Programa 29 de Junio de 2019

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Nuestro paseo por el pasado habitual al inicio de cada Rocktopia nos va a llevar esta vez al año 1988, a lo que fue el quinto disco en solitario de una de las voces más carismáticas y reconocibles del rock sinfónico, el cantante de Yes, Jon Anderson, quien hace más de 30 años editaba “In The City Of Angels”, durante una de sus salidas de su banda de toda la vida, y en el que quiso buscar una dirección netamente comercial a sus canciones. Un Jon Anderson , cuya carrera en solitario siempre se ha caracterizado por representar en todo momento una precisa muestra de lo que es el personaje en cuestión en cada momento de su vida. Este disco sin duda suena ochentero, pero quizás en el buen sentido de la palabra, ya que en este caso se traducía en una producción del nivelazo que se estilaba entonces, cuando había presupuesto detrás, y también en cuanto a colaboraciones del más alto nivel, como las de Paulino Dacosta, Dan Huff, Michael Landau o una abrigada representación del grupo Toto…

La conexión habitual entre nuestro disco del recuerdo y nuestro álbum destacado de la semana viene dada de la mano de Gina Gleason, la joven guitarrista que ha sido miembro del grupo de directo de Jon Anderson en los últimos tiempos, además de haber acompañado también a Carlos Santana y haber sido instrumentista de El Circo del Sol. Ese es su historial previo a su rol desde hace un par de años, como guitarrista y segunda vocalista de la banda Baroness.
Después de tres años y medio desde la edición de su anterior LP, la banda de Georgia retorna con un disco que puede marcar para ellos un antes y un después. Siempre fueron concienzudos a la hora de trasladar a su propuesta todas esas influencias del punk, del post-rock o del chamber rock, pero la materialización de todo ello nunca ha poseído la carga de profundidad y variedad musical de su nuevo “Gold & Grey”. Los cantos desesperados del líder John Baizley siguen aquí, y también los guitarrazos y la producción áspera que aloja esa nerviosa sección de ritmo. Pero hasta el propio Baizley ha declarado haber recordado a Pink Floyd en los procesos de grabación de esta nueva obra. Y es que han añadido atmósferas hasta entonces inéditas, muchas más canciones sosegadas y una sensación de experimentación conceptual antes no explotada. Son los nuevos Baroness. Fieles a su filosofía pero dispuestos a indagar en nuevos horizontes que prometen emociones para próximas entregas…

(Esta semana en Rocktopia: JON ANDERSON, BARONESS, TERAMAZE, JOE STUMP, LARS ERIC MATTSSON, LONERIDER, PAICE-ASHTON-LORD y DEWOLFF)

Programa 4 de Noviembre de 2017

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

El final de los 80s fue el periodo de mayor bonanza para la banda de David Coverdale, Whitesnake. A pesar de su dilatada y magnífica carrera, tuvo que esperar hasta entonces para verla traducida en ventas y popularidad masiva.Y cuando aquello terminó, Coverdale, que ya era perro viejo, intentó volver adaptándose a los nuevos tiempos, ajustando su propuesta a la de una audiencia ya muy mermada. Por eso quiso editar un disco en solitario al que quería llamar “Restless Heart”. Para separarlo de su pasado inmediato, y además, porque musicalmente era algo mucho más personal. Pero las compañías de discos no siempre entienden de sentimientos y sentido común, y obligaron a que “Restless Heart” se convirtiera en el noveno disco de estudio de Whitesnake.
La formación que acompañó a Coverdale en aquel lanzamiento no era tan mediática como en los anteriores, pero ahí estaba todavía Adrian Vandenberg, su fiel escudero, que después de muchos años en el grupo por fin conseguía grabar con ellos en estudio; Denny Carmasi a la batería (Montrose, Heart…) o Guy Pratt al bajo (sesionero de lujo con trabajos para Pink Floyd, Michael Jackson o Madonna).
“Restless Heart” decepcionó a los que venían buscando reverdecer unos laureles ya imposibles en aquel momento, y agradó a todos los que lo entendieron en su filosofía más doméstica…

La historia de Adrian Vandenberg con Whitesnake tuvo mucho de infortunio. A pesar de formar parte del grupo durante sus años más dorados, por diferentes razones, incluida una lesión de muñeca, le fue imposible estampar su guitarra en los anteriores discos de Whitesnake, a pesar de figurar en los créditos.
Vandenberg saltó a la primera división europea con la banda que llevaba su nombre durante los 80s y, al dejar Whitesnake, se dedicó a otros proyectos como Manic Eden o también a la pintura, que es otra de sus pasiones.
2014 significó de alguna manera un renacer musical para él, cuando volvía a la palestra con su banda, Moonkings. Aquel fue un disco de debut estupendo, y su segunda parte, titulada “MK II” no lo es menos. Lo retoman donde lo dejaron, que es donde Vandenberg casi siempre quiso estar, o sea, del lado del hard rock más bluesy y terrenal, y hasta con cierto poso de sobriedad. Fabricado en Holanda por músicos de allí, lo nuevo de Vandenberg’s Moonkings es quizás incluso superior a su antecesor, y por eso es nuestro disco de portada…

(Esta semana en Rocktopia: WHITESNAKE, VANDENBERG’S MOONKINGS, REVOLUTION SAINTS, MR.BIG, JONAS TAMAS, LEPROUS, CIRCUS MAXIMUS y LARS ERIC MATTSSON)

ROCKTOPIA 8 de Febrero de 2014

ROCKTOPIA Pdcst 14-02-08

Descarga y/o escucha siguiendo este link: http://www.mediafire.com/listen/xybtjenvo7o3jjx/ROCKTOPIA_-_2014-02-08.mp3

