Programa 11 de Marzo de 2017

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Paul Gilbert es sin ningún género de dudas uno de los guitar heros más aclamados de la era dorada de virtuosos guitarristas de hard rock y heavy metal. Su nombre está íntimamente ligado a los de Vinnie Moore, Tony MacAlpine o Yngwie J. Malmsteen, dado que todos ellos fueron descubiertos y lanzados al exterior por el gurú del gremio Mike Varney. Por eso, cuando Paul Gilbert inició su carrera en solitario allá por 1998, pocos podían esperar a un guitarrista comedido y discreto; centrado en lo más básico: las canciones; dejando tierra de por medio con respecto a la comercialidad imperiosa de Mr.Big o la contundencia pirotécnica de Racer-X. La carrera en solitario de Gilbert se tornó de filosofía ligera y repleta de sentido del humor, aunque, por supuesto, respaldada por un nivel instrumental extraordinario. Esas fueron algunas de las líneas argumentales de los comienzos de su trayectoria bajo su solo nombre, como fue el caso de su disco de 2002 llamado “Burning Organ”…

Eran los primeros años de esfuerzo en solitario para Paul Gilbert y también los primeros “pinitos” como músico de sesión para producciones de mayor cobertura para un batería alemán afincado en California, cuyo nombre es el de Marco Minnemann. Él pasa por ser uno de los mejores baterías de todo tipo de rock en la actualidad, como sus infinitas colaboraciones y proyectos demuestran: The Aristocrats, Joe Satriani o Steven Wilson, entre otros, se unen a otra aventura musical de considerable vanguardia como The Mute Gods, esa criatura engendrada por su colega de la banda de Steven Wilson, el todo-bajista Nick Beggs que es la principal baza de materia gris musical de un proyecto en el que también está embarcado el teclista de Steve Hackett, Roger King. Su disco de debut se editó el año pasado, así que se han dado prisa en publicar esta secuela llamada “Tardigrades Will Inherit the Earth”. Infaltable el sentido del humor sarcástico en un título que significa “Los tardígrados heredarán la tierra”. Siendo los tardígrados un tipo de microscópicos animales. Mientras, el propio Beggs ha descrito el disco como “tan enfadado como una serpiente de cascabel con su cola atrapada por la puerta de un coche”… Y sí, este es un álbum más eléctrico que su antecesor, hasta llegar al final del disco cuando se templan las aguas. Mensajes críticos en los textos de un trabajo firmado por grandes músicos interesados en las texturas sónicas y la fabricación de ambientes de densidad casi industrial…

(Esta semana en Rocktopia: PAUL GILBERT, THE MUTE GODS, JOHN WESLEY, DARIO LORINA, VACÍO, UNRULY CHILD, JACK RUSSELL’S GREAT WHITE y STEPHEN PEARCY)

ROCKTOPIA 16 de Marzo de 2013

ROCKTOPIA Pdcst 13-03-16

Descarga siguiendo este link: http://www.mediafire.com/download.php?g9skidvjgkmslk8

________________________________________________________________________________________

Pocas veces se dan la mano las opiniones de los críticos musicales y de los fans en general, y mucho menos si se trata de un grupo de culto como los tejanos King’s-X. Corría el verano de 1989 cuando se editaba un álbum realmente mágico como “Gretchen Goes To Nebraska”. El listón había quedado muy alto para poder superar a su predecesor, su disco de debut, pero King’s-X se las apañaron para hacerlo. Los textos en muchos casos de poso religioso y no exentos de crítica, quedaban envueltos por el formidable armazón de música repleta de groove, magníficas melodías y esa forma inclasificable de entender el rock de filosofía directa, pero trasfondo imperceptiblemente retador. “Gretchen Goes To Nebraska” era un disco encantador, y revistas de la categoría de Rolling Stone o Kerrang! se deshicieron en elogios desde el momento de su publicación, aunque como buen grupo de culto no terminó por catapultar a King’s-X hasta el Olimpo de los Dioses, aunque los convirtió para siempre en una banda apasionante para unos pocos. Es nuestro disco del recuerdo esta semana…

