Programa 31 de Marzo de 2018

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

El disco del recuerdo de la edición de hoy del programa significó la reentré en la industria discográfica de un grupo que dejaba de existir en 1990 y que se llamaba It Bites. Su fugaz irrupción en la escena británica suscitaría odios y devociones a partes iguales, debido a su desacomplejada forma de conjugar elementos de la new wave, del pop y del rock con trasfondo progresivo. Algo que no todo el mundo entendió, pero que hizo que tras su disolución corrieran ríos de tinta hablando sobre un grupo adelantado a su tiempo, y no del todo comprendido. It Bites volvieron en 2008, aunque no con la formación que lo dejó. Lo hicieron con la presencia del guitarrista de Arena, y también guitarrista y vocalista de Kino entre otros, John Mitchell, quien como en él es habitual dejaría su particular sello de progresividad doméstica y ligera, además de esa voz suya, cercana a la de Peter Gabriel. “The Tall Ships” se publicaba hace diez años en lo que parecía un nuevo comienzo para It Bites…

Mitchell ha sido un activo personaje desde su irrupción en la escena británica especialmente a través de Arena. Hace algunas semanas lo escuchábamos en el disco en solitario del Uriah Heep, Phil Lanzon, y hace un poco más de nuevo colaborando en el último álbum del proyecto Frost. Todo eso cuando no había pasado tanto tiempo desde la edición de su último esfuerzo en solitario bajo el nombre de Lonely Robot. El caso es que Mitchell pensó en confeccionar una nueva obra en solitario, pero su sello discográfico le propuso en su lugar recuperar el nombre de Kino. La banda que a comienzos de siglo montara junto a Pete Trewavas de Marillion y su colega en It Bites, John Beck. Mitchell habló con Trewavas y ambos pusieron sobre la mesa varias composiciones que tenían en su fondo de armario preparadas para cobrar vida. Al conjunto de todas ellas, y de alguna más, le han puesto el nombre de “Radio Voltaire” para terminar convirtiéndose en el segundo trabajo de Kino, trece años después de su debut. Ya menos sorpresivo, pero conservando la frescura que Mitchell imprime a todo lo que toca y con el plus que siempre trae consigo la participación de un músico como Pete Trewavas, demasiadas veces a la sombra de otros. Rock progresivo moderno, fácil y espolvoreado de cercanía pop y varios tempos pausados..

(Esta semana en Rocktopia: IT BITES, KINO, MARILLION, JOE SATRIANI, BLACK COUNTRY COMMUNION, PALACE OF THE KING, y BLACK MIRRORS)

Anuncios

ROCKTOPIA 24 de Marzo de 2012

Descarga y/o escucha siguiendo este link: ROCKTOPIA – 2012-03-24.mp3

La mitad de la década de los ochenta se tornó como uno de los periodos más críticos en la historia de una institución de la música americana como Kansas. Las diferencias musicales y líricas de dos de sus miembros fundamentales como Kerry Livgren y Steve Walsh llevaron al grupo a través de diferentes cambios de formación que acabarían con la separación en 1984. Afortunadamente todo quedó en una pausa de algo más de un año. Después de haber abandonado tiempo atrás, el cantante Steve Walsh decidió tomar las riendas de Kansas reuniendo a su alrededor una mezcla de antiguos miembros del grupo y nuevos componentes entre los que destacaba el mago guitarrero Steve Morse, quien se había ganado una merecidísima reputación con Dixie Dregs. En noviembre de 1986 la espera había terminado. “Power”, el décimo trabajo en estudio de Kansas veía la luz. Expectativas y recelo se daban la mano en el primer acercamiento sonoro al nuevo disco, y es que se trataba de un concepto sonoro, que si bien guardaba similitudes con la historia reciente de la banda, representaba una renovación de propuesta musical. El inconfundible sello de Steve Morse se hacía sentir y el exultante estado vocal de Steve Walsh también. “Power” significaba un renacimiento de unos Kansas perfectamente acoplados a las tendencias en boga. Accesible, comercial y elegante, pero sin perder las dosis de épica y lírica imprescindibles en ellos.

Steve Morse es especialista en colaborar en la reflotación de naves musicales con distintivo de institución. Lo hizo con Kansas y lo hizo con Deep Purple. Pero Steve Morse, que es un tipo inquieto, echa de menos la actividad y, aprovechando las largas pausas de Deep Purple, colabora en proyectos y, aún más, aparece como miembro de un supergrupo de lujo como Flying Colors. Una de las formaciones que más expectativas ha levantado entre la parroquia clásico-rockera y progresiva en los últimos tiempos: Steve Morse, Mike Portnoy (ex Dream Theater), su colega en Transatlantic el ex Spock’s Berad Neal Morse y el extraordinario bajista Dave LaRue, quien tocara junto a Morse en Dixie Dregs… Todos estos veteranos y brillantes músicos han unido sus fuerzas y las han implementado con la sangre joven del semi-desconocido vocalista Casey McPherson, para dar forma a estos estratosféricos Flying Colors que editan disco homónimo, rubricando un trabajo destinado a ser uno de los mejores del presente año. Sabiduría musical y buen gusto en un álbum que suena fresco, desbordante de vitalidad e inspiradas ideas. Un lujo llamado Flying Colors.

(Además esta semana en Rocktopia: NEAL MORSE, IT BITES, NEAL ZAZA, HEAT, THE MAGNIFICENT y ÁNIMA SACRA)