Programa 23 de Enero de 2016

ROCKTOPIA Pdcst 16-01-23

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Cuando se habla de bandas de culto y se hace en toda la extensión de la palabra, hay pocas que se ciñan tanto a ese adjetivo como los americanos Pentagram.
La traducción de la palabra Pentagram al castellano, no significa ‘pentagrama’ como fonéticamente se podría pensar, sino que se refiere a la estrella de cinco puntas formada de un solo trazo, símbolo en muchos casos de lucifer. Con esas credenciales no es de extrañar que estos virginianos se hayan convertido con el paso de las décadas en una de las influencias de montones de bandas de doom metal. La historia de Pentagram es rocambolesca y complicada. Las drogas, los desequilibrios personales y musicales hicieron que a pesar de ser formados en el año 1971, bajo la influencia determinante de grupos como Black Sabbath, Uriah Heep, Blue Cheer o Deep Purple, no consiguiesen grabar su primer álbum oficial hasta 1985. Antes, tan solo algunos singles esparcidos habían logrado formar su discografía. A partir de mediados de los ochenta, la obsesión por lo oscuro de su líder, el estrambótico Bobby Liebling, llevó a Pentagram por los sombríos senderos del metal más pesado, dejando a un lado la fisonomía primitiva de la banda, que en sus inicios tenía más que ver con el Rock psicodélico.
Afortunadamente en 2001 el sello Relapse se las arregló para rescatar un buen puñado de grabaciones realizadas durante los primeros años de vida del grupo. Maquetas que de manera regular Pentagram grababan para caer en saco roto, olvidadas por las compañías discográficas de la época. Esa recopilación de grabaciones amateurs se publicó bajo el nombre de “First Daze Here (The Vintage Collection)”, gracias a la cual se inmortalizaron, remasterizados y de manera digna, algunos de los primeros pasos del grupo…

Con el paso del tiempo muchos músicos han sido los que han nombrado a Pentagram como fuente importante de inspiración. Uno de ellos es Magnus Pelander, y es que él formó su banda, Witchcraft, con la sola intención de grabar una canción como tributo a Pentagram. Las cosas transcurrieron muy deprisa y en poco tiempo Witchcraft estaban grabando discos y girando por Europa abriendo para grupos como Orange Goblin o Grand Magus.
La madurez de la banda sueca los ha traído hasta nuestros días con la edición de “Nucleus”, el quinto disco del grupo. Nueva formación y nuevas intensidades para firmar un álbum que es la confirmación de las sonoridades menos retro abiertas en su estupendo anterior disco, a lo que han aportado ahora una carga de oscuridad superior para conformar el que probablemente es su trabajo más heavy editado hasta la fecha…

(Además esta semana en Rocktopia: CALIGULA’S HORSE, JOE STUMP, ASHES 2 ASHES, GRAVESHADOW y DOCKER’S GUILD)

ROCKTOPIA 16 de Junio de 2012

Descarga siguiendo este link: ROCKTOPIA – 2012-06-16.mp3

Era el año 1996. Una banda de grandes pausas en su carrera como Rush atravesaba uno de esos periodos de inactividad. Era el momento para que algunos de sus miembros desempolvaran su fondo de catálogo, sus ideas nunca inmortalizadas. Por eso el guitarrista Alex Lifeson ponía en marcha su proyecto en solitario Victor. Junto a él el cantante de I Mother Earth, Edwin; el bajista de Primus, Les Claypool y su propio hijo Adrian Zivojinovich. Musicalmente Victor, y su único disco homónimo, presentaban las ideas esparcidas y a menudo inconexas de un músico de la categoría de Alex Lifeson. En Victor había guiños a Rush, como no podía ser de otra manera, aunque mayormente se nutría de nuevas experiencias sónicas con programaciones y ambientes hipnóticos por un lado, pero también prácticas con las que probarse ejecutando episodios de bastante nivel corrosivo y hasta cierta insolencia lírica, muy acordes con las corrientes musicales que triunfaban en el planeta en aquellos años 90…

Si suena Alex Lifeson y Victor al inicio de Rocktopia es porque lo siguiente que nos depara el programa es el flamante nuevo álbum de su banda madre, los inconmensurables Rush, y es que “Clockwork Angels” está ya en las tiendas.
Cada nuevo disco de Rush es un acontecimiento en sí mismo. Una de las bandas más grandes de la historia del Rock, así de sencillo, a pesar de que inexplicablemente en nuestro país siga siendo un grupo de relevancia limitada. Rush jamás se han aventurado a editar discos de relleno, nunca han sido esclavos de las imposiciones de la industria para publicar trabajos que no reflejen sus necesidades artísticas. Por eso cada nueva obra de la banda de Toronto es una garantía musical en toda la extensión de la palabra, y “Clockwork Angels” no es ni mucho menos una excepción: un álbum pletórico de ideas, colmado de toda la esencia y personalidad de un grupo de leyenda que sin embargo supura vitalidad y nuevas emociones en cada una de sus canciones. Rush o la cuadratura del círculo que significa aunar bajo un mismo techo técnica, virtuosismo, sentimientos y música en algunos momentos aparentemente sencilla, pero que sin embargo esconde secretos solo descifrables para los más inquietos exploradores musicales. Después de más de cuarenta años de carrera todavía tienen cosas que decir, cosas que resultan familiares pero refrescantes. Así es “Clockwork Angels” el fastuoso nuevo disco conceptual de Rush. Es nuestra portada, a todo color y en 3D.

(Además esta semana en Rocktopia: DOCKER’S GUILD, ANDY TIMMONS, GUN, EUROPE y MATO NANJI’S INDIGENOUS)