Varias han sido las incursiones de miembros de un trío como King’s-X en otros proyectos. Por un lado sus propias aventuras en solitario, y por otro reuniones de músicos como The Jelly Jam, The Mob o Platypus. La última de estas reuniones en las que se han embarcado, concretamente el vocalista-bajista Dug Pinnick, es la apasionante superbanda que ha formado junto al prestigioso guitarrista Eric Gales y al acreditado batería de The Mars Volta, Thomas Pridgen. Lo cierto es que algunas veces este tipo de experimentos pueden resultar más o menos forzados, pero ese no es desde luego el caso que nos ocupa. Tres músicos de raza negra, de incontestable calidad instrumental, similares referencias musicales, gran experiencia y una enorme capacidad para encontrar la inspiración y el sentimiento de manera sumamente natural. Como Pinnick declara, “este es un disco basado en cruda energía, dispensado por tres tipos con música en su interior”. Y así trasciende a través de estas trece canciones desbordantes de psicodelia, hard blues y garra rockera heredera de los nombres clásicos. Un álbum intachable que ha venido para convertirse en nuestro disco de portada.

(Además esta semana en Rocktopia: ROBBEN FORD, GREAT WHITE, ASHA, NEAL MORSE, AEON ZEN y OBSESSION)

ROCKTOPIA 19 de Mayo de 2012

Descarga y/o escucha siguiendo este link: ROCKTOPIA – 2012-05-19.mp3

La edición de hoy de Rocktopia se abre, no sólo con un disco del pasado, sino con un álbum de leyenda. Hoy nuestro viaje en el recuerdo se produce a los lomos de una obra maestra de la música del siglo XX, el que algunos llaman el “disco del leñador”, o sea, el cuarto trabajo de Led Zeppelin. Su disco más vendido en toda su carrera, llegaría de inmediato al número uno de las listas de ventas en el Reino Unido; al número dos en Estados Unidos y, hasta llegó a colarse en la octava posición del ranking de ventas en España… algo impensable. Una auténtica bofetada a todos aquellos expertos que aseguraban que el hecho de lanzar un álbum en cuya portada no aparecía el nombre de la banda ni del disco, sería un suicidio comercial. Una obra repleta de clásicos de la historia de Led Zeppelin, editado hace más de cuarenta años, y sin embargo vigente e influyente como el primer día. Grabado en su mayoría en la granja Headley, huyendo del mundanal ruido, con la unidad móvil de los Rolling Stones, con ese toque campestre en algunas de sus canciones. Pocas presentaciones son necesarias: el 8 de noviembre de 1971 veía la luz un icono del Rock con temas como “Black Dog” que era solo el comienzo de una andanada magistral de música imperecedera…

Evidentemente mencionar a Led Zeppelin como influencia es algo bastante común para cualquier grupo de Rock de casi cualquier época, aunque hay bandas cuya pasión por los Zeppelin se ha tornado aún más profunda, y por eso les han dedicado discos enteros en forma de tributo, tal y como hicieron hace años los americanos Great White. Unos Great White que vuelven a la actualidad con la edición en estos días de su nuevo disco en estudio. El primero sin su vocalista de toda la vida, Jack Russell, y con Terry Llous ocupando su lugar. El disco se llama “Elation” y significa una notoria inyección de adrenalina musical con respecto a su más bien relajado anterior trabajo. Energías renovadas y hasta sentimiento de renacimiento, tal y como apuntan los miembros del grupo que aún están ahí después de más de treinta años de carrera. Eso sólo Rock’n’Roll cuajado de guitarras hardrockeras, de ráfagas de blues y del espíritu presente de aquellos Led Zeppelin, o sino de los Rolling Stones, como ocurre irremediablemente en un tema como “Complicated”. Es sólo Rock and Roll, son Great White, nuestro disco de portada.

(Además esta semana en Rocktopia: VAN HALEN, DEPARTURE, JOE SATRIANI, ASHA, FURYON y BARREN EARTH)