Programa 29 de Junio de 2019

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Nuestro paseo por el pasado habitual al inicio de cada Rocktopia nos va a llevar esta vez al año 1988, a lo que fue el quinto disco en solitario de una de las voces más carismáticas y reconocibles del rock sinfónico, el cantante de Yes, Jon Anderson, quien hace más de 30 años editaba “In The City Of Angels”, durante una de sus salidas de su banda de toda la vida, y en el que quiso buscar una dirección netamente comercial a sus canciones. Un Jon Anderson , cuya carrera en solitario siempre se ha caracterizado por representar en todo momento una precisa muestra de lo que es el personaje en cuestión en cada momento de su vida. Este disco sin duda suena ochentero, pero quizás en el buen sentido de la palabra, ya que en este caso se traducía en una producción del nivelazo que se estilaba entonces, cuando había presupuesto detrás, y también en cuanto a colaboraciones del más alto nivel, como las de Paulino Dacosta, Dan Huff, Michael Landau o una abrigada representación del grupo Toto…

La conexión habitual entre nuestro disco del recuerdo y nuestro álbum destacado de la semana viene dada de la mano de Gina Gleason, la joven guitarrista que ha sido miembro del grupo de directo de Jon Anderson en los últimos tiempos, además de haber acompañado también a Carlos Santana y haber sido instrumentista de El Circo del Sol. Ese es su historial previo a su rol desde hace un par de años, como guitarrista y segunda vocalista de la banda Baroness.
Después de tres años y medio desde la edición de su anterior LP, la banda de Georgia retorna con un disco que puede marcar para ellos un antes y un después. Siempre fueron concienzudos a la hora de trasladar a su propuesta todas esas influencias del punk, del post-rock o del chamber rock, pero la materialización de todo ello nunca ha poseído la carga de profundidad y variedad musical de su nuevo “Gold & Grey”. Los cantos desesperados del líder John Baizley siguen aquí, y también los guitarrazos y la producción áspera que aloja esa nerviosa sección de ritmo. Pero hasta el propio Baizley ha declarado haber recordado a Pink Floyd en los procesos de grabación de esta nueva obra. Y es que han añadido atmósferas hasta entonces inéditas, muchas más canciones sosegadas y una sensación de experimentación conceptual antes no explotada. Son los nuevos Baroness. Fieles a su filosofía pero dispuestos a indagar en nuevos horizontes que prometen emociones para próximas entregas…

(Esta semana en Rocktopia: JON ANDERSON, BARONESS, TERAMAZE, JOE STUMP, LARS ERIC MATTSSON, LONERIDER, PAICE-ASHTON-LORD y DEWOLFF)

Programa 12 de Mayo de 2018

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

A pesar de nacer en un momento en el que las modas imperantes no les ayudaban, sino más bien todo lo contrario, Buckcherry se las arreglaron desde sus inicios en 1995 para destacar, y lo hicieron de la misma manera que una década antes bandas como Guns’N’Roses o Motley Crüe lo habían hecho, o sea, pateándose los escenarios de los clubs más humeantes de California; dejándose el sudor y la sangre en cada actuación, y haciendo mucho ruido. Después de tres años batiéndose el cobre, Buckcherry habían conseguido llamar la atención a la antigua usanza. Sorpresivamente para la época, en 1998 fueron enviados a Toronto para grabar con un productor de la categoría de Terry Date, y materializar por todo lo alto su disco de debut. Público y crítica convinieron tajantemente que estábamos ante una explosión de adrenalina sónica e insolencia pocas veces escuchada desde la irrupción de Guns’N’Roses. En abril de 1999 se editaba el primer y homónimo álbum de Buckcherry, consiguiendo llegar a disco de oro en Estados Unidos y también en Canadá. Su hard rock descarado recordaba a los propios Guns’N’Roses, a Aerosmith y a AC/DC, y lo hacía con toda frescura…

Buckcherry va a ser una de las atracciones del estupendo cartel de la segunda edición del Garage Sound Festival. Otra de las apariciones que promete, es la de los holandeses DeWolff.
Son todavía jóvenes, pero ya experimentados. Comenzaron cuando sus edades estaban entre los 13 y 17 años, así que ahora, todavía con toda una carrera por delante, pueden decir que pocos grupos han tocado tanto y en tantos lugares. “Thrust” es su nuevo disco. Ellos dicen que han intentado dejar un poco de lado sus producciones más setenteras de sus anteriores discos, y puede ser, pero eso no es obstáculo para que, éste su sexto LP de estudio, suene una vez más felizmente anacrónico, repleto de psicodelia y con todas esas trazas de las bandas de, para ellos abuelos, que escribieron con letras de oro el rock de los 60s y 70s. Guiños a sus adorados Jimi Hendrix, The Doors o Led Zeppelin en este “Thrust”, firmado por estos niños prodigio que han teloneado a eminencias como Ten Years After o Deep Purple. De hecho el bajista de estos, Roger Glover, declaró entonces su admiración por ellos, sus nietos musicales…

(Esta semana en Rocktopia: BUCKCHERRY, DEWOLFF, STONE BROKEN, GREG HOWE, WANDERING VAGRANT, TOMORROW’S EVE y SAFFIRE)