Programa 22 de Abril de 2017

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Mr. Big tuvo mucho que agradecerle al cazatalentos Mike Varney para que su gestación fuese una realidad. Él fue fundamental a la hora de buscar músicos para montar aquella banda que debía de erigirse alrededor del bajista Billy Sheehan. Por eso, cuando en 1997 Paul Gilbert agarró su guitarra y se marchó lejos de allí, la elección de Richie Kotzen como su sucesor fue algo del todo natural, ya que Kotzen también había sido un descubrimiento de Mike Varney para su sello Shrapnel records.
Puede que Gilbert fuese un guitarrista más versátil, pero el estilo de Mr. Big se ajustaba perfectamente a las características de un Kotzen que venía de formar en Poison además de su carrera en solitario.
El primer álbum de Mr. Big con Richie Kotzen se editaría primeramente en su mercado principal, el japonés, en septiembre de 1999. A la edición de “Get Over It” le sucedería una gira triunfal de veinte conciertos por el país nipón. Sin embargo aquel álbum no sería editado en Estados Unidos hasta marzo del año siguiente, cuando al fin el mercado americano, demasiado preocupado por las modas, reaccionó ante la evidencia. Obviamente “Get Over It” no podía competir con sus discos precedentes en popularidad y aceptación -el mercado había cambiado-, pero sí se trataba de un notable esfuerzo con un potencial todavía en plena validez…

Richie Kotzen finalizaría su relación con Mr. Big en el año 2002, cuando la banda decidió tocar a su fin. Él retomó su carrera en solitario y también formó bandas olvidadas como Forty Deuce, aunque últimamente ha vuelto a una posición más relevante como miembro del trío The Winery Dogs, junto a Billy Sheehan (de nuevo) y Mike Portnoy. Pero a Kotzen siempre le ha gustado aquello de volar sólo, y sigue sacando tiempo para editar álbumes bajo su sólo nombre, como es el caso de su último “Salting Earth”, aproximadamente su vigésimo primer lanzamiento en solitario. “Salting Earth” es de nuevo, como en tantas otras ocasiones, un compendio recolector de muchas de esas variadas aristas de la figura de Richie Kotzen. A él le gusta el rock, y aquí está, y si es hard rock, también; a él le atrae el funk y por eso muchas de estas canciones rezuman vibaraciones funkies; nos topamos con momentos melosos, y por su puesto hay algo de blues, cómo no, porque es muy difícil escapar de su influjo. Luego, todo queda ligado por la frescura característica de Kotzen. Rasgando su guitarra con espontaneidad vital y coronando estas canciones con su estupenda voz semirasgada. Un álbum de cierta inconsistencia, puede ser, pero suplida por la enorme inspiración con la que todo lo hace Richie…

(Esta semana en Rocktopia: Mr.BIG, RICHIE KOTZEN, KEE MARCELLO, BROTHER FIRETRIBE, GIANLUCA FERRO, BLIND EGO, VANGOUGH y AMORPHIS)

Programa 19 de Noviembre de 2016

rocktopia-pdcst-16-11-19

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Cuando se analiza la historia de un subgénero musical como el prog metal, pocas dudas existen al afirmar que uno de sus pioneros fueron desde mitad de los ochenta Dream Theater.
Los astros se alinearon para hacer coincidir en el mismo instituto a Mike Portnoy, John Petrucci y John Myung. Tres personalidades muy diferentes que compartían semejantes gustos musicales y sobre todo un inusitado amor por la música, respaldado por la insuperable capacidad de trabajo que ha sido una constante en la banda. “Cuando llegue la inspiración, que me encuentre trabajando” decía Picasso, y eso debieron pensar estos jovenzuelos cuando dejaron sus estudios para concentrarse casi en exclusiva en los ensayos y la creación. Después de maquetas bajo el nombre de Majesty y de cierto revuelo en su área de influencia, Dream Theater estaban preparados para que en Marzo de 1989 “When Dream And Day Unite” fuera publicado, aunque las reacciones por parte de público y crítica no fueron demasiado enfervorizadas, sino más bien todo lo contrario. El primer trabajo del ‘teatro del dueño’ pasaría más bien inadvertido, y de hecho les costó su rescisión de contrato con su compañía, decepcionados con el resultado comercial. Tuvieron que pasar los años para que paulatinamente y casi a nivel de culto, “When Dream And Day Unite” fuese valorado en su justa medida. Con los pecados de juventud de músicos de proyección brillante, pero que aún daban muestras de bisoñez, sobre todo en cuanto a composición. No todos los que lo escucharon advirtieron el auténtico potencial de los que se convirtieron en reyes del prog metal. Una de las pocas bandas que han sabido llevarlo a un gran público…

