Programa 18 de Mayo de 2019

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Led Zeppelin siempre han sido una de las grandes leyendas de la historia del rock, y algo que ha contribuido decisivamente a ello es el hecho de haber rechazado sistemáticamente todas las ofertas de reunión que les han puesto encima de la mesa. El final de los 80s y el principio de los años 90s fue un periodo especialmente fructífero para las rumorologías en ese sentido. Hay quien dice que por aquel entonces era Robert Plant quien no daba su brazo a torcer, y hay quien piensa que esa fue una de las razones para que Jimmy Page decidiese cambiar de compañero de viaje para unir sus fuerzas a las de David Coverdale. Los años de mega éxito de Whitesnake ya eran historia; la música alternativa había barrido con todo ello, pero el tirón de Coverdale era todavía evidente, así que ambos se pusieron a trabajar en la consecución de un disco que fuera el perfecto híbrido de lo que tanto guitarrista como cantante significaban. O sea, el cruce de los Led Zeppelin más rockeros con los Whitesnake de aquellos tiempos.
El proyecto comenzó oficialmente en 1991. Las canciones del álbum se grabaron en forma de producción de alto presupuesto en estudios del más alto nivel, como los Little Mountain de Vancouver, Criteria Studios de Miami, o los míticos Abbey Road londinenses. Sin embargo, el disco en sí se retrasó en la postproducción durante más de un año, hasta que finalmente vio la luz en marzo de 1993.
Producción del gran Mike Fraser, quien venía de trabajar en aquella época con los propios Whitesnake, además de AC/DC, Aerosmith o The Cult, e importante la participación del batería Denny Carmasi, el hombre de Mostrose, Sammy Hagar o Heart. “Coverdale-Page”, que es como simplemente se denominó el álbum, llegó a disco de platino en Estados Unidos y Canadá, buenas ventas en otros países como el Reino Unido o Alemania y cosechó críticas mayoritariamente positivas, para terminar siendo un clásico casi olvidado…

El cataclismo que provocó el rock alternativo se llevó por delante a los Whitesnake de los cabellos cardados y a casi todos sus congéneres. Pero el destino, que es caprichoso, ha querido que grupos como ellos aún existan y gocen de buena salud, como queda probado con la edición del nuevo álbum de Whitesnake. Detrás de una más que dudosa portada y titulado “Flesh and Blood”, se acaba de editar después de más de un año de dilación. Significa la vuelta de la serpiente blanca tras su trabajo de versiones de Deep Purple en 2015, el cual no fue entendido por gran parte de público y prensa. Así que nos tenemos que remontar a 2011 para encontrar al antecesor de “Flesh and Blood” como disco original de estudio, y creo que en la comparación sale ganando este último capítulo de la serpiente blanca. En parte gracias al notable estado de voz de un icono generacional como es David Coverdale, y por supuesto porque el álbum está dotado de buenas y variadas canciones, dentro de lo que es el espectro de los últimos Whitesnake, en esa persecución por encontrar el balance de los últimos ochenta, los primeros años de esa década y la adaptación relativa a los tiempos que corren.
La formación se beneficia de una alineación de músicos ya estable desde hace muchos años, sobre todo en el caso del ex guitarrista de Winger, Reb Beach, quien co-escribe con Coverdale las canciones, y uno de los baterías más aclamados de Whitesnake, Tommy Aldridge que repite tras volver al redil en el anterior disco…

(Esta semana en Rocktopia: COVERDALE-PAGE, WHITESNAKE, BURNING RAIN, LAST IN LINE, OLA ENGLUND, PER WIBERG, OPETH y UNITED PROGRESSIVE FRATERNITY)

Programa 9 de Marzo de 2019

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Quien más y quien menos puede reconocer que una banda como King Crimson ha sido una de las que mejor se ha adaptado al cambiante paisaje musical. La continuidad no ha sido la constante, sobre todo en las últimas dos décadas, pero el rey carmesí siempre ha mantenido viva su llama, aunque sea a través de proyectos paralelos.
En 1995 la banda de Robert Fripp hacía más de diez años que no editaba un LP. El EP “Vroom” había roto la sequía el año anterior, pero fue “Thrak” el álbum que definitivamente marcó el reinicio de estos pioneros de la experimentación progresiva.
Fripp comenzó a armar una nueva versión de la banda en 1993, con Adrian Belew, Tony Levin, Bill Bruford, Trey Gunn y Pat Mastelotto. Una formación con dos guitarristas, dos bajistas y dos baterías. Una alineación con formato de doble trío con la que explorar nuevas maneras de enfocar su música. Un álbum con una gran carga instrumental en el que tenían cabida las influencias pop traídas por Belew, pero también toda esa carga intransferible de sofisticación retorcida en una fórmula semi-instrumental que recuperaba algunas canciones de su anterior EP. La manera de adaptarse a los comprometidos 90s sin perder la esencia…

