Programa 11 de Marzo de 2017

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Paul Gilbert es sin ningún género de dudas uno de los guitar heros más aclamados de la era dorada de virtuosos guitarristas de hard rock y heavy metal. Su nombre está íntimamente ligado a los de Vinnie Moore, Tony MacAlpine o Yngwie J. Malmsteen, dado que todos ellos fueron descubiertos y lanzados al exterior por el gurú del gremio Mike Varney. Por eso, cuando Paul Gilbert inició su carrera en solitario allá por 1998, pocos podían esperar a un guitarrista comedido y discreto; centrado en lo más básico: las canciones; dejando tierra de por medio con respecto a la comercialidad imperiosa de Mr.Big o la contundencia pirotécnica de Racer-X. La carrera en solitario de Gilbert se tornó de filosofía ligera y repleta de sentido del humor, aunque, por supuesto, respaldada por un nivel instrumental extraordinario. Esas fueron algunas de las líneas argumentales de los comienzos de su trayectoria bajo su solo nombre, como fue el caso de su disco de 2002 llamado “Burning Organ”…

Eran los primeros años de esfuerzo en solitario para Paul Gilbert y también los primeros “pinitos” como músico de sesión para producciones de mayor cobertura para un batería alemán afincado en California, cuyo nombre es el de Marco Minnemann. Él pasa por ser uno de los mejores baterías de todo tipo de rock en la actualidad, como sus infinitas colaboraciones y proyectos demuestran: The Aristocrats, Joe Satriani o Steven Wilson, entre otros, se unen a otra aventura musical de considerable vanguardia como The Mute Gods, esa criatura engendrada por su colega de la banda de Steven Wilson, el todo-bajista Nick Beggs que es la principal baza de materia gris musical de un proyecto en el que también está embarcado el teclista de Steve Hackett, Roger King. Su disco de debut se editó el año pasado, así que se han dado prisa en publicar esta secuela llamada “Tardigrades Will Inherit the Earth”. Infaltable el sentido del humor sarcástico en un título que significa “Los tardígrados heredarán la tierra”. Siendo los tardígrados un tipo de microscópicos animales. Mientras, el propio Beggs ha descrito el disco como “tan enfadado como una serpiente de cascabel con su cola atrapada por la puerta de un coche”… Y sí, este es un álbum más eléctrico que su antecesor, hasta llegar al final del disco cuando se templan las aguas. Mensajes críticos en los textos de un trabajo firmado por grandes músicos interesados en las texturas sónicas y la fabricación de ambientes de densidad casi industrial…

(Esta semana en Rocktopia: PAUL GILBERT, THE MUTE GODS, JOHN WESLEY, DARIO LORINA, VACÍO, UNRULY CHILD, JACK RUSSELL’S GREAT WHITE y STEPHEN PEARCY)

Anuncios

Programa 5 de Noviembre de 2016

rocktopia-pdcst-16-11-05

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Al margen de cuotas de ventas, al margen de gustos, al margen de opiniones… hay discos en la historia de algunas bandas que marcan momentos clave dentro de su trayectoria. Uno de esos momentos significativos se produjo en 2002 para un grupo como Porcupine Tree.
La banda de Steven Wilson ha sido abanderada de la vanguardia y la innovación desde su nacimiento en la segunda mitad de los ochenta. Continuadores de una saga de Rock progresivo británico que entraba en una nueva época y en una nueva dimensión a través de personajes de la genialidad de Wilson.
“In Abstentia” fue editado con la llegada del Otoño de aquel año 2002. Era el primer álbum publicado bajo los auspicios del sello Lava Records (Atlantic-Warner), lo que se tradujo en una significante mejora en cuanto exposición en los medios de comunicación generalistas y, sobre todo, la posibilidad de aterrizar por fin en el mercado americano con mayores capacidades que en el pasado. Se dice que la amistad de Steven Wilson con Mikael Akerdfelt de Opeth hizo que estos Porcupine Tree se hicieran más metálicos y menos electrónicos, aunque de todos son sabidas las inclinaciones multimusicales de Wilson. Esas que le hacen disfrutar e indagar en disciplinas diversas para que terminen comulgando dentro de su mente musical. “In Absentia” terminó siendo el disco más vendido hasta ese momento por Porcupine Tree y todavía uno de los favoritos para muchos de sus fans…

