Programa 8 de Abril de 2017

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

En 1993, cuando la fiebre del grunge estaba en todo su apogeo y el nu-metal y el metal industrial comenzaban a asomar la cabeza, había músicos y bandas que se negaban hincar la rodilla y aguantaron el tirón manteniendo firmes sus ideas. Algunos de ellos fueron los músicos veteranos, que unieron fuerzas acaso pensando que la etiqueta de “superbanda” haría de efecto llamada para todos aquellos nostálgicos de nuevo cuño que no comulgaban con la oferta de la industria discográfica. Así se formó una agrupación llamada Mother’s Army, creada por nombres como Bob Daisley (Rainbow, Ozzy, Gary Moore y demás); Carmine Appice (insigne baterista de mil bandas, también como la de Ozzy Osbourne, King Kobra, y por su puesto Vanilla Fudge o Cactus); Jeff Watson de Night Ranger a la guitarra; y para redondear el equipo el cantante Joe Lynn Turner quien tras su paso por Rainbow había sido recientemente echado de Deep Purple. Mother’s Army comenzó su vida como grabación de sesión para el guitarrista de Night Ranger, Jeff Watson. Cuando el ex-bajista de Rainbow, Bob Daisley, comenzó a ser parte de esas sesiones el proyecto se convirtió en una nueva banda, inicialmente llamada Lone Ranger. Una gira por Japón les señaló dónde estaba el futuro, cambiando el nombre de la banda a Mother’s Army, con la inclusión de Joe Lynn Turner. Cierta repercusión en Japón y poco más, la de discos como su debut homónimo de 1993…

En la formación de Mother’s Army resultaría fundamental el hecho de que el ex-guitarrista de Night Ranger, Jeff Watson, se encontrara en ese momento fuera de la banda que le dio el éxito. Con el paso del tiempo Watson ha demostrado no estar demasiado interesado en Night Ranger, y su ausencia en la edición del nuevo álbum de los californianos así lo demuestra. Eso sí, en lo nuevo de Night Ranger aún perdura el legado de otros miembros históricos del grupo como Brad Gillis, Kelly Keagy o Jack Blades. Por eso “Don’t Let Up”, que es el título del disco, afortunadamente no escapa del influjo de estos tres tipos, responsables de cualquier manera, de haber llegado a la consecución de hit-singles a lo largo de su era dorada, cuando alcanzaban ventas millonarias en Estados Unidos y en Japón. Inexplicablemente (o no) Night Ranger nunca fueron tampoco en absoluto relevantes en nuestro país, y eso no va a cambiar con su nuevo disco, el cual ostenta orgulloso muchas de las credenciales que les hicieron ser chicos de oro en mitad de los ochenta…

(Esta semana en Rocktopia: MOTHER’S ARMY, NIGHT RANGER, ECLIPSE, X-TASY, FRANK CARUSO, OPEROSE, EPICA y NEED)

Programa 28 de Enero de 2017

rocktopia-pdcst-17-01-28

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

En 1997, cuando las hordas del Rock visceral encabezadas por el grunge habían tomado el planeta… En 1997 cuando la irrupción del nu-metal era un hecho consumado, fue en aquel año, cuando un grupo de la laboriosidad de Fates Warning lanzaban su disco más ambicioso hasta ese instante. Un álbum conceptual titulado a “A Pleasant Shade Of Gray”, dividido en 12 movimientos y con el que construyeron una excepcional obra repleta de dramatismo, de ambientes en penumbra para firmar la que seguramente se ha convertido en obra cumbre de la banda.
Metal progresivo, poético y rebosante de elementos emocionales, así era “A Pleasant Shade Of Gray”, con la importante aportación del teclista Kevin Moore, quien acababa de dejar las filas de Dream Theater, para engrosar la alineación titular de unos Fates Warning que jamás habían sonado tan sinfónicos. Un trabajo sumamente meditado y reflexivo, de esos a los que hay que darles tiempo para disfrutarlos en toda su dimensión. Obra sumamente sólida de la que resulta difícil elegir un corte especialmente representativo…

Como en otras ocasiones, la cercanía de las redes sociales nos ha permitido ponernos en contacto con nuestros siguientes invitados y preguntarles sobre qué disco querían que sonara para introducir su música, como álbum del recuerdo. Y esa banda nos comentó que “A Pleasant Shade Of Grey” era el más oportuno, dada la influencia de éste en la música que desarrollan ellos. Una banda que adora a Fates Warning y que se llaman Need.
Need vienen desde Atenas y “Hegaiamas: A Song For Freedom” es su cuarto larga duración. Sus anteriores discos ya les han valido como credenciales para abrirse las puertas de festivales como Sonisphere; el Prog-Power americano, en dos ocasiones; y también para abrir para grupos como Symphony-X, Jon Oliva o Threshold. Y es que su propuesta es llevada a la práctica con total convicción. Música densa, variada dentro de unos parámetros, que adquiere un nivel superior a sus antecesores con este cuarto capítulo discográfico de su carrera, entre otras cosas merced a una producción que en esta ocasión saca el máximo partido a la experiencia acumulada por estos músicos veteranos. Un álbum con el que volverán a Estados Unidos como teloneros de Evergrey en los próximos meses. Prog–metal moderno, sofisticado y diverso…

(Esta semana en Rocktopia: FATES WARNING, NEED, SUNBURST, ADRIAN WEISS, GEMINI SYNDROME, DEVIN TOWNSEND PROJECT y LEPROUS)