Programa 21 de Enero de 2017

rocktopia-pdcst-17-01-21

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Hijos de su generación y de su lugar de procedencia, los islandeses Sign eran fundados en el año 2000 teniendo como principal intención acceder a un concurso tan popular en muchos países como el Battle Of The Bands. La inercia de su talento continuó tirando de ellos hasta conseguir grabar un año después su primer larga duración, con textos en su lengua materna. Con el paso del tiempo Sign llegan a girar con grupos como Skid Row, Whitesnake o Alice Cooper, y es que su música se desenvolvía bien en atmósferas post-gótico-industriales con conexión directa con el glam Rock angelino de los ochenta y el ambiente sleazy de la misma época.
En el año 2005 por fin deciden editar su primer disco cantado en inglés. Un álbum titulado “Thank God For Silence” en el que expanden a sus anchas todas esas credenciales que recuerdan a unos Skid Row o Motley Crue pasados a través de ese tamiz gótico-industrial.
Colaboraciones importantes como las del ex-guitarrista de David Bowie, Earl Slick, quien les ayudaba en la producción y arreglos de una canción como las que da título al álbum…

Ragnar Zólverg con su banda Sign. Él es una de las piedras filosofales de la nueva encarnación de Pain Of Salvation. La banda de Daniel Gildenlow vuelve a grabar nuevas canciones tras años de otros quehaceres discográficos, y también después de superar una grave enfermedad bacteriológica que casi le cuesta la vida. Ragnar Zólverg es parte fundamental en la creación de esta catarsis llamada “In The Passing Light Of Day”, a la que incluso aporta alguna canción de su propia banda, Sign.
Purificación mental a través del arte que significa casi toda la discografía de Pain Of Salvation. El talento puro y desacomplejado del que se había anunciado que tomaría formas metálicas, alejados de los escarceos de sus últimos discos. Hay quien predecía una vuelta a las raíces, pero en un grupo como Pain Of Salvation la repetición no es una opción, así que “In The Passing Light Of Day” ha terminado aglutinando múltiples aspectos de los Pain Of Salvation más cercanos en el tiempo, para fusionarlos a los de sus discos de principios de siglo, a lo que han sumado toda la savia nueva que supone contar con nuevos y decisivos miembros en el seno del grupo. Un disco de nuevo sensacional, de sonoridad mayormente cruda y sinceridad a flor de piel. Los Pain Of Salvation más enérgicos, pero también los más pausados, contenidos en estas diez maravillosas canciones…

(Esta semana en Rocktopia: SIGN, PAIN OF SALVATION, KATATONIA, CHROMATIC POINT, COFFEINNE, ETERNAL IDOL y LACUNA COIL)

Programa 28 de Mayo de 2016

ROCKTOPIA Pdcst 16-05-28

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Existió una época al final de la década de los 90 en la que hubo un cambio de papeles. En la escena americana las bandas de culto dejaron de ser las más alternativas, para convertirse en más populares, mientras las más técnicas tomaron ese relevo underground, encontrando mercado sobre todo en Japón y Europa. Uno de los grupos que ocupó ese lugar durante algunos años fue la banda de Ohio, Magnitude-9. Combo de virtuosos encabezado por el guitarrista Rob Johnson, quien había abierto brecha primeramente como instrumentista en solitario e incluso antes con otra banda menor como Saddleback Shark. Johnson se rodeó de otros tres instrumentistas de valía y reconocimiento limitado, además del cantante de otro banda minoritaria como Psyco Drama.
“Chaos To Control” fue el primer disco de Magnitude-9, un álbum que se hizo fuerte en países como Japón y en revistas emblemáticas de allí como Burrn!. Metal técnico, de metraje no muy extenso, pero con constantes saltos de tempo y escalas. Canciones que podían resultar esquivas con la primera escucha, pero que ganaban enteros con las segundas oportunidades…

Uno de esos músicos virtuosos que fueron de la partida en ese primer disco de Magnitude-9 fue Kevin Chown, excelente bajista, músico de sesión y miembro de bandas de alto nivel técnico como Edwin Dare o Artension. Kevin Chown no ha pasado inadvertido tampoco por músicos de la talla de Paul Gilbert, y por eso ha sido el bajista elegido para grabar las canciones del nuevo disco del guitarrista yankee. “I Can Destroy”, que es como se titula, fue editado a finales del pasado año en Japón, todavía uno de los fueros claves para el miembro de Mr.Big y Racer-X. Así que hemos tenido que esperar seis meses para que vea la luz oficialmente en el viejo continente.

Cuando se trata de Paul Gilbert, cualquier cosa puede pasar. Alguien que ha tocado el potente metal de Racer-X; el hard Rock más comercial con Mr.Big; y que lleva a cabo una carrera en solitario jalonada de álbumes que van del Blues a lo instrumental, es alguien del que se puede esperar de todo. Y parte de ese “de todo” es lo que encontramos en su nuevo y variado álbum. Hard Rock comercial desenfadado, guiños a Thin Lizzy, momentos acústicos y otros más blueseros, o canciones que recuerdan a Van Halen. Mucho humor, mucha diversión y pura efervescencia en el nuevo disco de Paul Gilbert…

(Además esta semana en Rocktopia: THE RIDERS, STONEWALL NOISE ORCHESTRA, STEVE SALTER, OVERTURES, SOULS OF DIOTIMA y LACUNA COIL)

