Programa 26 de Mayo de 2018

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

No siempre la carrera de un músico de prestigio y categoría contrastada se nutre de crear e interpretar la música que más le llena. Ahí están los músicos de sesión que dedican su profesión a acompañar a quien reclama su presencia con mayor o menor objeción de conciencia artística. Uno de esos magníficos profesionales es Nick D’Virgilio. Probablemente él hubiera querido dedicar su trayectoria a una banda como Spock’s Beard, pero la necesidad de pagar las facturas hizo que los abandonase en el año 2011, para dedicarse a esas otras cosas que le dan de comer, como por ejemplo pertenecer al núcleo de músicos de El Circo del Sol, la mayor productora teatral del mundo. Por el camino D’Virgilio ha estampado la firma de su batería en discos de, por ejemplo, Genesis (sustituyendo nada menos que a Phil Collins) o Tears For Fears, además de ser miembro de los retro-progresivos británicos Big Big Train.
Por eso cuando un músico de semejante bagaje editaba en 2001 su primer disco en solitario, hubo cierta expectación por saber qué nos depararía el trabajo independiente de este enorme batería y buen cantante. Aquella primera obra de D’Virgilio fue publicada bajo las siglas N.D.V. y con el título de “Karma”. Nick demostraba su suficiencia haciéndose cargo de todos los instrumentos en varias canciones, y también echando mano de amigos con los que ya había trabajado; componentes de los propios Spock’s Beard o Beer For Dolphins, entre otros.
“Karma” se erigía como una pequeña muestra de algunos de los estilos con los que D’Virgilio se sentía más cómodo: rock alternativo que se complicaba hasta mutar hacia lo progresivo o rock orientado para adultos que en otros instantes jugaba con tonos acústicos y baladas…

Precisamente la reaparición de Nick D’Virgilio es una de los atractivos del nuevo disco de sus añorados Spock’s Beard, y es que ésta es seguramente la banda con la que más disfruta tocando. “Noise Floor” es el nuevo álbum de los californianos y el tercero con el vocalista Ted Leonard como frontman, y no solo eso, sino parte fundamental de la composición. Un álbum con el que los Beard declaran haber intentado hacer de sus canciones algo más accesibles, siempre dentro del entorno inevitable del rock progresivo del que ellos son santo y seña desde hace más de 25 años. Lo cierto es que la grandilocuencia épica de los tiempos liderados por Neal Morse forman parte ya del recuerdo, y la banda es ahora un combo de música progresiva, sin duda, pero con algo menos de la pomposidad casi hogareña que Morse imprime a lo que hace. Al final un trabajo con el que dejar satisfechos a los que disfrutaron de sus últimas obras, y que nos traen de vuelta a una de las mejores formaciones de rock progresivo surgidas en las últimas décadas….

(Esta semana en Rocktopia: NICK D´VIRGILIO N.D.V., SPOCK’S BEARD, STEVE WALSH, ALESSIO BERLAFFA, JOE BONAMASSA, DON AIREY y APPICE)

Programa 17 de Mayo de 2014

ROCKTOPIA Pdcst 14-05-17

Descarga y/o escucha siguiendo este link: http://www.mediafire.com/listen/lnrl5468rzc7im9/ROCKTOPIA_-_2014-05-17.mp3