Uno de los músicos que colaboraba con Steven Wilson en aquel disco de Porcupine Tree, y que además fue guitarrista de la banda en aquella gira, fue el americano John Wesley. Recorrido disperso el del guitarrista de Florida, quien ha formado parte de las bandas Big Elf o Sound Of Contact en su dimensión de directo últimamente. Un músico veterano, y de alguna manera poco afortunado en cuanto a su capacidad para establecerse de manera sólida y constante. Su carrera en solitario ha seguido los mismos parámetros con obras de muy diversa categoría. Pero como John Wesley es capaz de todo, también lo es de facturar discos de la valía de su último “A Way You’ll Never Be”, en el que plasma de manera bastante clara todas esas fantasías que le llevan marcando su camino desde casi siempre.
La sombra de Porcupine Tree, pero también las de Pink Floyd o Rush planean armoniosamente sobre estas canciones que hibridan esas cotas de modernidad y clasicismo que son también seña de la guitarra de John Wesley. Estupenda base de ritmo con el gran Sean Malone (de Cynic o Gordian Knot) al bajo… el disco de portada hoy en Rocktopia…

(Esta semana en Rocktopia: PORCUPINE TREE, JOHN WESLEY, DEVIN TOWNSEND PROJECT, TOBY KNAPP, DARKHAUS, REV THEORY, ROCK WOLVES y FAIR WARNING)

ROCKTOPIA 29 de Marzo de 2014

ROCKTOPIA Pdcst 14-03-29

Descarga y/o escucha siguiendo este link: http://www.mediafire.com/listen/6obbe8dby8l5vc4/ROCKTOPIA_-_2014-03-29.mp3
_____________________________________________________________________________________________

La década de los noventa fue un momento propicio para la hibridación de diferentes estilos musicales. En aquellos años explotaron subgéneros como el Nu-Metal, el Metal industrial o el Metal gótico, una especie musical ubicada principalmente en Europa, y que en muchos casos partía de bandas con tendencias extremas y oscuras, que ralentizaron el tempo de sus canciones y las dotaron de un decorado sugerentemente atmosférico. Dentro de los grupos punteros de la época encontramos a los portugueses Moonspell. Uno de los sucesos musicales más importantes surgidos de nuestro país vecino en mucho tiempo.
Moonspell, comandados por su vocalista Fernando Ribeiro, fueron desde sus inicios un combo en constante evolución. En 1998 editaban una de sus obras más controvertidas: el disco “Sin Pecado”, en el que exploraban con más profusión que nunca los parajes tenebrosos de afinaciones más graves que nunca y, además, lo aderezaban todo con ciertas dosis de tecnología. Un año antes ya se habían atrevido a ello, y de manera mucho más exagerada, los modélicos Paradise Lost, sacando a relucir su devoción por grupos como Depeche Mode o Sisters Of Mercy.
Universos de bruma gris y volátil… Es nuestro disco del recuerdo…

Se encontraban Moonspell precisamente girando en apoyo de aquel “Sin Pecado”, cuando se les unieron a sus conciertos otro grupo pujante, aún más joven, y que buscaba abrirse paso tras la publicación de su primer EP. Eran tiempos cruciales para los italianos Lacuna Coil.
La popularidad de Lacuna Coil ha crecido de forma consistente desde entonces y hasta nuestros días. Con cada nuevo disco, la banda liderada a nivel de imagen por Cristina Scabbia, ha cimentado un poco más una base de seguidores que les permite gozar de su excelente estatus.
Ellos también han sabido evolucionar. Desde sus inicios como banda de Metal gótico hasta la actualidad existen sensibles diferencias, puestas de manifiesto, por ejemplo, cuando el productor Jay Baumgardner, quien ha trabajado con bandas como Coal Chamber, Godsmack o Papa Roach, ha sido el encargado de controlar el nuevo álbum de Lacuna Coil, el cual ve la luz el 31 de marzo con el nombre de “Broken Crown Halo”. Unos Lacuna Coil cada vez más perfilados hacia el metal más moderno, aunque con su ADN aún intacto, para resultar convincentes como siempre…

(Además esta semana en Rocktopia: SLEEPING ROMANCE, GAMMA RAY, BRUCE BOUILLET, CRIPPLED BLACK PHOENIX, HAKEN y JOHN WESLEY)