Programa 4 de Noviembre de 2017

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

El final de los 80s fue el periodo de mayor bonanza para la banda de David Coverdale, Whitesnake. A pesar de su dilatada y magnífica carrera, tuvo que esperar hasta entonces para verla traducida en ventas y popularidad masiva.Y cuando aquello terminó, Coverdale, que ya era perro viejo, intentó volver adaptándose a los nuevos tiempos, ajustando su propuesta a la de una audiencia ya muy mermada. Por eso quiso editar un disco en solitario al que quería llamar “Restless Heart”. Para separarlo de su pasado inmediato, y además, porque musicalmente era algo mucho más personal. Pero las compañías de discos no siempre entienden de sentimientos y sentido común, y obligaron a que “Restless Heart” se convirtiera en el noveno disco de estudio de Whitesnake.
La formación que acompañó a Coverdale en aquel lanzamiento no era tan mediática como en los anteriores, pero ahí estaba todavía Adrian Vandenberg, su fiel escudero, que después de muchos años en el grupo por fin conseguía grabar con ellos en estudio; Denny Carmasi a la batería (Montrose, Heart…) o Guy Pratt al bajo (sesionero de lujo con trabajos para Pink Floyd, Michael Jackson o Madonna).
“Restless Heart” decepcionó a los que venían buscando reverdecer unos laureles ya imposibles en aquel momento, y agradó a todos los que lo entendieron en su filosofía más doméstica…

La historia de Adrian Vandenberg con Whitesnake tuvo mucho de infortunio. A pesar de formar parte del grupo durante sus años más dorados, por diferentes razones, incluida una lesión de muñeca, le fue imposible estampar su guitarra en los anteriores discos de Whitesnake, a pesar de figurar en los créditos.
Vandenberg saltó a la primera división europea con la banda que llevaba su nombre durante los 80s y, al dejar Whitesnake, se dedicó a otros proyectos como Manic Eden o también a la pintura, que es otra de sus pasiones.
2014 significó de alguna manera un renacer musical para él, cuando volvía a la palestra con su banda, Moonkings. Aquel fue un disco de debut estupendo, y su segunda parte, titulada “MK II” no lo es menos. Lo retoman donde lo dejaron, que es donde Vandenberg casi siempre quiso estar, o sea, del lado del hard rock más bluesy y terrenal, y hasta con cierto poso de sobriedad. Fabricado en Holanda por músicos de allí, lo nuevo de Vandenberg’s Moonkings es quizás incluso superior a su antecesor, y por eso es nuestro disco de portada…

(Esta semana en Rocktopia: WHITESNAKE, VANDENBERG’S MOONKINGS, REVOLUTION SAINTS, MR.BIG, JONAS TAMAS, LEPROUS, CIRCUS MAXIMUS y LARS ERIC MATTSSON)

Anuncios

Programa 14 de Junio de 2014

ROCKTOPIA Pdcst 14-06-14

Descarga y/o escucha siguiendo este link: http://www.mediafire.com/listen/vsb8a138bw2is3u/ROCKTOPIA_-_2014-06-14.mp3
_____________________________________________________________________________________________

Hoy destapamos el tarro de las esencias guitarreras más sofisticadas y estilistas para abrir el programa con nuestro tradicional “Disco del Recuerdo”.
Cuando instrumentistas de la talla de Gary Moore, Eddie Van Halen o Joe Satriani lo nombran entre sus influencias y admiraciones, es que estamos ante algo grande. Algo tan grande y tan infra-conocido como Allan Holdsworth…

Allan Holdsworth nunca tuvo la aureola de estrella de la guitarra, como otros de su generación como Robert Fripp, Steve Howe o Steve Hackett. Él, contrariamente a ellos, no fue parte de ninguna banda multitudinaria y emblemática, lo que jugó en su contra en cuanto a popularidad, aunque eso sí, su legado estrictamente musical está fuera de toda duda.
A parte de sus recreos fugaces con grupos como U.K. o Soft Machine, Allan Holdsworth hizo de su relativamente minoritaria carrera en solitario su prioridad.
En 1985 publicaba una de sus obras más aclamadas. Un álbum denominado “Metal Fatigue”, enmarcado dentro de la fusión Jazz Rock en la que siempre se ha movido con toda comodidad. Minucioso, ultra-técnico, y abrumador en la exposición de herramientas musicales al alcance de muy pocos, y probablemente dirigido también a una inmensa minoría.
La capacidad incontestable de Holdsworth, hacía que dejase abierta la puerta a cortes más accesibles, dentro de unos límites, como la apertura del disco, que era además la que le daba nombre.
Lecciones intensivas de ejecución al máximo nivel…

Decíamos que Allan Holdsworth había sido venerado por algunos de los mejores guitarristas del planeta. Algo extensivo también para dentro de nuestras fronteras. Y es que Holdsworth es una de las debilidades reconocidas de Kike Caamaño. Lo sabemos por que él lo cuenta, y aún más porque como tenemos el honor de que sea amigo del programa, le hemos preguntado directamente a Kike por el disco que quería que sonase antes de presentar lo nuevo de su banda proyecto… Lo último de Asha.

Enfrentarse a cada nuevo trabajo de Asha es hacerlo a algo musicalmente retador, y “Emotional Intelligence” -que es como se titula su nueva obra- no es una excepción. Un álbum inquieto, nervioso… cuajado de detalles, como es de rigor en la firma de Kike Caamaño; como también lo es su alto nivel técnico.
En un mundo en el que priman la inmediatez y las prisas por encima de la calma y la observación sosegada, Asha propone más que nunca una experiencia exigente. Una suerte de Hard Rock matemático en el que los sentimientos y mensajes reflexivos no están excluidos ni mucho menos.
Con “Emotional Intelligence” Kike Caamaño y Asha se asientan confortablemente en la élite del Rock estatal. Sólo hace falta escuchar, y digo bien escuchar, que no oir, canciones como “Cry In Silence”. Es nuestro disco importante esta semana. Kike Caamaño a la multi-instrumentación y su colega Jacob Polsen a la voz. Lo nuevo de Asha…

(Además esta semana en Rocktopia: TERAMAZE, MARTY FRIEDMAN, ADRENALINE MOB, BIGELF y VANDENBERG’S MOONKINGS)