Programa 20 de Enero de 2018

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

La localidad inglesa de Birmingham fue el lugar de nacimiento de Judas Priest, Ozzy Osbourne, Magnum o una banda ahora de culto que apareció quizás unos años más tarde de lo que hubiese sido ideal para sus intereses: Marshall Law.
El vocalista Andy Pyke venía de trabajar con Barbara Schenker, hermana de Michael Schenker, en la banda Viva. En 1988 formó Marshall Law y las cosas empezaron rodar con giras abriendo para nombres como Yngwie Malmsteen. Su carrera nunca fue de éxito triunfal, pero sí de una evolución gradual que iba en realidad a contracorriente de las nuevas tendencias. En 1993 grababan su disco “Power Game”, con el que vendieron más de 35.000 copias, solo en Japón, en las primeras semanas de su publicación. El disco mostraba a unos Marshall Law siguiendo la estela dejada por la NWOBHM, y grupos como Judas Priest, pero intentando hacer acopio de nuevas sonoridades con referencias para Queensrÿche y bandas de ese estilo…

Aquel batería que grababa ese disco de Marshall Law se llama Lee Morris. Después de estar con ellos pasó a formar parte de los góticos-doom Paradise Lost y ahora, sorpresivamente a juzgar por el estilo del grupo, es el nuevo batería de otra banda de Birmingham como Magnum. Él no es el único nuevo miembro del grupo, ya que el teclista Rick Benton también se estrena con Magnum en éste “Lost On The Road To Eternity”, añadiendo un plus de vitalidad a las nuevas canciones de los veteranísimos rockeros británicos.
La fórmula es la que llevan acuñando más de 40 años. Las composiciones de Tony Clarkin son la piedra filosofal del grupo. Así que, dependiendo de su inspiración, los álbumes de Magnum resultan en mayor o menor medida acertados. En este caso los hados han estado de su lado y “Lost On The Road To Eternity” pasa por ser uno de sus mejores obras en los últimos diez o quince años. El vigésimo disco de estudio de Magnum posee todas las señas por las que se los reconoce, pero además en su mejor versión: la de las melodías recordables, la carismática voz de Bob Catley mostrándose emotiva y todos esos arreglos con sabor a entrañable…

(Esta semana en Rocktopia: MARSHALL LAW, MAGNUM, PARADISE LOST, TOOTHGRINDER, DUSTIN BEHM, PROSPEKT, ANUBIS GATE y DEFECTO)

Anuncios

Programa 7 de Octubre de 2017

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Esta primera edición de la temporada 2017/2018 la vamos a abrir con un álbum editado en 1989. Disco con el que el hijo de una leyenda buscaba el reconocimiento como músico en sí mismo lejos de la alargada sombra de su padre. Y es que “The Disregard of Timekeeping” fue el trabajo de debut de la banda de Jason Bonham, evidentemente el hijo de John Bonham.
Al margen de sombras alargadas perjudiciales, no cabe duda que su pedigrí le abrió las primeras puertas, y por eso para este álbum de debut de la banda que se bautizó como Bonham, contó con importantes facilidades como la producción de Bob Ezrin, un profesional de campanillas con trabajos muy diversos para artistas desde Kiss a Pink Floyd; y colaboraciones como las del guitarrista de Yes, Trevor Rabin.
Buenos tiempos para la MTV, una imagen muy de la época, una propuesta totalmente en boga y el tirón del apellido, hicieron que “The Disregard of Timekeeping” se vendiera notablemente y que la banda girara por todo el mundo. Sonidos muy zeppelinescos cruzados con los del hard rock más ochentero…

La conexión que siempre tiene nuestro disco del recuerdo en el inicio del programa, y nuestro álbum de portada, viene dada esta vez por la participación en ambos trabajos del batería Jason Bonham. Un tipo al que siempre le ha perseguido inevitablemente el legado de su padre, pero que ha demostrado de sobra su valía al cabo de tantos años. De otra manara sería imposible que formase parte de una super-banda de la categoría individual y colectiva de Black Country Communion. Ese combo formado en 2009 por Glenn Hughes, Joe Bonamassa, Derek Sherinnian y el propio Jason Bonham.
La falta de entendimiento en cuanto a las prioridades del grupo hizo que en 2012 se rompiera después de tres fantásticos discos de estudio. 2016 trajo noticias de vuelta al trabajo para Black Country Communion, y en este otoño de 2017 todo ha terminado volviendo a la normalidad con la edición del nuevo Black Country Communion IV.
Nada nuevo bajo el sol. Algo no necesariamente negativo cuando estamos ante un grupo capaz de haber editado algunos de los mejores trabajos de hard classic rock de la última década, algo que vuelve a suceder en este cuarto capítulo. De nuevo un despliegue de maestría con la producción de su colega Kevin Shirley y todos esos vestigios de los mismos Led Zeppelin y, cómo no, de Deep Purple, Free y demás…

(Esta semana en Rocktopia: BONHAM, BLACK COUNTRY COMMUNION, LIVING COLOUR, QUEENS OF THE STONE AGE, GREG HOWE, PROSPEKT, CALIGULA’S HORSE y NOVELISTS)