ROCKTOPIA 29 de Marzo de 2014

ROCKTOPIA Pdcst 14-03-29

Descarga y/o escucha siguiendo este link: http://www.mediafire.com/listen/6obbe8dby8l5vc4/ROCKTOPIA_-_2014-03-29.mp3
_____________________________________________________________________________________________

La década de los noventa fue un momento propicio para la hibridación de diferentes estilos musicales. En aquellos años explotaron subgéneros como el Nu-Metal, el Metal industrial o el Metal gótico, una especie musical ubicada principalmente en Europa, y que en muchos casos partía de bandas con tendencias extremas y oscuras, que ralentizaron el tempo de sus canciones y las dotaron de un decorado sugerentemente atmosférico. Dentro de los grupos punteros de la época encontramos a los portugueses Moonspell. Uno de los sucesos musicales más importantes surgidos de nuestro país vecino en mucho tiempo.
Moonspell, comandados por su vocalista Fernando Ribeiro, fueron desde sus inicios un combo en constante evolución. En 1998 editaban una de sus obras más controvertidas: el disco “Sin Pecado”, en el que exploraban con más profusión que nunca los parajes tenebrosos de afinaciones más graves que nunca y, además, lo aderezaban todo con ciertas dosis de tecnología. Un año antes ya se habían atrevido a ello, y de manera mucho más exagerada, los modélicos Paradise Lost, sacando a relucir su devoción por grupos como Depeche Mode o Sisters Of Mercy.
Universos de bruma gris y volátil… Es nuestro disco del recuerdo…

Se encontraban Moonspell precisamente girando en apoyo de aquel “Sin Pecado”, cuando se les unieron a sus conciertos otro grupo pujante, aún más joven, y que buscaba abrirse paso tras la publicación de su primer EP. Eran tiempos cruciales para los italianos Lacuna Coil.
La popularidad de Lacuna Coil ha crecido de forma consistente desde entonces y hasta nuestros días. Con cada nuevo disco, la banda liderada a nivel de imagen por Cristina Scabbia, ha cimentado un poco más una base de seguidores que les permite gozar de su excelente estatus.
Ellos también han sabido evolucionar. Desde sus inicios como banda de Metal gótico hasta la actualidad existen sensibles diferencias, puestas de manifiesto, por ejemplo, cuando el productor Jay Baumgardner, quien ha trabajado con bandas como Coal Chamber, Godsmack o Papa Roach, ha sido el encargado de controlar el nuevo álbum de Lacuna Coil, el cual ve la luz el 31 de marzo con el nombre de “Broken Crown Halo”. Unos Lacuna Coil cada vez más perfilados hacia el metal más moderno, aunque con su ADN aún intacto, para resultar convincentes como siempre…

(Además esta semana en Rocktopia: SLEEPING ROMANCE, GAMMA RAY, BRUCE BOUILLET, CRIPPLED BLACK PHOENIX, HAKEN y JOHN WESLEY)

ROCKTOPIA 28 de Enero de 2012

Descarga y/o escucha siguiendo este link: ROCKTOPIA – 2012-01-28.mp3

En 1993, en Finlandia nacía uno de los fenómenos más extraños acaecidos en el mundo del heavy metal en el final de los noventa y los albores del nuevo siglo. Cuatro chelistas de la Academia Sibelius de Helsinki, inspirados por su pasión por este estilo de música, transformaban a su gusto unas cuantas canciones de Metallica, adaptándolas a sus chelos para así, en 1996, grabar su “Apocalyptica Plays Metallica By Four Cellos”. Tal era la intensidad con la que estos cuatro músicos de adiestramiento clásico interpretaban aquellas canciones, que Apocalyptica dejaron de ser una mera curiosidad convirtiéndose en una agrupación de culto venerada por una gran cantidad de seguidores del heavy metal en todo el mundo. Dos años después llegaba “Inquisition Symphony”, la segunda entrega de su audaz propuesta. En ella había sitio de nuevo para las versiones, otra vez de Metallica, pero también de Faith No More, Sepultura o Pantera. Sus pasiones metálicas se disparaban de nuevo en busca de credibilidad, en busca de probar que vivían lo que hacían fuera del anecdotario, y para reforzar su posición, en aquel disco, se atreverían a incorporar tres canciones compuestas por ellos mismos, que nada tenían que envidiar en dramatismo y energía a los temas de otros. Fue el principio del quizás único grupo de metal que no emplea guitarras eléctricas. Porque el arte es actitud.

Con el paso de los años Apocalyptica se han hecho acreedores a una reputación, lo que les ha posibilitado contar con numerosas colaboraciones como la de la cantante de Lacuna Coil, Cristina Scabbia. Unos Lacuna Coil que editan en estos días su sexto larga duración, al cual han titulado con el nombre de “Dark Adrenaline”. La banda lombarda intenta reeditar el éxito de sus anteriores trabajos retomando la fórmula que los ha llevado a vender un millón de copias de todos sus álbumes. Canciones de corto metraje con su tradicional metal gótico a dos voces, para el que cuentan de nuevo con la producción de Don Gilmore, acostumbrado a trabajar con bandas actuales como Bullet For My Valentine o Linkin Park. Y ese filo de modernidad y comercialidad metálica es perfectamente palpable a lo largo de la totalidad de “Dark Adrenaline”, con sus matices cada vez más americanos y menos europeos. Nuestro disco de portada en la edición de hoy…

(Además esta semana en Rocktopia: BEYOND THE BRIDGE, PRIMAL FEAR, ROMA IVAKOV, VARGTON PROJEKT, CRIPPLED BLACK PHOENIX y TRACER)