Programa 27 de Abril de 2019

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Los inicios musicales de un tipo como Michael Ammot estuvieron vinculados desde un principio a su vena más extrema y oscura. Bandas de death metal seminal como Carnage o Carcass escribieron las primeras líneas de su currículo antes de que llegaran Arch Enemy. Pero algo más habitaba en la mente de Ammot. Algo que necesitaba exponer y que a través de todos esos grupos le era imposible. Por eso, cuando aún militaba en las filas de Carcass, decidió crear un combo como Spiritual Beggars. Un híbrido de proto-metal, classic rock y blues ambientado en la década de los 70s. Corría el año 1992 y nada podía asegurar la continuidad de la banda en unos años imprevisibles, pero un subgénero como el stoner y sus estribaciones encontró acomodo en la amalgama que significó aquella cambiante escena musical, y los Beggars tuvieron su porción de éxito.
2002 fue un año de cambios para ellos. El vocalista Janne “JB” Christoffersson se incorporaba a la banda para ser partícipe de un pequeño giro hacia matices menos corrosivos y de alguna manera más melódicos. La banda de Michael Ammot mantenía la filosofía intacta, de hecho las diferencias entre el anterior y el nuevo cantante no eran significativas, pero decidieron pisar el nuevo siglo suavizando ligeramente sus aristas y haciéndolo todo más sónicamente discernible. Bajo esos preceptos se grababa aquel disco titulado “On Fire”…

Janne “JB” Christoffersson llegó a Spiritual Beggars desde su banda, Grand Magus, y de hecho siguió compaginando sus actividades en ambos grupos, hasta que en 2010 salió de los Beggars dando por finalizado el pluriempleo. Y es que Grand Magus siempre ha sido la criatura de Christoffersson, desde que en el lejano año de 1996 los fundara junto con su colega el bajista Mats “Fox” Skinner. Lo suyo siempre ha sido una reivindicación del metal más auténtico de raíz y poco postureo. Una amalgama que paso a paso fue sonando más a metal clásico, en momentos tocado todavía por la lentitud y la contundencia del doom, dándole especial protagonismo a los riffs pesados sobre los que cimentar sus canciones. “Wolf God” es la nueva entrega de los lobos de Estocolmo. Vivir de los prototipos hasta hacerlos creíbles y respetables en base a una honestidad inquebrantable. La insistencia en sus señas de identidad, en su condición elegida de banda de culto. La grandiosidad voluntariamente rechazada para mantener su vuelo a ras de suelo. Filosofía básica como en la canción que da título al álbum. Los lobos han vuelto…

(Esta semana en Rocktopia: SPIRITUAL BEGGARS, GRAND MAGUS, CORRODED, ALTITUDES & ATTITUDES, MONKEY3, PERVY PERKIN, A.C.T. y SAGA)

Especial Rock de Aquí (Producto Interior) 2015/16

Rocktopia logo azul lacrado 2014 small

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Sigue el verano, así que continúan los programas monográficos en Rocktopia. Esta semana dedicamos nuestros tiempo a rescatar algunas de las canciones que han representado a la música hecha desde dentro de nuestras fronteras durante la temporada pasada.

(Esta semana en Rocktopia: ASHA, AIRLESS, HANDFUL OF RAIN, DARKSUN, ROBERT RODRIGO, LORDS OF BLACK, ALBERTO RIONDA ALQUIMIA y PERVY PERKIN)

Programa 7 de Mayo de 2016

ROCKTOPIA Pdcst 16-05-07

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

El disco del recuerdo de la edición de hoy del programa nos lleva a recorrer los callejones retorcidos del panorama underground del viejo continente. Bandas de escasa repercusión que, por supuesto, forman parte de una escena, en este caso involucrada con el metal gótico y progresivo.
Tras su salida de la banda húngara Without Face, su vocalista Julie Kiss se apresuró a la formación de un nuevo combo ubicado esta vez en Londres. Las premisas de penumbra y ambiente gótico estaban aún presentes, pero Kiss quería ir aún más allá en cuanto a despliegue técnico y progresividad. El grupo que cumplía todas esas premisas se llamó To-Mera. Una especie de evolución de su anterior banda, aunque abierto a mayores posibilidades musicales con la inclusión de músicos de alto nivel técnico.
Los textos de sombría poesía eran expuestos en torno a pasajes musicales que rozaban por momentos el jazz o el thrash metal, a través de líneas entrecortadas y complejas.
El primer disco de To-Mera se llamaba “Transcendental” y fue editado hace diez años. Buenas reacciones por parte de revistas como la Kerrang! británica hicieron al grupo albergar esperanzas de proyección, pero con el paso del tiempo To-Mera nunca llegó a dar ese siguiente paso…

Curiosamente con el devenir del tiempo el guitarrista de To-Mera pasó a tocar el bajo y el teclista de To-Mera pasó a tocar la guitarra, ambos en la banda británica Haken.
Haken son desde 2007 una de las bandas más prometedoras de su generación. Promesas y expectativas más que colmadas con el transcurrir de su carrera y más especialmente tras la edición de sus últimos discos, los cuales les han dado una reputación, ya no de grupo revelación, sino de auténtica confirmación de banda asentada ya dentro del conjunto más interesante y vanguardista.
Aunque no hacía falta tal confirmación, ellos dan un golpe encima de la mesa con la publicación de su nuevo y cuarto larga duración, el magnífico “Affinity”.
La amalgama de influencias clásicas siempre presente, con ecos que recuerdan a nombres como Yes, pero también guiños al metal de vanguardia actual como el de Leprous -no en vano su líder Einar Solberg colabora en este último disco de la banda londinense-. El resto, y en gran medida, obedece al talento y personalidad de Haken, en una obra diversa y balanceada…

(Además esta semana en Rocktopia: PERVY PERKIN, TIDES FROM NEBULA, MYRATH, DYNAZTY y DRIVE SHE SAID)