Programa 2 de Febrero de 2019

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Cuando ni siquiera habían llegado a la mayoría de edad, unos chavales de Estocolmo, algunos de ellos hijos de inmigrantes sudamericanos, formaron en 1992 un grupo llamado Afterglow. Lo suyo fue llegar y empezar a grabar maquetas e incluso en poco tiempo su primer disco, pero eso sería ya tras cambiar su nombre primitivo por el de Mind’s Eye, que es como se les conocería el resto de su carrera. Su crecimiento gradual se iba plasmando en cada uno de los discos que fueron grabando a lo largo de los años. Era como su propio álbum de fotos en el que se registraba su sorprendentemente rápido desarrollo. Y es que Mind’s Eye a las primeras de cambio dejaron a un lado las influencias acusadas de grupos como Queensrÿche y acuñaron su propia manera de hacer las cosas, deudora también de otros referentes como el AOR, el pomp rock y el rock progresivo. Era una misión complicada, y mucho más para músicos de semejante juventud, pero lograron darle consistencia y marchamo de credibilidad a su heterogénea propuesta, así que para los inicios del milenio Mind’s Eye ya sabían hacia donde iban, merced a su manera propia de hacer las cosas.
2007 sería el año de la confirmación, con la edición de un disco extraordinario titulado “A Gentleman’s Hurricane”. Más convincentes que nunca. Más compactos que en el pasado, Mind’s Eye parecía que habían dado con su fórmula ideal…

El líder de Mind’s Eye, Daniel Flores, puso a su banda prácticamente en stand-by, sobre todo debido a las múltiples ocupaciones musicales que le mantienen atareado como músico de sesión o como cabeza de otros proyectos como Murder Of My Sweet; y el bajista y también guitarrista de Mind’s Eye, Johan Niemann pasó en 2010 a formar parte de otra banda sueca; los mucho más oscuros Evergrey, quienes editan en estos días su undécimo disco. La banda comandada por Tom Englund pone sobre el tapete su sello inconfundible de entender la música. Lamentos emocionales, claustrofobia sónica de un grupo cuyo nombre sirve de adjetivo para describir su filosofía.
“The Atlantic” es la nueva pieza de este puzzle que de manera dubitativa naciese hace más de veinte años. Las dudas desaparecieron hace mucho tiempo, y en su lugar se instaló una fe inquebrantable en lo que hacían y siguen haciendo: metal apasionado de alta capacidad técnica, atmósferas casi góticas y sonoridad a prueba de bombas.
Tomas Englund dice sobre este nuevo disco que “El Atlántico, o cualquier océano, representa gran parte de lo que es la vida: las olas rompiendo, la oscuridad y las profundidades, la soledad y la gran inmensidad… el sentirse pequeño en un mundo enorme, y no saber qué hay al otro lado del océano, cómo te va a tratar y en quién te vas a convertir “.

(Esta semana en Rocktopia: MIND’S EYE, EVERGREY, REDEMPTION, DANIEL BAUTISTA, AMORPHIS, SOILWORK y THE NIGHT FLIGHT ORCHESTRA)

Programa 10 de Noviembre de 2018

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

La muerte de Randy Rhoads significó una tragedia a nivel personal para Ozzy Osbourne, pero también una situación traumática a nivel musical. Ozzy y su mujer Sharon se embarcaron en la búsqueda de un guitarrista que lo sustituyera. Querían que tuviera una imagen impactante y, por qué no, modernizar su estilo y hacerlo más efervescente. El casting fue exigente. En el camino se quedaron músicos del nivel de George Lynch, pero el elegido final sería un tal Jaje E. Lee, quien venía de tocar con bandas de segundo nivel como Rough Cat. El primer disco de Lee con la banda de Ozzy llevó por título “Bark At The Moon”. Banda remozada además por la presencia de músicos de prestigio como Bob Daisley al bajo, Don Airey a los teclados o Tommy Aldridge a la batería, siguiendo esas premisas de actualizar conceptos y adaptar su propuesta a los nuevos tiempos de mitad de los ochenta. Aquel fue un álbum de gran repercusión popular y excelentes ventas, pero críticas poco favorables. El paso del tiempo dejó entrever la polémica con respecto a quién había compuesto la mayoría de aquellas canciones, y es que al parecer obligaron a los miembros del grupo a firmar un contrato por el cual desistían de sus derechos de autor. Al final la canción que nombraba al álbum se convirtió en una de las imprescindibles de Ozzy hasta nuestros días…

