Programa 18 de Marzo de 2017

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Después de algunos años batiéndose el cobre en los circuitos de Los Ángeles, Dokken lograban en 1984 el éxito rotundo con su segundo trabajo, “Tooth And Nail”, un éxito que apenas duró cinco años, ya que en marzo de 1989 la banda anunciaba su separación. Acababan de tocar el éxito con la yema de los dedos, pero no hubo tiempo para más.
El último de sus grandes éxitos en forma de álbum se llamó “Back For The Attack” y se editó al final de 1987, de nuevo con la producción del célebre Neil Kernon, quien acababa de trabajar con Shy o Queensrÿche.
“Back For the Attack” pretendía des-edulcorar de alguna manera el pulido sonido de su anterior y ejemplar obra, manteniendo el calibre de sus estupendas canciones, pero haciéndolas hasta cierto punto más orgánicas. El caso es que ya fuese por la campaña de promoción que lo respaldó, por la valía de la obra o, seguramente, por ambas cosas, “Back For The Attack” se encaramó con suficiencia a los primeros puestos de las listas de ventas, llegando al número trece en Estados Unidos, con cifras que los llevaron a disco de oro, sobrepasando el millón de copias vendidas…

La relación insostenible del cantante Don Dokken y el guitarrista George Lynch hizo que éste abandonara la banda en repetidas ocasiones para formar la suya propia, acometer su carrera en solitario o formar bandas estupendas como KXM, una de sus últimas aventuras. Formación de lujo con carácter de trío, conformado por el mismo George Lynch a la guitarra, Ray Luzier de Korn a la batería y el excepcional Dug Pinnick de King’s-X al bajo y a la voz.
“Scatterbrain” es el segundo disco de KXM después de su debut de hace un par de años. Grabado en tan solo diez días, probablemente con la presión de las fechas de entrega como espada de Damocles sobre sus cabezas, pero aún así sacando todo el talento que estos tres músicos americanos son capaces de supurar, que es mucho, como vuelven a probar en estas trece exultantes canciones que sin tomar prisioneros conforman una obra de hard rock de alto nivel técnico y alta densidad, que iguala si es que no supera, la categoría de su primera obra…

(Esta semana en Rocktopia: DOKKEN, KXM, THE JELLY JAM, BLUES PILLS, CAMERON ALLEN, NEAL MORSE, HEMINIA y BLAZE BAYLEY)

Anuncios

Programa 17 de Diciembre de 2016

rocktopia-pdcst-16-12-17

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

El último programa convencional del año en Rocktopia -antes de meternos de lleno en la Navidad y sus distintos especiales- se abre con un proyecto único y de lo más underground. Música hecha por músicos con la intención primordial de plasmar en ella sus intereses artísticos.
El batería australiano Grant Collins y su colega británico, afincado en Australia Paul Wardingham, unían fuerzas en el año 2006 para canalizar emociones e inquietudes, grabando para la posteridad un único álbum llamado “Interactive”, el cual, como no podía ser de otra manera, pasó sin pena ni gloria tanto para el público como para la crítica de aquel momento. Sin embargo, los pocos que le prestaron algo de atención quedaron prendados por su metal instrumental de primer nivel, con reflejos fusioneros y comparaciones que los equiparaban a otros combos de su estilo, y del nivel de Planet-X o Liquid Tension Experiment.
Músicos de sesión, productores y profesores aunados en pos de una recompensa alejada de listas de ventas y popularidad…

La vida de estos dos caballeros ha seguido su cauce sin volver a cruzarse discográficamente. Mientras, Paul Wardingham inició unos años más tarde su carrera en solitario, en unos parámetros similares en cuanto a filosofía no comercial. “Spiritual Machines” es lo nuevo del inventor de lo que él ha acuñado como “ciber-metal instrumental”, aunque el título del álbum delata la intención por parte de Wardingham, de insuflar sus nuevas canciones con una dosis de corazón que transcienda a la máquina y a su pretendido sentido estético frío y mecánico.
Paul Wardingham es de nuevo el hombre orquesta, componiendo, produciendo y por supuesto interpretando todo lo que se puede escuchar en “Spiritual Machines”: además de sus guitarras de seis y ocho cuerdas, el arsenal de recursos computarizados que son indispensables en su música…

(Esta semana en Rocktopia: THE COLLINS/WARDINGHAM PROJECT, PAUL WARDINGHAM, ASHA, HEMINIA, JOE SATRIANI, ANOTHER LOST YEAR, HEVIDENCE, DARIO MOLLO’S CROSSBONES y ELDORADO)

ROCKTOPIA 14 de Abril de 2012

Descarga y/o escucha siguiendo este link: ROCKTOPIA – 2012-04-14.mp3

Una mini-revolución musical para comenzar el programa esta semana, y es que en aquel ya lejano 1987 un tenue viento de cambio sopló en el continente europeo para refrescar un género como el heavy rock, que venía de posicionarse jerárquicamente con la explosión de aquella escena bautizada como NWOBHM, pero que necesitaba ampliarse geográficamente, y aún más, sentar las bases de un futuro. Una parte importante de todo eso se cumpliría con la edición del segundo disco de una, por entonces, poco conocida banda alemana. El 23 de mayo de 1987 Helloween publicaban su “Keeper Of The Seven Keys pt.1”, y con él un subgénero como el power metal sentaba cátedra.
Después de un primer mini-LP y del subsiguiente larga duración con Kai Hansen como guitarrista/cantante, Helloween pensaron en la necesidad de reclutar a un auténtico vocalista. El elegido, un jovencísimo Michael Kiske, se convertiría en santo y seña de una generación de vocalistas europeos, mientras la química en el seno de la banda daba sus frutos gracias a esa seminal saga de “Keeper Of The Seven Keys”, en los que el metal se volvía optimista, dinámico y de pulida sonoridad. Todo sin perder un ápice de vigor. El primer single de “Keeper Of The Seven Keys” fue “Future World”, inmejorable carta de presentación para que el mundo se rindiera ante la nueva encarnación de Helloween.

Cualquier tiempo pasado fue mejor, tal y como reza el dicho. Quizá por eso aquella formación de Helloween y aquellos años del grupo alemán han ido cayendo en la memoria como un hecho casi sublime. El caso es que debido a ello, la expectación suscitada con la nueva reunión de Kai Hansen y Michael Kiske, bajo el nombre de Unisonic, ha sido muy notoria. Con cuentagotas… primero mediante un min-LP de adelanto, y hace un par de semanas ya con la edición del primer flamante nuevo disco de Unisonic, el caso es que el disco homónimo del grupo está ya en las tiendas.
Además de Kiske y Hansen: Mandy Meyer (guitarrista ex-Gotthard, ex-Krokus, ex-Asia); Kosta Zafiriou (batería de Pink Cream 69); y Dennis Ward, bajista de Pink Cream 69, (además de otros innumerables proyectos) conforman la banda, con la producción del propio Dennis Ward, más que probado y reputado especialista en estas lides.
Un disco posiblemente menos heavy de lo que se podía esperar, quizá más hard, al estilo europeo, pero con el sello y la clase inconfundibles en sus protagonistas. Todo un acontecimiento, por eso es nuestro disco de portada.

(Además esta semana en Rocktopia: AXEL RUDI PELL, VENDETTA, ROMA IVAKOV, ANATHEMA, HEMINIA y BIOSFEAR)