual abría el disco…

Conception sin duda abrieron el camino para que bandas de su misma procedencia accedieran al exterior. Ese es el caso de los también noruegos Circus Maximus, con quienes compartieron cartel en el ProgPower Festival americano, en su edición de 2005. Aquel fue un encuentro de una banda de culto que se reunía para esa sola actuación -era el caso de Conception- saludando a una promesa como Circus Maximus quienes se presentaban en sociedad. Han pasado los años y Circus Maximus es una auténtica realidad con una reputación ganada a pulso y su nuevo disco “Nine” siendo publicado en estos días. A pesar del título es el tercer álbum de la banda de Oslo. Un trabajo para el que ha habido que esperar nada menos que cinco años. Un lustro para continuar por los derroteros de sus primeros discos, aunque con la experiencia ganada en todo este tiempo, y que también proviene de los escarceos de algunos miembros del grupo con otros proyectos. Lo cierto es que quizás sea por ello que Circus Maximus se atreven con “Nine” a acometer los puntos más distantes de su música. Y es que en este nuevo disco suenan más melódicos que nunca, pero también con algunas cotas de contundencia, especialmente guitarrera, antes no alcanzados. Melodía y pasión… es nuestro disco de portada.

(Además esta semana en Rocktopia: FIREWIND, BOOK OF REFLECTIONS, MARCEL COENEN, REINXEED, ADRENALINE MOB e INNTERMEZZO)