Programa 8 de Abril de 2017

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

En 1993, cuando la fiebre del grunge estaba en todo su apogeo y el nu-metal y el metal industrial comenzaban a asomar la cabeza, había músicos y bandas que se negaban hincar la rodilla y aguantaron el tirón manteniendo firmes sus ideas. Algunos de ellos fueron los músicos veteranos, que unieron fuerzas acaso pensando que la etiqueta de “superbanda” haría de efecto llamada para todos aquellos nostálgicos de nuevo cuño que no comulgaban con la oferta de la industria discográfica. Así se formó una agrupación llamada Mother’s Army, creada por nombres como Bob Daisley (Rainbow, Ozzy, Gary Moore y demás); Carmine Appice (insigne baterista de mil bandas, también como la de Ozzy Osbourne, King Kobra, y por su puesto Vanilla Fudge o Cactus); Jeff Watson de Night Ranger a la guitarra; y para redondear el equipo el cantante Joe Lynn Turner quien tras su paso por Rainbow había sido recientemente echado de Deep Purple. Mother’s Army comenzó su vida como grabación de sesión para el guitarrista de Night Ranger, Jeff Watson. Cuando el ex-bajista de Rainbow, Bob Daisley, comenzó a ser parte de esas sesiones el proyecto se convirtió en una nueva banda, inicialmente llamada Lone Ranger. Una gira por Japón les señaló dónde estaba el futuro, cambiando el nombre de la banda a Mother’s Army, con la inclusión de Joe Lynn Turner. Cierta repercusión en Japón y poco más, la de discos como su debut homónimo de 1993…

En la formación de Mother’s Army resultaría fundamental el hecho de que el ex-guitarrista de Night Ranger, Jeff Watson, se encontrara en ese momento fuera de la banda que le dio el éxito. Con el paso del tiempo Watson ha demostrado no estar demasiado interesado en Night Ranger, y su ausencia en la edición del nuevo álbum de los californianos así lo demuestra. Eso sí, en lo nuevo de Night Ranger aún perdura el legado de otros miembros históricos del grupo como Brad Gillis, Kelly Keagy o Jack Blades. Por eso “Don’t Let Up”, que es el título del disco, afortunadamente no escapa del influjo de estos tres tipos, responsables de cualquier manera, de haber llegado a la consecución de hit-singles a lo largo de su era dorada, cuando alcanzaban ventas millonarias en Estados Unidos y en Japón. Inexplicablemente (o no) Night Ranger nunca fueron tampoco en absoluto relevantes en nuestro país, y eso no va a cambiar con su nuevo disco, el cual ostenta orgulloso muchas de las credenciales que les hicieron ser chicos de oro en mitad de los ochenta…

(Esta semana en Rocktopia: MOTHER’S ARMY, NIGHT RANGER, ECLIPSE, X-TASY, FRANK CARUSO, OPEROSE, EPICA y NEED)

Anuncios

Programa 14 de Marzo de 2015

ROCKTOPIA Pdcst 15-03-14

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Si un músico de Rock que ha degustado la fama y el dinero durante unos cuantos años, publica un libro autobiográfico, años más tarde, con el título “La estrella del Rock que Dios olvidó”, algo más que un atisbo de amargura parece trascender.
En 1986, el guitarrista Kee Marcello se convirtió en nuevo miembro de los multiventas Europe. Veinticinco años después escribía sus memorias con cierta nostalgia y resentimiento.
Marcello había sido un músico de discreta trayectoria hasta su paso por Europe. Cuando la banda Sueca se puso en estado de pausa al comienzo de los 90s, él aprovechó para trabajar con otros artistas y acometer su carrera en solitario. Su primer disco supuso una suerte de propuesta entre la Americana y el Country. Corría el año 1995. Tuvieron que pasar otros nueve años para que Kee Marcello pusiera en marcha su proyecto Kee Marcello’s K2, junto al batería de Mercyful Fate o King Diamond, Snowy Shaw. Juntos grabaron su, hasta ahora, único trabajo: “Melon Demon Divine”, en el que Marcello se hizo cargo también de la voz.
El disco se editaría en 2004, con una moderada acogida y críticas por lo general positivas. Se trataba de un álbum de poso ciertamente personal, sin demasiadas ataduras con su pasado y un aura heterogéneo que le confería un aspecto interesante…

