Programa 2 de Junio de 2018

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

La vida de Glenn Hughes dio un brusco cambio a mejor cuando su recuperación en cuerpo y alma se hizo efectiva después de muchísimos años consumiendo todo tipo de drogas. Ya era simplemente milagroso que estuviese vivo, pero aún más que hubiera resucitado artísticamente, haciendo que tocar y componer música fuese su única y nueva adicción. En el año 2004 el cantante y bajista británico se encontraba inmerso en la grabación de discos junto a Tony Iommi y también para el proyecto Voodoo Hill al lado del guitarrista italiano Dario Mollo. Pero la carrera en solitario de Hughes no paraba y tuvo a bien editar un doble CD en directo y DVD con el nombre de “Soulfully Live In The City Of Angels”. Se trataba de la grabación de un concierto exclusivo el cual tuvo lugar en el Sound Image Studio de Hollywood el 11 de enero de aquel año 2004. Un show ofrecido en la intimidad a un selecto grupo de invitados. Estaban en la banda el batería de Red Hot Chili Peppers, Chad Smith, o el guitarrista de Hughes de entonces JJ.Marsh, y además hacía voces el malogrado cantante de Quiet Riot, Kevin Dubrow…

Hughes será cabeza de cartel del Garage Sound Festival, en la noche del sábado 9 de junio, interpretando canciones solamente de Deep Purple. Y otros de los que tocarán ese mismo día son los suecos Graveyard.
La banda de Gotemburgo lleva desde 2006 siendo una de las puntas de lanza de esa nueva generación de talentos que hacen suyo el hard rock setentero, psicodélico y felizmente anacrónico. En el año 2016 amenazaron con tirar la toalla, debido a diferencias musicales y demás, y de hecho así lo hicieron, pero tan solo unos meses después, la recapacitación y algún cambio en la formación devolvían a Graveyard a los escenarios y al estudio de grabación con el productor Chips Kiesbye, tomando las riendas. Un tipo con créditos en discos de Hellacopters, Bonafide o Michael Monroe, entre otros. “Peace” es el nombre de este nuevo trabajo de Graveyard, y como lo que no te mata te hace más fuerte, con él la banda escandinava retorna a los sonidos más ásperos y pesados. Sin trampa ni cartón. Sin toques de postproducción o la utilización de un simple metrónomo. Intentando capturar la tantas veces invocada energía del directo, aunque siempre dejando espacio para momentos más pausados y acústicos marca de la casa…

(Esta semana en Rocktopia: GLENN HUGHES, GRAVEYARD, GUN, NUCLEAR WINTER, JOHN 5, HYVMINE, DREYELANDS y STATUS MINOR)

Anuncios

Programa 10 de Octubre de 2015

ROCKTOPIA Pdcst 15-10-10

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Cuando corrían los primeros años del nuevo milenio, eran otros tiempos en la familia Queensrÿche. Dos de sus miembros, el batería Scott Rockenfield y el guitarrista Kelly Gray, decidieron hacer algo productivo durante un momento de parón de la banda de Seattle. Y como ellos son de allí, de Seattle, siempre han tenido cierto gusto por los efluvios más alternativos de aquella ciudad, capital universal del mejor Grunge facturado jamás.
Eran finales del año 2000 cuando Gray llamó a sus colegas del grupo de Rock sureño Brother Cane, para que se incorporasen al embrión que terminó convirtiéndose en algo llamado Slave To The System.
Tan solo tres semanas después de su primer encuentro, el grupo ya había compuesto y grabado las canciones de su disco homónimo. La química había surgido automáticamente, para cincelar apresuradamente estas canciones inclinadas por las influencias de la banda hacia el Rock clásico, aunque irremediablemente tocadas por la varita mágica del sonido Seattle.
A pesar de las garantías de los músicos que lo firmaban, Slave To The System no encontró el respaldo de una discográfica, así que ellos mismos terminaron auto-publicando la obra dos años después de su creación.
Un disco semi-olvidado, todavía refrescante y con esa aureola de la inspirada improvisación sobrevolándolo todo…

La familia Queensrÿche ya no goza de las relaciones que permitían escarceos como los de Kelly Gray y Scott Rockenfield para formar aquellos Slave To The System. Después de la ruptura de Queensrÿche con gran polémica y juicios de por medio, “Condition Human” es el segundo álbum de los de Seattle sin la presencia de su icónico vocalista Geoff Tate.
Ellos querían recuperar las esencias de sus primeros cinco discos, y abandonar los coletazos indefinidos de sus años inmediatamente anteriores a la ruptura, y así lo han hecho, aunque hay que decir que “Condition Human” se encuadra más que nada en el paisaje de discos como su primer EP homónimo y el subsiguiente “The Warning”, con ramalazos inevitables del influyente “Operation: Mindcrime”. En “Condition Human” hay credibilidad, actitud y fundamentos. Los que sobreviven a la pérdida del talento del propio Geoff Tate, y del ya lejano abandono del guitarrista Chris De Garmo.
Una de las bandas más prestigiosas de su estilo y de su generación…

(Además esta semana en Rocktopia: OPERATION: MINDCRIME, GUS G., JOE SATRIANI, ECHOLYN GRAVEYARD y ORCHID)