_____________________________________________________________________________________________

Además del año del mundial de fútbol celebrado en España, 1982 fue también el año de la publicación de nuestro disco del recuerdo de esta semana. Un incunable que reunía a dos músicos como Glenn Hughes y Pat Thrall.
Tras su salida de Deep Purple en 1976, Glenn Hughes publicaría poco después un álbum en solitario con el nombre de “Play Me Out” en el que exploraba con más profusión que nunca su vena funk y soul. Poco o nada ocurrió con él, y Hughes se mudó a Los Angeles dejando aparcada su actividad musical durante años, hasta que en 1981 conoció al guitarrista Pat Thrall quien era relativamente conocido sobre todo por su trayectoria como miembro de la banda de Pat Travers.
Sin nada que perder, y tampoco demasiado ruido, Hughes y Thrall prepararon un puñado de canciones principalmente emparentadas con el Rock orientado para adultos, las cuales verían la luz en forma de disco durante el verano de 1982.
La producción correría a cargo de Andy Johns quien había trabajado como ingeniero en discos de Zeppelin y Rolling Stones; y producido álbumes para Free o Television. La obra final, simplemente titulada Hughes/Thrall, empaquetada tras una portada de dudoso gusto, se ha convertido con el paso del tiempo en un disco casi de culto, con varias de sus canciones formando parte del repertorio de Glenn Hughes en directo. Un álbum injustamente obviado, que recuperamos hoy en Rocktopia, como nuestro guiño al pasado de cada semana.
En el verano de 1982 se producía el descalabro de la selección española de fútbol, pero también la feliz edición de un disco de encanto como este homónimo Hughes/Thrall…

¡Qué lejos quedan los tiempos en los que Glenn Hughes esparcía sus lanzamientos! Casi desenganchado del mundo de la música y muy enganchado al uso de ciertas sustancias. Eso es historia desde hace muchas lunas. Glenn Hughes afortunadamente prosigue con su adicción sólo al trabajo.
Después del fiasco que significó la disolución de los brillantes Black Country Communion, Hughes no ha dejado pasar la oportunidad y ha seguido trabajando con el batería Jason Bonham para dar con la consecución de una nueva banda: California Breed.
A ellos se les ha unido un joven guitarrista llamado Andrew Watt, a quien acertadamente Hughes describe como una mezcla de Jimmy Page y Mick Ronson. California Breed y su disco de idéntico nombre cuenta con la producción de un muy actual Dave Cobb, quien ha dotado al álbum de un sonido de base rítmica muy Zeppelin, mientras las guitarras suenan básicas y ásperas. Un encuadre sónico por momentos algo turbio, para presentar a California Breed como una especie de Black Country Communion más básicos, más primitivos y por instantes más corrosivos. Momentos de Rock elemental y al grano como la magnífica “Midnight Oil” que es de la partida de este estupendo y rugoso álbum de debut de California Breed. Nuestro disco de portada.

(Además esta semana en Rocktopia: DON AIREY, W.A.M.I., ROCK CANDY FUNK PARTY, KAMCHATKA, TRANSATLANTIC y TRUCKFIGHTERS)

ROCKTOPIA 8 de Febrero de 2014

ROCKTOPIA Pdcst 14-02-08

Descarga y/o escucha siguiendo este link: http://www.mediafire.com/listen/xybtjenvo7o3jjx/ROCKTOPIA_-_2014-02-08.mp3

_____________________________________________________________________________________________

Arrancamos con uno de esos discos buscados y cotizados en el momento de su edición en vinilo en 1983. En la primavera de aquel año se ponía a la venta, solamente en Japón, un trabajo de un guitarrista idolatrado por aquellas tierras desde siempre: el tristemente fallecido Gary Moore. Su carrera en solitario como guitarrista de Hard Rock comenzaba a despegar de manera por fin consistente tras la publicación de “Corridors Of Power”. Las audiencias japonesas, siempre veneradoras de músicos de su clase, le abrieron las puertas de par en par durante las noches del 24 y 25 de enero de ese año, durante las cuales Gary Moore presentaba aquel disco en Tokio, y ya de paso, grababa aquellos dos shows con la intención de lanzar lo que sería “Rockin’Every Night”, uno de esos vinilos que aparecían entonces como codiciado, y caro, objeto del deseo en las tiendas de importación. Era uno de esos momentos en los que reivindicar la importancia de un músico como él indicaba estar al tanto de lo que ocurría ahí fuera, y además toda una aventura para los coleccionistas de su aún esparcida discografía en solitario.
Años más tarde “Rockin’Every Night” se editaría por fin en Europa, y ese encanto de la exclusividad quedó un tanto disipado, aunque la realidad es que en cualquier caso se trata de un álbum en directo, de los de aquella época, y además grabado en Japón como tantas obras en vivo imperecederas de aquellos años.
Formación de lujo con mención especial para los actuales Deep Purple Ian Paice a la batería y Don Airey a los teclados, además de contar con el vocalista John Sloman quien venía de Uriah Heep. Es nuestro disco del recuerdo: el inigualable Gary Moore.

