Programa 2 de Febrero de 2019

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Cuando ni siquiera habían llegado a la mayoría de edad, unos chavales de Estocolmo, algunos de ellos hijos de inmigrantes sudamericanos, formaron en 1992 un grupo llamado Afterglow. Lo suyo fue llegar y empezar a grabar maquetas e incluso en poco tiempo su primer disco, pero eso sería ya tras cambiar su nombre primitivo por el de Mind’s Eye, que es como se les conocería el resto de su carrera. Su crecimiento gradual se iba plasmando en cada uno de los discos que fueron grabando a lo largo de los años. Era como su propio álbum de fotos en el que se registraba su sorprendentemente rápido desarrollo. Y es que Mind’s Eye a las primeras de cambio dejaron a un lado las influencias acusadas de grupos como Queensrÿche y acuñaron su propia manera de hacer las cosas, deudora también de otros referentes como el AOR, el pomp rock y el rock progresivo. Era una misión complicada, y mucho más para músicos de semejante juventud, pero lograron darle consistencia y marchamo de credibilidad a su heterogénea propuesta, así que para los inicios del milenio Mind’s Eye ya sabían hacia donde iban, merced a su manera propia de hacer las cosas.
2007 sería el año de la confirmación, con la edición de un disco extraordinario titulado “A Gentleman’s Hurricane”. Más convincentes que nunca. Más compactos que en el pasado, Mind’s Eye parecía que habían dado con su fórmula ideal…

El líder de Mind’s Eye, Daniel Flores, puso a su banda prácticamente en stand-by, sobre todo debido a las múltiples ocupaciones musicales que le mantienen atareado como músico de sesión o como cabeza de otros proyectos como Murder Of My Sweet; y el bajista y también guitarrista de Mind’s Eye, Johan Niemann pasó en 2010 a formar parte de otra banda sueca; los mucho más oscuros Evergrey, quienes editan en estos días su undécimo disco. La banda comandada por Tom Englund pone sobre el tapete su sello inconfundible de entender la música. Lamentos emocionales, claustrofobia sónica de un grupo cuyo nombre sirve de adjetivo para describir su filosofía.
“The Atlantic” es la nueva pieza de este puzzle que de manera dubitativa naciese hace más de veinte años. Las dudas desaparecieron hace mucho tiempo, y en su lugar se instaló una fe inquebrantable en lo que hacían y siguen haciendo: metal apasionado de alta capacidad técnica, atmósferas casi góticas y sonoridad a prueba de bombas.
Tomas Englund dice sobre este nuevo disco que “El Atlántico, o cualquier océano, representa gran parte de lo que es la vida: las olas rompiendo, la oscuridad y las profundidades, la soledad y la gran inmensidad… el sentirse pequeño en un mundo enorme, y no saber qué hay al otro lado del océano, cómo te va a tratar y en quién te vas a convertir “.

(Esta semana en Rocktopia: MIND’S EYE, EVERGREY, REDEMPTION, DANIEL BAUTISTA, AMORPHIS, SOILWORK y THE NIGHT FLIGHT ORCHESTRA)

ROCKTOPIA 1 de Diciembre de 2012

ROCKTOPIA Pdcst 12-12-01

Descarga siguiendo este link: http://www.mediafire.com/?7l1ubqq5985yop1

________________________________________________________________________________________

Historias de inquietud juvenil para abrir la edición de hoy de Rocktopia. Inusual, la capacidad de cuatro chavales venidos desde Suecia y que se llamaban Mind’s Eye. En aquel año 1994, los componentes del grupo contaban con edades que iban tan solo desde los 15 a los 20 años. Auténticos enamorados de la música en edad muy temprana, quienes no solo compondrían e interpretarían estas canciones que completaban su primer disco, sino que además las grabarían y producirían. Todo un hito para unos chavales completamente centrados en su mayor pasión: la música. Una música, la suya, que como era normal adolecía de muchas cosas a falta de experiencia y madurez, pero que sin embargo resultaba sorprendentemente presentada, dado el escasísimo bagaje de la banda. Mind’s Eye editaban en 1994 “The Afterglow”, su disco de debut, emergiendo desde Suecia, pero con el componente latino de contar con los orígenes chilenos y uruguayos del batería Daniel Flores y el cantante Germán Pascual, respectivamente. Pecados de juventud, signos de bisoñez, aunque no tantos como cabría esperar y muy perdonables dada la entrega del grupo. Luego Mind’s Eye se convirtieron en uno de los combos de metal progresivo más interesantes de su país. Pero antes, en ese año 94, aún se devanaban entre las influencias notorias de bandas como Queensrÿche y Dokken. Para muestra una canción como “Andromeda”. Es nuestro disco del recuerdo…

Ese vocalista de tan solo veinte años, y que a pesar de ello mostraba no pocas capacidades, Germán Pascual, ha continuado su carrera después de salir de Mind’s Eye durante los primeros años de existencia de la banda. Germán Pascual ha prestado sus servicios para grupos de metal neoclásico como Narnia o Divinefire, sin embargo, después de tantos años, finalmente ha decidido grabar sus propias canciones a título propio, y bautizar su primer disco con el nombre de “A New Beginning”. Lo cierto es que no esperábamos algo especialmente relevante de él, sin embargo Germán Pascual nos sorprende con un lanzamiento que supera con creces cualquier cosa que haya hecho hasta el momento, para presentarnos un álbum de mastodóntico metal melódico, técnico y tremendamente poderoso, basado en una sonoridad impactante, donde los riffs de guitarra y la base de ritmo resultan aplastantes, mientras la voz ya muy experimentada de Germán Pascual se luce a base clase y vigor. Una especie de compendio estilístico de lo que podrían ser Nevermore, Dio, Symphony-X o los Black Sabbath de Tony Martín. Así es el disco en solitario de debut de Germán Pascual, y canciones como “The Wrath Of God”…

(Además esta semana en Rocktopia: SPEAKING TO STONES, PAUL GILBERT, LYNYRD SKYNYRD, Y&T y 42 DECIBEL)