En 2014 Jake E. Lee despertaba por fin de un letargo musical de décadas de silencio. Puso en marcha un nuevo combo llamado Red Dragon Cartel, e invitó a algunos personajes como Robin Zander de Cheap Trick, el cantante de Maiden Paul Di’Anno, Scott Reeder de Kyuss o Maria Brink de In This Moment. Cuatro años después, Red Dragon Cartel vuelven con un álbum exento de esas colaboraciones que en muchos casos distraen. Una remozada formación en la que además de al jefe Jake E. Lee, encontramos al bajista y productor Anthony Esposito (ex de Lynch Mob); a Phil Varone (ex de Skid Row) y repite el cantante Darren Smith, más acertado en esta nueva entrega que en la primera, en la que le escuchamos demasiado forzado. “Patina” es el nombre de esta nueva obra en la que las huestes del guitarrista norteamericano se muestran algo más sobrias que en el primer capítulo. Tanto es así que se trata de un trabajo al que es necesario darle mas tiempo y espacio, para al final encontrar en él un buen balance de lo que ha sido la cara más clásica de Lee, representado por los inigualables Badlands, pero intentando darle un enfoque más actual, en lo que alguien podría encontrar similitudes puntuales con el post-grunge. Una mezcla de estilos cercanos no siempre fáciles de armonizar, pero que en el caso de Red Dragon Cartel puede significar el establecimiento de una línea musical a seguir…

(Esta semana en Rocktopia: OZZY OSBOURNE, RED DRAGON CARTEL, ULTRAPHONIX, HYVMINE, MARTY FRIEDMAN, FATES WARNING, REDEMPTION y LEAH)

Programa 12 de Marzo de 2016

ROCKTOPIA Pdcst 16-03-12

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Uno de los periodos de escasa actividad, de una banda tantas veces impasible como Fates Warning, fue aprovechado por su cantante Ray Alder para montar en 1999 su propio proyecto paralelo. El combo fue bautizado con el nombre de Engine, y junto a Alder se incorporó su compañero en Fates Warning, el bajista Joey Vera; además del guitarrista de los metaleros Agent Steel, Bernie Versailles y el batería de los punkeros Face To Face, Pete Parada. Un elenco del todo heterogéneo con el que Alder pretendía marcar distancias con respecto a su banda-madre, dejando de lado sus intrincados caminos, para decantarse por un propuesta mucho más básica (sin serlo del todo), en la que se podían detectar los ecos de los más concisos Fates Warning, como parte de un compendio inevitablemente tocado por las corrientes más en boga del metal alternativo de la época. Una forma de simplificar las cosas, en la que de todas maneras prevalecía la característica voz del cantante de Texas…

La relación entre Ray Alder y Bernie Versailles continuó con el paso del tiempo, y se consolidó aún más cuando poco después de la consecución del segundo disco de Engine, el guitarrista invitó al vocalista a participar en un nuevo proyecto denominado Redemption. Redemption era el sueño musical hecho realidad por un músico casi anónimo llamado Nick van Dyk, en la cual su colega Bernie Versailles participaba activamente, entre otras cosas aportando su agenda de contactos.
Lo que estaba casi concebido como un proyecto esporádico se ha terminado convirtiendo, con el paso de los años, en una estable banda de gran reputación en su campo, gracias entre otras cosas, a los magníficos discos que la respaldan de continuo.
El bueno de Bernie Versailles no es de la partida en esta ocasión, aquejado de una enfermedad de la que se recupera. “The Art Of Loss” es el nuevo álbum de Redemption con apariciones reseñables como las de los ex Megadeth, Marty Friedman y Chris Poland o la del vocalista de Armored Saint, John Bush. Continuación de la línea músico-argumental seguida hasta ahora por el grupo norteamericano. Metal progresivo concienzudo, técnico y emocional…

(Además esta semana en Rocktopia: ROYAL HUNT, DARKSUN, VINNIE MOORE, DEVILSKIN, SKUNK ANANSIE y OCEAN’S OF SLUMBER)

ROCKTOPIA 7 de Abril de 2012

Descarga y/o escucha siguiendo este link: ROCKTOPIA – 2012-04-07.mp3

Destapamos la edición de hoy del programa con el cuarto álbum de unos pioneros del metal técnico y progresivo como Fates Warning. Después de la inclusión en la banda de Ray Alder como vocalista en su anterior trabajo, Fates Warning dirigían sus miras musicales hacia espacios antes no visitados. Los cambios en la formación habían abierto su abanico de posibilidades estilísticas, y la respuesta en forma de disco fue “Perfect Symmetry”, el que se puede considerar primer álbum de una nueva era para la banda de Connecticut. Y es que después de aquel trabajo las miras musicales de Fates Warning abandonaron notablemente las recurrentes influencias de Iron Maiden o Judas Priest de sus primeros obras, para cambiarlas por un sonido más estilizado, en el que las melodías encontraban mayor acomodo y sobre todo una profundidad sonora y de concepto musical que daba pie a canciones mucho más ricas. En 1989 se editaba “Perfect Symmetry”, y con ello Fates Warning daban un paso importante en busca de su futuro…