A pesar de que hubo contactos para ello, finalmente Kee Marcello no formó parte de la reunión de Europe en 2003. Si alguien pensó que aquella reunión se trataría de algo eventual y transitorio se equivocó. Doce años después Europe siguen aquí. En una forma mucho más dimensionada que en sus días de rotundo éxito, lo que les ha garantizado una continuidad basada en editar solventes trabajos y en girar y girar por todo el mundo, probando en directo la magnífica banda de Hard Rock que son.
Su décimo disco de estudio se llama “War Of Kings”. Si hubiera que añadir alguna descripción bastaría decir que ha sido producido por Dave Cobb. Un hombre profundamente emparentado con artistas encuadrados en géneros de raíz americanos, relacionados con el Country, la Americana o el Folk alternativo. Producciones hechas a la vieja usanza, muy naturales, y que han tenido más recientemente su extrapolación a bandas de Rock en lanzamientos como los de California Breed o Rival Sons. Por eso fue elegido por la propia banda, para ser el encargado del nuevo disco de Europe, y por eso “War Of Kings” es el trabajo más tradicionalmente rockero que jamás haya creado la banda sueca.
Un álbum de polvorienta sonoridad, heredero directo ya sin cortapisas, de las influencias reales de estos músicos criados escuchando la música de Led Zeppelin, Black Sabbath, Thin Lizzy o Deep Purple. Europe y su cara más madura. La que probablemente siempre quisieron haber mostrado…

(Además esta semana en Rocktopia: HEAT, ECLIPSE, INTERVALS, LONELY ROBOT, NIGHTINGALE y NEONFLY)

ROCKTOPIA, Especial Discos Destacados 2012 (II)

ROCKTOPIA Esp Discos 2012 II

Descarga siguiendo este link: http://www.mediafire.com/?ag43g3qj03nixke

__________________________________________________________________________________________

Segunda y última parte de nuestro repaso a los discos destacados que han transitado por Rocktopia durante el pasado año…

ROCKTOPIA 13 de Octubre de 2012

Descarga siguiendo este link: http://www.mediafire.com/?x2gwzphuqekh3bn
_______________________________________________________________________________________

Hace 54 años nacía en una pequeña localidad escocesa Derek William Dick, un tipo grande y carismático que trabajó como jardinero y leñador hasta que todo el mundo terminó por conocerle como Fish, el cantante de Marillion. Para muchos cuando él dejó la banda británica nada volvió a ser igual, algo bastante obvio para bien, para mal o simplemente para diferente. Los siete años que estuvo al frente de Marillion fueron los de su nacimiento, éxito y consolidación, aunque las cosas no terminaron de ir del todo bien y la historia concluyó con el vocalista escocés fuera del grupo. Inmediatamente Fish se haría acompañar de una serie de músicos de garantías entre los que se encontraba, por ejemplo, el actual guitarrista de Iron Maiden, Janick Gers, con ellos grabaría su primer disco en solitario bajo su solo nombre y el título “Vigil In A Wilderness Of Mirrors”. Un álbum con el que retomaba el sonido de los últimos discos que había hecho con Marillion, pero llevándose la música a un terreno menos épico más asequible y hasta ciertamente más Pop, aunque en el tema “The Company”, Fish dejaba correr toda la influencia del Folk escocés, imprimiendo al tema un profundo sabor celta…

Los caminos de Marillion y Fish han ido tomando derroteros diferentes desde aquel año 1988 en el que iniciaron carreras musicales diferentes. Marillion es hoy en día una banda totalmente distinta, mucho más interesada en innovar dentro de esos parámetros de personalidad intransferible que significan el universo Marillion.
“Sounds That Can’t Be Made” es su nueva obra. Después de cuatro años retornan con el que probablemente es su lanzamiento más progresivo desde hace mucho tiempo. Aunque evidentemente siguen haciéndolo a su manera, como el grupo de visos actuales que es, a pesar de atreverse con canciones de más de 15 minutos de duración y compromiso político. Delicadeza interpretativa, lírica Pop, y buen puñado de canciones de cierta profundidad y relajación reflexiva. De las que se escapa de esas premisas es “Lucky Man” con su aire desenfadado y sus inevitables efluvios de The Beatles. “Sounds That Can’t Be Made” es nuestro disco de portada esta semana en Rocktopia.

(Además esta semana en Rocktopia: The Pineapple Thief, Joe Stump, Vision Divine, Cloudscape y Eclipse)