_____________________________________________________________________________________________

Arrancamos con uno de esos discos buscados y cotizados en el momento de su edición en vinilo en 1983. En la primavera de aquel año se ponía a la venta, solamente en Japón, un trabajo de un guitarrista idolatrado por aquellas tierras desde siempre: el tristemente fallecido Gary Moore. Su carrera en solitario como guitarrista de Hard Rock comenzaba a despegar de manera por fin consistente tras la publicación de “Corridors Of Power”. Las audiencias japonesas, siempre veneradoras de músicos de su clase, le abrieron las puertas de par en par durante las noches del 24 y 25 de enero de ese año, durante las cuales Gary Moore presentaba aquel disco en Tokio, y ya de paso, grababa aquellos dos shows con la intención de lanzar lo que sería “Rockin’Every Night”, uno de esos vinilos que aparecían entonces como codiciado, y caro, objeto del deseo en las tiendas de importación. Era uno de esos momentos en los que reivindicar la importancia de un músico como él indicaba estar al tanto de lo que ocurría ahí fuera, y además toda una aventura para los coleccionistas de su aún esparcida discografía en solitario.
Años más tarde “Rockin’Every Night” se editaría por fin en Europa, y ese encanto de la exclusividad quedó un tanto disipado, aunque la realidad es que en cualquier caso se trata de un álbum en directo, de los de aquella época, y además grabado en Japón como tantas obras en vivo imperecederas de aquellos años.
Formación de lujo con mención especial para los actuales Deep Purple Ian Paice a la batería y Don Airey a los teclados, además de contar con el vocalista John Sloman quien venía de Uriah Heep. Es nuestro disco del recuerdo: el inigualable Gary Moore.

Si hemos abierto con Gary Moore es porque él es una de las máximas atracciones de lo que va a ser el nuevo disco de su amigo del alma Don Airey, con quien aparecía en ese “Rockin’Every Night” y con quien tocaría en incontables ocasiones a lo largo de sus respectivas carreras.
“Keyed Up” es el nuevo álbum del teclista de Deep Purple, quien a pesar de serlo, continua con su carrera en solitario. El 17 de febrero se pone a la venta, con colaboraciones de lujo y ya irrepetibles como la de Gary Moore, y también la de otro ex de Rainbow como Graham Bonnet.
“Keyed Up” mezcla el aura a classic Rock propio e inseparable de Don Airey, con su faceta más sinfónica. Así lo atestigua una canción titulada “Mini Suite”; la revisión de la 9ª Sinfonía de Beethoven que ya hiciera con Rainbow, o la versión del “Adagio” de Albinioni en la que colabora, y de qué manera, el añorado Gary Moore, que es lo que escuchamos a continuación. Se publica en un par de semanas y es nuestro disco de portada…

(Además esta semana en Rocktopia: THE FLOWER KINGS, BRUCE BOUILLET, WITHIN TEMPTATION, RING OF FIRE, LARS ERIC MATTSSON y PERIPHERY)

ROCKTOPIA 12 de Octubre de 2013

ROCKTOPIA Pdcst 13-10-12

Descarga y/o escucha siguiendo este link: http://www.mediafire.com/listen/v331xc2nwmoahlz/ROCKTOPIA%20-%202013-10-12.mp3

______________________________________________________________________________________________

Primera edición convencional de Rocktopia esta nueva temporada, y segundo disco del recuerdo del curso radiofónico 2013-2014. Ese vistazo al pasado de cada emisión del programa que nos va a hacer trasladarnos a los primeros días del año 1995, que fue cuando vio la luz “Balance”, el que a la postre sería el último álbum de Van Halen con Sammy Hagar como vocalista.
Es obvio que Van Halen habían modificado sus comportamientos musicales desde que rompieran relaciones con David Lee Roth y, seguramente, “Balance” era el disco que más marcadas tenía las facciones de lo que muchos llamaron la era Van Hagar. La vena accesible siempre permaneció ahí, pero con Sammy Hagar se abría el espectro de actuación, ese que permitía la inclusión de números más dramáticos, profundos e incluso levemente experimentales, todos, evidentemente, conviviendo con la fiesta y positividad clásicas de la banda.
Opiniones para todos los gustos se vertieron sobre este disco en la prensa, aunque queda la sensación de que éste fue un trabajo especialmente valorado por los que nunca trataron de comparar los diferentes periodos de Van Halen.
Varias curiosidades rodean a “Balance”. Por ejemplo que el niño que aparece dividiéndose en dos en la portada del disco es el hijo de Eddie Van Halen, Wolfgang, quien a día de hoy es el bajista del grupo. Otra de las curiosidades habla de una canción como “Don’t Tell Me (What Love Can Do)” que está inspirada en el suicidio de Kurt Cobain…

Eran otros tiempos para un superviviente como Sammy Hagar, el autoproclamado “Rockero Rojo” (red rocker) está de actualidad con la edición de su nuevo disco de estudio. Aparcadas de momento sus actividades con Chickenfoot, Hagar no ha perdido el tiempo y se ha embarcado en un nuevo disco en solitario, eso sí, rodeado de distinguidos colegas, por eso lo ha bautizado con el nombre de “Sammy Hagar and Friends”.
Entre sus reconocidos amigos están Neal Schon, Michael Anthony, Joe Satriani, Chad Smith, Nancy Wilson, Kid Rock o una eminencia del Blues como Taj Mahal.
Temas propios y versiones a partes iguales en un disco tan anecdótico como impecablemente facturado, con el acicate que significan siempre las colaboraciones de primer nivel…

(Además esta semana en Rocktopia: THE RIDERS, FIND ME, MARCUS JIDELL, LARS ERIC MATTSSON, MASCHINE y KATATONIA)