Programa 9 de Marzo de 2019

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Quien más y quien menos puede reconocer que una banda como King Crimson ha sido una de las que mejor se ha adaptado al cambiante paisaje musical. La continuidad no ha sido la constante, sobre todo en las últimas dos décadas, pero el rey carmesí siempre ha mantenido viva su llama, aunque sea a través de proyectos paralelos.
En 1995 la banda de Robert Fripp hacía más de diez años que no editaba un LP. El EP “Vroom” había roto la sequía el año anterior, pero fue “Thrak” el álbum que definitivamente marcó el reinicio de estos pioneros de la experimentación progresiva.
Fripp comenzó a armar una nueva versión de la banda en 1993, con Adrian Belew, Tony Levin, Bill Bruford, Trey Gunn y Pat Mastelotto. Una formación con dos guitarristas, dos bajistas y dos baterías. Una alineación con formato de doble trío con la que explorar nuevas maneras de enfocar su música. Un álbum con una gran carga instrumental en el que tenían cabida las influencias pop traídas por Belew, pero también toda esa carga intransferible de sofisticación retorcida en una fórmula semi-instrumental que recuperaba algunas canciones de su anterior EP. La manera de adaptarse a los comprometidos 90s sin perder la esencia…

Pat Mastelotto saltó a la fama gracias a su periplo con la banda de AOR técnico Mr.Mister. La reputación ganada con ellos le valió para trabajar como músico a sueldo con muchos artistas e ingresar en la filas de King Crimson. Luego, gracias a ello, su prestigio se disparó aún más, habiendo participado desde entonces en múltiples proyectos como HoBoLeMa o más recientemente Mecca, aunque lo que le trae hoy hasta aquí es el que le une a los italianos Lorenzo Esposito Fornasari “LEF” y Carmelo Pipitone; y al ex bajista de Porcupine Tree, Colin Edwin. La reunión de estos músicos se llama O.R.k desde el año 2015 en el que debutaron discográficamente y “Ramagehead” es su tercera entrega. La colaboración de estos artistas de grandes capacidades y filosofía vanguardista nos trae de nuevo la fusión de la psicodelia acústica y el rock matemático preciso, con grandes dosis de melodías a veces emocionales, con esa carga histriónica y de caos controlado…

(Esta semana en Rocktopia: KING CRIMSON, O.R.K., COLD NIGHT FOR ALLIGATORS, KADINJA, ANDY JAMES, DREAM CHILD, LAST IN LINE y DEVIL’S HAND)

Programa 6 de Octubre de 2018

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Polonia ha sido desde hace mucho tiempo un reducto importante para el movimiento progresivo. La escena de bandas existía con nombres primero para el autoconsumo, y luego para la exportación. Bandas veteranas como SBB le daban el testigo a otras como Abraxas o Collage, y estos poco después a grupos como Quidam. Ellos nacieron de las raíces de una banda llamada Deep River más emparentada con el rock clásico o el blues, pero al cambiar su nombre al de Quidam, también hicieron que su música se adentrara por parajes de art-rock y rock sinfónico estilista en la onda Camel. En el año 2007 Quidam pasaron por la confirmación de una evolución natural. La que los traía de esa fisonomía de neo-prog con la que llevaban conviviendo desde hacía mucho tiempo, hacia una dirección más vanguardista. Hay quien lo comparó con la metamorfosis de los viejos Marillion de Fish, hacia los actuales de Steve Hogarth. En cualquier caso “Alone Together”, que es como se titulaba aquel disco editado hace once años, recogió desde el principio críticas muy positivas y el favoritismo de los fans…

La tradición prog-polaca siguió su curso, y grupos como Quidam continuaron y dieron paso a otros como Riverside. Algo que ahora se refuerza aún más, desde que Riverside anunciaran que su nuevo guitarrista de directo sería precisamente el fundador de Quidam, Maciek Meller.
Eso es en lo que se refiere a la traumática sustitución del fallecido guitarrista Piotr Gruzinski para los conciertos en directo, ya que de cara a la grabación en estudio, Riverside son, y serán de momento, un trío tal y como se demuestra en la consecución de su nuevo y flamante disco, el cual lleva por nombre “Wasteland”. Un álbum muy complicado de facturar como ellos admiten. Con un proceso creativo sobrevolado por la ausencia del compañero caído. Riverside siempre han sido un grupo muy emotivo, pero para este nuevo trabajo, parece que esa dosis de sensibilidad se ha multiplicado. Además del bajo y su característica voz, Mariusz Duda ejerce aún más de líder haciéndose cargo de las guitarras, que ahora suenan quizás más terrenales y orgánicas…

(Esta semana en Rocktopia: QUIDAM, RIVERSIDE, CALIGULA’S HORSE, CIRCLES, JUAN SAURIN, DARK SARAH, DREAM CHILD y ARTIZAN)