Programa 25 de Marzo de 2017

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Cuando asomaba el nuevo milenio, de los convulsos estertores de una banda de metalcore llamada Prayer For Cleansing, surgió otra no menos convulsa pero con una clara vocación de vanguardia y exigencia técnica. Se fijaron en el texto de una canción de Counting Crows, y así decidieron llamarse Between The Buried And Me.
Lo suyo fue desde entonces una avalancha sónica de voces guturales, ritmos desenfrenados e interpretaciones instrumentales a flor de piel, pero el hecho de haberse bautizado en honor a una canción de un grupo tan lejano a ellos musicalmente como Counting Crows, dejaba entrever que Between The Buried And Me estaban abiertos y, por otra parte, influenciados por otros estilos de música que en menor o mayor medida quedaban plasmados en su esquizofrénica propuesta.
Todo quedó confirmado cuando el combo de Carolina del Norte se despachaba en junio de 2006 con la publicación de un álbum apropiadamente titulado “The Anatomy Of…”. La anatomía de Between The Buried And Me, un disco de versiones en el que revisaban canciones de bandas tan distintas como Metallica, Soundgarden, Smashing Pumpkins, Depeche Mode, King Crimson, Motley Crue, Pink Floyd o los propios Counting Crows. Una declaración de principios sobre sus desacomplejadas raíces en la que de forma bastante fiel se reproducían canciones como el popular “Bicycle Race” de Queen…

En esa canción de Betwen The Buried And Me se escucha al excelente bajista Dan Briggs. Él es uno de los componentes de una banda de probeta creada a partir de la unión de él mismo con el guitarrista de Haken, Richard Henshall; el batería Matt Lynch (Trioscapes, Cynic) y el teclista Pete Jones (ex-Haken).
Todo comenzó cuando hace un par de años, bajista y guitarrista comenzaron a mantener conversaciones musicales vía email. Aquello trajo consigo poco después el intercambio de maquetas, lo que derivó en una colaboración transatlántica que ha finalizado fraguándose en este proyecto instrumental denominado Nova Collective.
La música de Nova Collective puede ser descrita como fusión cosida a base de influencias de rock progresivo, jazz y música más ambiental. Extensas canciones mezcladas por Rich Mouser, quien ha trabajado con Neal Morse o Transatlantic, lo cual da una idea de la filosofía de estos exquisitos Nova Collective. Sólo para oídos dispuestos a escuchar con atención tan retadora proposición musical…

(Esta semana en Rocktopia: BETWEEN THE BURIED AND ME, NOVA COLLECTIVE, HAKEN, LUIS ART-NALDO, ASHA, ART OF ANARCHY, ENBOUND y NARNIA)

Anuncios

Programa 8 de Octubre de 2016

rocktopia-pdcst-16-10-08

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Una vez más iniciamos Rocktopia con una de esas bandas de oscuro y gutural pasado: Katatonia. La banda de Jonas Renkse nació en 1991, en los albores de una época en la que géneros como el death o el doom metal surgían en Escandinavia con especial ímpetu. Katatonia no fueron ajenos a ello, así que comenzaron sus devaneos creativos sumidos en la melancolía depresiva y en las voces rabiosas de Renkse, quien además era el batería de la banda. Hacia 1998 la garganta de Renkse dijo basta. Los médicos le recomendaron seriamente que dejara de forzar su voz de aquella manera o sus cuerdas vocales saldrían mal paradas de forma crónica. Esta situación sobrevenida sumada a la propia evolución del grupo fueron conduciendo a Katatonia hacia los territorios hasta entonces no explorados de “Discouraged Ones”, su álbum de 1998, en el que aparecía además la participación del líder de Opeth, Mikael Akerdfelt, quien formó parte del grupo desarrollando labores vocales. Akerdfelt co-produjo el álbum, introdujo algunas voces y fue parte de la ayuda espiritual para que Katatonia rompieran amarras con su pasado y abrazaran definitivamente algunas de las señas de identidad que los acompañan hasta nuestros días…

Participación y soporte importante el de Mikael Akerdfelt para aquel disco de los Katatonia de su amigo Jonas Renkse. Un Mikael Akerdfelt que también experimentó una metamorfosis musical para conducir a sus Opeth por los sinuosos vericuetos que los arrancaron de las entrañas del death metal para depositarlos en los plácidos brazos del Rock más templado y sinfónico.
“Sorceress” es el último trabajo de la banda de Estocolmo, el primero editado con su nueva compañía discográfica (Nuclear Blast) y el que parece ser definitivamente el eslabón perdido entre los viejos Opeth, los del metal extremo y los actuales Opeth, los de las atmósferas livianas y los pasajes delicados. “Sorceress” se inclina nuevamente sobre la sólida base se las influencias de Camel, Caravan o Jethro Tull, tal y como ocurriera en sus inmediatos trabajos predecesores, pero ahora, además, entran en juego las otras debilidades de Akerdfelt, es decir, los ecos de Black Sabbath, Deep Purple o los más primitivos Judas Priest. La producción es cruda y monolítica, en un ejercicio retro que dota de aún mayor coherencia a todo el conjunto…

(Esta semana en Rocktopia: KATATONIA, OPETH, THE PINEAPPLE THIEF, THE MISSION, BETWEEN THE CORAL REEFS, NARNIA, HANSEN & FRIENDS y EPICA)