Programa 3 de Febrero de 2018

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

No es habitual que un álbum recopilatorio de un grupo termine por convertirse en un clásico de la banda. Sin embargo, los padres del ruido metálico, Motörhead, hicieron que muchos quedaran convencidos con la retrospectiva discográfica que significó “No Remorse”. Una colección de canciones muy bien elegidas, que se ampliaba con otros cuatro temas inéditos, que hacían de plataforma de presentación de los nuevos Motörhead en su versión de 1984. Por primera vez, la formación pasaba de tener fisonomía de trío a aparecer como cuarteto, con la incorporación de los guitarristas Phil Campbell y Würzel, además del batería Pete Gill y evidentemente la figura del jefe Lemmy Killmister.
Su compañía de discos lo había preparado todo. Se trataba de un reinicio para la banda británica, mirando al pasado y apuntando al futuro con esas nuevas composiciones y la elaboración de un video-clip del single extraído con el nombre de “Killed By Death”, que entraría en la MTV por todo lo alto, pero después fue censurado alegando escenas de violencia gratuita (nada relevante, y menos con la perspectiva actual), pero al fin y al cabo un contratiempo que no evitó que aquella canción permaneciera en el repertorio del grupo hasta 2014…

Poco queda ya de aquellos extintos Motörhead de 1984. Con la muerte de Lemmy y antes de Würzel y la desaparición total de la banda.
Pertenecer a Motörhead ha sido para muchos de sus miembros, algo más que pertenecer a una banda de rock. Ese es el caso de Phil Campbell, el guitarrista superviviente de aquella formación, y a la postre el último guitarrista de sus historia.
Campbell es carne de escenario. Lo fue durante décadas con Motörhead, y lo quiere seguir siendo ahora con su propio grupo: Phil Campbell and the Bastards Sons. En realidad, los Hijos Bastardos son los tres hijos adultos de Campbell: Tyla, Todd y Dane, en el bajo, la guitarra y la batería, respectivamente, mientras su amigo Neil Starr se encarga de las voces. Todo queda en casa y la honestidad sigue siendo su primer mandamiento, algo que canaliza ahora en un tono musical más hardrockero, pero con un sonido concluyente de producción impecable, para las directas canciones que completan su primer larga duración “The Age Of Absurdity”, sucesor de su EP de debut, editado hace un par de años. Un notable álbum de hard rock palmario y compacto…

(Esta semana en Rocktopia: MOTÖRHEAD, PHIL CAMPBELL AND THE BASTARD SONS, BLACK LABEL SOCIETY, JOE PERRY, TONY MACALPINE, SONS OF APOLLO, JEFF SCOTT SOTO y AMMUNITION)

Anuncios

ROCKTOPIA 10 de Noviembre de 2012

Descarga siguiendo este link: http://www.mediafire.com/?a7insaq8d97fe48
_______________________________________________________________________________________

Drogas, alcohol, ego y desavenencias. Esas fueron las principales causas de ruptura para Aerosmith en 1979. La banda venía de cosechar el éxito más rotundo desde su irrupción en el panorama norteamericano en 1973. La dupla Joe Perry / Steven Tyler se rompía durante la grabación del disco “Night In The Ruts”, con el guitarrista huyendo despavorido en busca de su propio grupo, al cual bautizó con el nombre de The Joe Perry Project. Perry se daría prisa, y en poco tiempo había montado una banda con muchas de las señas de identidad de los propios Aerosmith. Y es que ese poso de hard rock y blues inspirado en nombres clásicos como los Yardbirds o Rolling Stones seguía siendo una dominante en el sonido de la nueva formación comandada por Joe Perry. En 1980 The Joe Perry Project ponía en circulación el álbum “Let The Music Do The Talking”, en clara referencia a sus ex-compañeros, a los que retaba en un supuesto duelo musical. Desde luego que Perry hubiese ganado esa inexistente competición , ya que “Let The Music Do The Talking” era todo un discazo que dejaba en mantillas lo que por otro lado estaban fraguando unos Aerosmith ya sin él. El material era tan en la onda de su vieja banda y era tan inspirado, que incluso la canción título sería incorporada al disco de vuelta de Perry a la banda años más tarde. “Let The Music Do The Talking” se hubiese convertido en un auténtico clásico si tan solo hubiese sido editado bajo el nombre de Aerosmith y sin embargo permanece injustamente infravalorado. Es nuestro disco del recuerdo…

Cuando la salud física y mental volvió a su curso, los gemelos tóxicos, Joe Perry y Steven Tyler recuperaron el nombre de Aerosmith para mayor gloria de las listas de éxitos. Una carrera plagada de hits, con más de 150 millones de discos vendidos en todo el mundo. Una longeva carrera que llega hasta nuestros días con la edición de “Music From Another Dimension!”, el primer disco completamente original de la banda de Boston en nada menos que once años. Un parón discográfico que no se ha correspondido con la inactividad en los escenarios, y es que Aerosmith han estado girando prácticamente cada año, sobre todo en Norte América, durante la última década, y eso se hace notar en estas canciones que aparecen frescas y radiantes. La cosas parecen estar medianamente bajo control. Una muestra de ello es que Perry y Tyler han conseguido sentarse a componer solos y juntos, por primera vez desde 1993. Los créditos de composición han sido repartidos entre todos los miembros de la banda, y también la ayuda externa de especialistas como Jim Vallance o Desmond Child. Producción de Jack Douglas, como en los primeros discos de la banda en los setenta. Todo para que “Music From Another Dimension!” suene absolutamente clásico. “Out Go The Lights” es una de las dos canciones escritas por los gemelos tóxicos y un claro ejemplo del buen estado de forma de Aerosmith. Es nuestro disco de portada, como no podía ser de otra manera…

(Además esta semana en Rocktopia: RICK SPRINGFIELD, SOLEIL MOON, ALEXANDER SCHÄDLER, NEIL MORSE, PERIPHERY y DARKSUN)