El por entonces teclista de Dream Theater, Kevin Moore, aparecía en ese disco de Fates Warning, como músico invitado. Fue una de las primeras colaboraciones discográficas de él, y del líder de Fates Warning, Jim Matheos. Algo que se convirtió en una fecunda amistad musical, la cual terminó por consolidarse definitivamente con ese hermanamiento audaz en forma de proyecto y cuyo nombre es el de las siglas O – S –I, Office Of Strategic Influence. La dupla Matheos/Moore, con la aportación del batería de Porcupine Tree, el gran Gavin Harrison, quien sigue sustituyendo a la percusión, a Mike Portnoy, quien fuera fundador también de OSI. “Fire Make Thunder” que es como se titula el nuevo disco de OSI, nos lleva de nuevo por territorios imposibles para muchos, pero que son el caldo de cultivo mediante el cual Jim Matheos y Kevin Moore desatan toda su pasión. Guitarras tecnificadas, inspiración con visos psicodélicos pasados por estética cibernética, bases de ritmo intrincadas y mensajes surrealistas… desde el momento de su creación fieles a sus particularísimas señas de identidad, las mismas que nos hacen llegar a “Fire Make Thunder”, otro álbum no para todos los públicos, pero de enorme valía. Por eso es nuestro disco de portada esta semana en Rocktopia.

(Además esta semana en Rocktopia: GAVIN HARRISON & 05RIC, REDEMPTION, JEFF LOOMIS, DARK EMPIRE, DARIO MOLLO/ TONY MARTIN y SHY)

ROCKTOPIA 15 de Octubre de 2011

Descarga y/o escucha siguiendo este link: ROCKTOPIA – 2011-10-15.mp3

Hoy iniciamos, no sólo con un álbum del pasado, sino además con un trabajo ciertamente minoritario y prácticamente olvidado ante la poca respuesta que obtuvo por parte del público en su mommento. En 1997, una banda de Birmingham llamada Native Cain editaban su disco de debut titulado “The Primitive Soul”. El disco les serviría para llamar la atención de la parroquia hard-rockera británica, en una época muy poco propicia para la propuesta musical de Native Cain.
El mal trabajo promocional de su compañía de discos retrasó la incidencia del álbum, y no sería hasta dos años después de la edición del disco, cuando el nombre de Native Cain tendría una mínima repercusión en el circuito underground británico. Giras junto a Bob Catley y cobertura por parte de una revista del prestigio de Classic Rock, les abrirían levemente las puertas de algunos clubes de conciertos del país, aunque finalmente Native Cain no conseguirían despegar. Aquel disco, “The Primitive Soul”, planteaba paisajes de hard rock melódico y clásico, intentando dar un giro con planteamientos algo más modernos, pero carecía de una producción lo suficientemente nítida, aunque eso no era ningún obstáculo para descubrir en Native Cain la magnífica voz de su cantante Lee Small, quien nos traía los ecos del gran Glenn Hughes.

Para cualquier admirador de Lee Small, en vista del poco éxito real conseguido por él en su carrera, fue una buena noticia comprobar como pasaba a formar parte de los británicos Shy, para sustituir a un cantante tan poco parecido a él como Tony Mills. Esa unión entre Shy y Lee Small ha ido cristalizando hasta llegar a nuestros días con la edición del primer disco fruto de esa alianza. Es el nuevo disco de Shy, el cual han titulado de forma homónima, supongo, y como suele suceder en estos casos, en referencia a un nuevo renacimiento del grupo. El caso es que estos nuevos Shy con Lee Small a la cabeza parecen haber encontrado la fórmula adecuada con celeridad. El nuevo trabajo, lejos de pretender reeditar viejas fórmulas, o clonar episodios pasados, se centra en rejuvenecer las señas de identidad de Shy, manteniendo la línea melódica de siempre, pero complementándola con las nuevas posibilidades que trae Lee Small y su flamante voz.

(Además esta semana en Rocktopia: FOREIGNER, LESLIE WEST, NIELS VEJLIT, KARMAKANIC, REDEMPTION y ARACHNES)