Pat Mastelotto saltó a la fama gracias a su periplo con la banda de AOR técnico Mr.Mister. La reputación ganada con ellos le valió para trabajar como músico a sueldo con muchos artistas e ingresar en la filas de King Crimson. Luego, gracias a ello, su prestigio se disparó aún más, habiendo participado desde entonces en múltiples proyectos como HoBoLeMa o más recientemente Mecca, aunque lo que le trae hoy hasta aquí es el que le une a los italianos Lorenzo Esposito Fornasari “LEF” y Carmelo Pipitone; y al ex bajista de Porcupine Tree, Colin Edwin. La reunión de estos músicos se llama O.R.k desde el año 2015 en el que debutaron discográficamente y “Ramagehead” es su tercera entrega. La colaboración de estos artistas de grandes capacidades y filosofía vanguardista nos trae de nuevo la fusión de la psicodelia acústica y el rock matemático preciso, con grandes dosis de melodías a veces emocionales, con esa carga histriónica y de caos controlado…

(Esta semana en Rocktopia: KING CRIMSON, O.R.K., COLD NIGHT FOR ALLIGATORS, KADINJA, ANDY JAMES, DREAM CHILD, LAST IN LINE y DEVIL’S HAND)

Programa 13 de Febrero de 2016

ROCKTOPIA Pdcst 16-02-13

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Cuando en 1982 se produjo la salida de Ronnie James Dio de Black Sabbath, muchos fueron los interrogantes que se cernieron sobre su figura. La categoría de él como cantante estaba fuera de toda duda, pero su carrera más exitosa se había producido bajo el refugio creativo de dos guitarristas de talla histórica como Ritchie Blackmore y Tony Iommi.
A Dio no le tembló el pulso y en poco tiempo armó una banda junto a su ex compañero de Black Sabbath, Vinnie Appice a la batería; y junto a otro ex, en este caso de Rainbow, Jimmy Bain, al bajo, además del descubrimiento a la guitarra de un joven Vivian Campbell.
La respuesta discográfica se tituló “Holy Diver”, un álbum de unánime aclamación el cual fue continuado por el siguiente “The Last In Line”, repitiendo formación y también elogios. Las especulaciones concluyeron, con toda la parroquia rendida ante el hecho palmario de que Dio era capaz de volar solo, echando mano de su propia cosecha, y combinándola con lo aprendido en dos bandas de la categoría de Rainbow y Black Sabbath…

La adoración y la repercusión histórica por aquellos primeros discos de Dio dentro de la escena del heavy Rock, ha ido creciendo con el paso de los años. Aquella formación mágica de Dio, Campbell, Bain y Appice quedó inactiva en 1986, sobre todo debido a la marcha del guitarrista irlandés, quien cada vez estaba menos interesado en la dirección musical de la banda. Sin embargo, después de 30 años los miembros aún vivos de aquella primera banda de Dio, se unían en un grupo llamado precisamente Last In Line. Y la fatalidad ha querido que la publicación de este “Heavy Crown”, que es como se llama su disco, coincida con el fallecimiento del bajista Jimmy Bain, cosa que tristemente sucedía hace unas pocas semanas. Así que éste será el lanzamiento póstumo de Bain al bajo, junto a Vinnie Appice a la batería y Vivian Campbell a la guitarra. A ellos se les une el vocalista Andrew Freeman, con otro ex de Dio como Rudy Sarzo haciendo las veces de productor…

(Además esta semana en Rocktopia: RESURRECTION KINGS, MEGADETH, TACOMA NARROWS BRIDGE DISASTER, STEVEN WILSON, SECOND RELATION y THE VINTAGE CARAVAN)