Aquel joven llamado Mike Portnoy ya hacía las veces de co-líder en aquellos primeros Dream Theater. Su figura ha ido ganando en importancia con el paso del tiempo y hasta límites insospechados, haciendo equipo con diferentes músicos a través de múltiples bandas. Uno de esos músicos con los que se ha conjugado extremadamente bien es Neal Morse. Junto al creador de Spock’s Beard han formado nada menos que cuatro combos. Uno de ellos es la propia Neal Morse Band, cuyo nuevo disco habla también de sueños: “The Similitude Of A Dream”. Otra obra exuberante de este excelso currante de la música en el sentido más estricto y puro de la palabra. Álbum doble, conceptual, con sabor a ópera-Rock, aunque sin serlo. Con el característico sello del compositor californiano y la ayuda inestimable del mismo Mike Portnoy a la batería y las voces, además de otro habitual como Randy George al bajo.
Después de tres días de audiciones un veterano teclista: Bill Hubauer y un joven guitarrista Eric Gillette se convirtieron hace tiempo en miembros permanentes de la Neal Morse Band y repiten para este “The Similitude Of A Dream”.
Es nuestro disco de portada. La nueva pequeña maravilla de Neal Morse…

(Esta semana en Rocktopia: DREAM THEATER, NEAL MORSE BAND, ERIC GILLETTE, KARMA TO BURN, CROBOT, KEE MARCELLO, TYKETTO y PALACE)

Programa 14 de Marzo de 2015

ROCKTOPIA Pdcst 15-03-14

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Si un músico de Rock que ha degustado la fama y el dinero durante unos cuantos años, publica un libro autobiográfico, años más tarde, con el título “La estrella del Rock que Dios olvidó”, algo más que un atisbo de amargura parece trascender.
En 1986, el guitarrista Kee Marcello se convirtió en nuevo miembro de los multiventas Europe. Veinticinco años después escribía sus memorias con cierta nostalgia y resentimiento.
Marcello había sido un músico de discreta trayectoria hasta su paso por Europe. Cuando la banda Sueca se puso en estado de pausa al comienzo de los 90s, él aprovechó para trabajar con otros artistas y acometer su carrera en solitario. Su primer disco supuso una suerte de propuesta entre la Americana y el Country. Corría el año 1995. Tuvieron que pasar otros nueve años para que Kee Marcello pusiera en marcha su proyecto Kee Marcello’s K2, junto al batería de Mercyful Fate o King Diamond, Snowy Shaw. Juntos grabaron su, hasta ahora, único trabajo: “Melon Demon Divine”, en el que Marcello se hizo cargo también de la voz.
El disco se editaría en 2004, con una moderada acogida y críticas por lo general positivas. Se trataba de un álbum de poso ciertamente personal, sin demasiadas ataduras con su pasado y un aura heterogéneo que le confería un aspecto interesante…

A pesar de que hubo contactos para ello, finalmente Kee Marcello no formó parte de la reunión de Europe en 2003. Si alguien pensó que aquella reunión se trataría de algo eventual y transitorio se equivocó. Doce años después Europe siguen aquí. En una forma mucho más dimensionada que en sus días de rotundo éxito, lo que les ha garantizado una continuidad basada en editar solventes trabajos y en girar y girar por todo el mundo, probando en directo la magnífica banda de Hard Rock que son.
Su décimo disco de estudio se llama “War Of Kings”. Si hubiera que añadir alguna descripción bastaría decir que ha sido producido por Dave Cobb. Un hombre profundamente emparentado con artistas encuadrados en géneros de raíz americanos, relacionados con el Country, la Americana o el Folk alternativo. Producciones hechas a la vieja usanza, muy naturales, y que han tenido más recientemente su extrapolación a bandas de Rock en lanzamientos como los de California Breed o Rival Sons. Por eso fue elegido por la propia banda, para ser el encargado del nuevo disco de Europe, y por eso “War Of Kings” es el trabajo más tradicionalmente rockero que jamás haya creado la banda sueca.
Un álbum de polvorienta sonoridad, heredero directo ya sin cortapisas, de las influencias reales de estos músicos criados escuchando la música de Led Zeppelin, Black Sabbath, Thin Lizzy o Deep Purple. Europe y su cara más madura. La que probablemente siempre quisieron haber mostrado…

(Además esta semana en Rocktopia: HEAT, ECLIPSE, INTERVALS, LONELY ROBOT, NIGHTINGALE y NEONFLY)