Programa 20 de Enero de 2018

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

La localidad inglesa de Birmingham fue el lugar de nacimiento de Judas Priest, Ozzy Osbourne, Magnum o una banda ahora de culto que apareció quizás unos años más tarde de lo que hubiese sido ideal para sus intereses: Marshall Law.
El vocalista Andy Pyke venía de trabajar con Barbara Schenker, hermana de Michael Schenker, en la banda Viva. En 1988 formó Marshall Law y las cosas empezaron rodar con giras abriendo para nombres como Yngwie Malmsteen. Su carrera nunca fue de éxito triunfal, pero sí de una evolución gradual que iba en realidad a contracorriente de las nuevas tendencias. En 1993 grababan su disco “Power Game”, con el que vendieron más de 35.000 copias, solo en Japón, en las primeras semanas de su publicación. El disco mostraba a unos Marshall Law siguiendo la estela dejada por la NWOBHM, y grupos como Judas Priest, pero intentando hacer acopio de nuevas sonoridades con referencias para Queensrÿche y bandas de ese estilo…

Aquel batería que grababa ese disco de Marshall Law se llama Lee Morris. Después de estar con ellos pasó a formar parte de los góticos-doom Paradise Lost y ahora, sorpresivamente a juzgar por el estilo del grupo, es el nuevo batería de otra banda de Birmingham como Magnum. Él no es el único nuevo miembro del grupo, ya que el teclista Rick Benton también se estrena con Magnum en éste “Lost On The Road To Eternity”, añadiendo un plus de vitalidad a las nuevas canciones de los veteranísimos rockeros británicos.
La fórmula es la que llevan acuñando más de 40 años. Las composiciones de Tony Clarkin son la piedra filosofal del grupo. Así que, dependiendo de su inspiración, los álbumes de Magnum resultan en mayor o menor medida acertados. En este caso los hados han estado de su lado y “Lost On The Road To Eternity” pasa por ser uno de sus mejores obras en los últimos diez o quince años. El vigésimo disco de estudio de Magnum posee todas las señas por las que se los reconoce, pero además en su mejor versión: la de las melodías recordables, la carismática voz de Bob Catley mostrándose emotiva y todos esos arreglos con sabor a entrañable…

(Esta semana en Rocktopia: MARSHALL LAW, MAGNUM, PARADISE LOST, TOOTHGRINDER, DUSTIN BEHM, PROSPEKT, ANUBIS GATE y DEFECTO)

Anuncios

Programa 5 de Diciembre de 2015

ROCKTOPIA Pdcst 15-12-05

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Un auténtico clásico del hard Rock melódico engendrado en la segunda mitad de los ochenta para abrir hoy el programa con nuestra habitual vistazo al pasado. “Excess All Areas” significó el tercer disco de los británicos Shy y casi con toda seguridad el favorito de sus fans. Dos pasos discográficos anteriores habían arrojado luces y sombras a partes iguales en cuanto al potencial de Shy. Eran buenos tiempos para la industria musical en general y también para su propuesta. La multinacional RCA puso los ojos en ellos y los envió a Holanda para registrar un nuevo trabajo, encargándole la producción a un profesional de las garantías de Neil Kernon.
Durante los primeros días de 1987, “Excess All Areas” veía la luz con el beneplácito de la prensa inglesa y la promesa de un potencial comercial que nunca llegó a materializarse de manera rotunda. Con la venida de la primavera Shy salieron a la carretera por toda Europa, llegando incluso a tocar en España, con shows como el de Madrid, donde tocando junto a Barón Rojo y Gary Moore tuvieron que salir literalmente “por patas” del escenario, ante la lluvia de objetos contundentes que arreciaba sobre ellos, tras un inoportuno “cambio de impresiones” entre la audiencia y el cantante Tony Mills. Anecdotario a parte, “Excess All Areas” ha terminado quedando como un clásico menor del género, algo obsoleto en cuanto a sonido, pero aún orgulloso de ser el contenedor de algunas canciones estupendas…

En 2011 se puso en circulación el último álbum de Shy, y su vocalista no fue Tony Mills, sino el excelente cantante inglés Lee Small, quien venía de hacer sus labores con grupos como Native Cain y participar en proyectos como Phenomena. Ante los acontecimientos luctuosos que han rodeado a Shy en todo este tiempo (con la muerte de su guitarrista Steve Harris), Lee Small ha tenido que buscarse la vida en otras historias, como su propia carrera en solitario y ahora con un nuevo proyecto denominado Lifeline. Un combo formado por él y por Nigel Bailey, líder de otra banda del entorno como Three Lyons. Ellos comparten obligaciones vocales en este disco de debut que lleva por título “Scream”. En él nos encontramos con algunos retazos del mejor hard Rock con melodía y fuerza, en la tradición de nombres como UFO o Gary Moore, en su época más hardrockera de mitad de los ochenta. A medio camino entre lo clásico y lo AOR. Un notable álbum de un estilo concreto no tan habitual hoy en día y que entra en el programa por su puerta grande, como disco de portada…

(Además esta semana en Rocktopia: HAREM SCAREM, BLOOD RED SAINTS, YOSSI SASSI, SYMPHONY-X, TRANS SIBERIAN ORCHESTRA y PARADISE LOST)