Si hemos abierto con Gary Moore es porque él es una de las máximas atracciones de lo que va a ser el nuevo disco de su amigo del alma Don Airey, con quien aparecía en ese “Rockin’Every Night” y con quien tocaría en incontables ocasiones a lo largo de sus respectivas carreras.
“Keyed Up” es el nuevo álbum del teclista de Deep Purple, quien a pesar de serlo, continua con su carrera en solitario. El 17 de febrero se pone a la venta, con colaboraciones de lujo y ya irrepetibles como la de Gary Moore, y también la de otro ex de Rainbow como Graham Bonnet.
“Keyed Up” mezcla el aura a classic Rock propio e inseparable de Don Airey, con su faceta más sinfónica. Así lo atestigua una canción titulada “Mini Suite”; la revisión de la 9ª Sinfonía de Beethoven que ya hiciera con Rainbow, o la versión del “Adagio” de Albinioni en la que colabora, y de qué manera, el añorado Gary Moore, que es lo que escuchamos a continuación. Se publica en un par de semanas y es nuestro disco de portada…

(Además esta semana en Rocktopia: THE FLOWER KINGS, BRUCE BOUILLET, WITHIN TEMPTATION, RING OF FIRE, LARS ERIC MATTSSON y PERIPHERY)

ROCKTOPIA 17 de Diciembre de 2011

Descarga y/o escucha siguiendo este link: ROCKTOPIA – 2011-12-17.mp3

Momento para el recuerdo, como en el inicio de cada edición de Rocktopia. Hoy nos vamos al año 1986, momento de la edición del primer disco de Virginia Wolf. Una formación pocas veces recordada a pesar de significar la presentación en sociedad, de manera seria y con visos de futuro, del ahora veterano, y entonces muy joven Jason Bonham, evidentemente hijo del gran John Bonham. Virginia Wolf grabarían tan sólo dos discos, a pesar de que con ellos su compañía de discos había puesto toda la carne en el asador, y es que el primero de ellos fue producido por Roger Taylor de Queen, mientras que la producción del segundo corrió a cargo de Keith Olsen. Además gira como la que les hizo acompañar por los Estados Unidos a la banda de Jimmy Page y Paul Rodgers, The Firm, hicieron que Virginia Wolf vendieran 250.000 copias de sus dos trabajos. Con eso y con todo, Virginia Wolf sigue siendo hoy en día un grupo semi-olvidado. Entre otras, esa es una de las razones por las que se creó esta sección en Rocktopia. Para recordar discos como el homónimo de Virginia Wolf, con su meridiano AOR británico, cuya producción, la de Roger Taylor, no ha soportado demasiado bien el paso del tiempo, aunque este disco de Virginia Wolf poseía buenas canciones y el descubrimiento de un cantante de la valía de Chris Ousey.

Veinticinco años después, Jason Bonham ha aparecido recientemente por el programa como flamante miembro de los estupendos Black Country Communion, y hoy va aparecer el cantante Chris Ousey quien estrena nuevo disco en solitario. Después de formar en Virginia Wolf, Chris Ousey sería parte de otro grupo de relevancia dentro del hard rock británico como Heartland. Ahora, cuando el año va tocando a su fin Ousey nos trae su primer disco en solitario, para el que ha contado con un auténtico grupazo. Y es que junto a él encontramos a Mike Slamer y Tommy Denander a las guitarras, producción y composición; a Neil Murray al bajo (Whitesnake, Black Sabbath) y a Gregg Bissonette (David Lee Roth, Joe Satriani) como batería. Con esa alineación la cosa no podía salir mal, y mucho menos teniendo en cuenta que el poderío vocal de Chris Ousey, lejos de disminuir con el paso de los años, ha ido ganando enteros…

(Además esta semana en Rocktopia: DON AIREY, KEN HENSLEY, NIELS VEJLIT, VANGOUGH, ANDROMEDA y GILLAN/IOMMI-WHO CARES)