Programa 6 de Junio de 2015

ROCKTOPIA Pdcst 15-06-06

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

La carrera de unos pioneros del prog-metal como Fates Warning alcanzó su cima, probablemente, con la edición en 1997 de su impresionante “A Pleasent Shade Of Gray”. La banda estaba en estado de gracia. Hacía ya tiempo que se habían sacudido todos los “clicks” de metal tradicional, y andaban a la búsqueda de su propio lugar, dentro del metal más sofisticado e intrincado. Aquel álbum marcó definitivamente el asentamiento de un nuevo estilo para Fates Warning, y su álbum siguiente, “Disconnected”, si bien no llegaba a la altuara de su predecesor, sí que era lo suficientemente sólido como para que la banda terminara de convencerse de que aquella era la dirección adecuada. “Disconnected” jugaba con las atmósferas del anterior álbum, aunque se perfilaba como algo más digerible y menos oscuro. Era una forma de no repetirse a sí mismos, pero a la vez, afianzarse en sus nuevas y modernas sonoridades.
Se grababa en el año 2000, con la producción, otra vez, de un productor legendario como el gran Terry Date.
Es nuestro disco del recuerdo esta semana. Hace 15 años se publicaba este magnífico “Disconnected”…

El bajista de aquellos Fates Warning, Joey Vera, nunca ha sido un hombre demasiado expuesto al aplauso mediático, aunque su categoría se ha visto refrendada con su participación en innumerables proyectos junto a grandes músicos. Sin embargo sus inicios fueron tan sólidos como discretos. Igual que la banda con la que se dio a conocer: Armored Saint.
Ellos consiguieron más repercusión gracias a la huída de su vocalista John Bush a Anthrax, que por su más que respetable carrera. Los Saint han sido desde los primeros años 80s una garantía de honesto y poderoso metal americano.
Después de cinco años se han atrevido a crear su séptimo LP, y para ello han decidio exprimir su creatividad al máximo.
John Bush cuenta que cuando comenzaron los procesos de elaboración del disco habló con sus compañeros y los retó a intentar completar el álbum bajo la premisa: “Vamos a hacer como que somos una banda realmente grande y podemos hacer lo que realmente queramos”. Un desafío que se ha materializado en el que probablemente sea el disco más elaborado de Armored Saint. La fuerza y el vigor de la banda siguen intactos, pero a ello se ha sumado ahora un componente de acabado musical que tras varias escuchas termina por convencer sobre la valía del disco. Por eso es nuestro álbum de portada esta semana. Una banda de culto intentando reinventarse hasta cierto punto, sin abandonar su espíritu…

(Además esta semana en Rocktopia: HELLOWEEN, EMPIRE 21, STEPHAN FORTÉ, PARADISE LOST, PERIPHERY y STEVEN WILSON)

ROCKTOPIA 28 de Abril de 2012

Descarga y/o escucha siguiendo este link: ROCKTOPIA – 2012-04-28.mp3

Situamos nuestro calendario musical en el año 1990. Don Dokken, después de haber cosechado notables éxitos comerciales con su grupo, decidía zanjar de una vez por todas la polémica relación que mantenía con el guitarrista del grupo que llevaba su nombre, George Lynch. Habían sido tiempos de excelente vinculación musical, sin embargo su interacción personal era peor que mala, así que el vocalista Don Dokken pondría tierra de por medio, concluyendo la historia del grupo que él mismo había fundado, y comenzando su andadura en solitario. Don Dokken se haría acompañar de músicos contrastados para montar su nueva y homónima banda. Ahí estaba John Norum de Europe a la guitarra o Peter Baltes de Accept al bajo. Formando equipo con el excelente productor Wyn Davis darían forma a “Up From The Ashes”, su alegato en forma de LP en el cual reivindicaba su intención de retomar su carrera desde las cenizas, para consolidarla en un futuro prometedor, y así era el disco: “prometedor”, un ultramelódico y elegante compendio de canciones que Dokken había compuesto mano a mano con el resto de los miembros de la banda, aunque al final todo quedó en casi nada, y el escarceo en solitario de Don Dokken duraría muy poco…

Clave en la consecución de aquel disco de Don Dokken era la presencia del guitarrista de Europe John Norum. Un John Norum al que podemos volver a escuchar en su máxima expresión a través del nuevo y flamante disco de su banda madre. Y es que Europe editan en estos días nuevo trabajo. Volvieron después de más de una década de silencio discográfico en 2004, así que han pasado ya 8 años desde que nos reencontramos con Europe. Y fue para bien, fue para echarnos a la cara una banda madura, alejada de los dictados de la moda y de las compañías discográficas, algo que termina por materializarse al cien por cien con la publicación de “Bag Of Bones”, su noveno disco de estudio. Cuando el guitarrista John Norum abandonaba la banda en mitad de su éxito ochentero era, entre otras cosas, por divergencias musicales. Él quería unos Europe más rockeros, más clásicos… y desde luego ha terminado saliéndose con la suya, y es que “Bag Of Bones” es todo un orgulloso despliegue de influencias hardrockeras clásicas. El sello melódico de Europe sigue ahí, desde luego, pero ellos hace ya muchas lunas que dejaron de ser una banda hecha para las listas de éxitos. Gracias a ello podemos disfrutar de su enorme magnitud, con un tremendo disco que es sin paliativos uno de los mejores de su carrera, y por eso también es nuestro disco importante.

(Además esta semana en Rocktopia: HEAT, TRIXTER, STRINGS 24, LORD OF MUSHROOMS, STATUS MINOR y PARADISE LOST)