Programa 16 de Marzo de 2019

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Harmony se formaron en el año 2000 en la localidad sueca de Borås. El guitarrista Markus Sigfridsson, el batería Tobias Enbert, y el cantante Henrik Båth fueron los precursores de la banda, la cual tras su maqueta de 2001 consiguió firmar un contrato discográfico con el histórico sello Massacre con quienes editaron su disco de debut, aunque aquello no terminó de fraguar, así que para su segundo capítulo Harmony cambiaron de compañía discográfica. Aquel segundo disco se titulaba “Chapter II: Aftermath” y desde luego marcó un paso adelante en su desarrollo musical. La idea preconcebida permanecía intacta, seguía sin ser demasiado original pero las canciones tomaban nuevos bríos y cotas más altas de acabado, con la banda interpretativamente mucho más solvente. Una banda en la que Kristoffer Gildenlöw (hermano de Daniel y ex de Pain Of Salvation), se ocupaba por entero del bajo. Power metal melódico palmario y de temática cristiana…

Harmony siguen existiendo y fueron sin ninguna duda la semilla de la que germinó otra banda contemporánea como Darkwater. Ni más ni menos que cuatro de los músicos que grabaron el segundo trabajo de Harmony han firmado también el último disco de Darkwater, y curiosamente el quinto miembro de la actual formación es Simon Andersson quien también fuese bajista de Pain Of Salvation. El caso es que estos suecos nos ganaron desde la edición de su primer álbum y lo siguen haciendo más de diez años después, esgrimiendo los mismos argumentos, y haciéndolo con la misma competencia en su nuevo “Human”.
Darkwater forman parte de esa escena escandinava de bandas como Andromeda, Seventh Wonder o Circus Maximus las cuales no se distingue por su experimentación, o búsqueda de nuevos horizontes, pero sí por su pluscuamperfecta manera de aunar buenas canciones, cuajadas de melodías pegadizas, de cambios de tempo fluidos y coherentes. Todo dentro de un entorno eminentemente progresivo pero alejado de grandes exhibiciones instrumentales. Mención especial de nuevo para la voz de Henrik Båth, quien está pletórico, y con cuya nitidez y elegancia ejemplifica al grupo entero…

(Esta semana en Rocktopia: HARMONY, DARKWATER, PROTOMYTHOS, NI, THE INTERSPHERE, 22, TALES OF GLOOM y REEF)

Programa 30 de Junio de 2018

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

En la mitad de la década de los 90, cuando internet todavía no era una realidad al alcance de cualquiera, resultaba difícil investigar y estar al tanto de lo que ocurría en todo el mundo, lejos de las directrices de la industria discográfica. En los mentideros se hablaba de la existencia de una banda norteamericana que parecían un cruce aproximado de Dream Theater e Yngwie J. Malmsteen. Aquel grupo se llamaba Symphony-X. Sus inicios dubitativos parecieron encontrar respuesta sólo en Japón y en los rincones más especializados de la vieja Europa. Aquel rumor iba creciendo con el paso del tiempo, hasta que en 1997 Symphony-X editaron su tercer disco, y el que significaría su carta de presentación oficiosa. Sus dos primeros álbumes habían mostrado buenas intenciones no siempre bien canalizadas, pero con “The Divine Wings of Tragedy” marcaron la diferencia. Un punto de inflexión puntualizado por el asentamiento de una formación capitaneada por el virtuoso guitarrista Michael Romeo y el versátil y poderoso cantante Russell Allen.
“The Divine Wings of Tragedy” estaba plagado de todos aquellos guiños a la música clásica de la que Romeo siempre ha sido devoto, combinados, por supuesto, con sus concluyentes guitarrazos y la consiguiente pirotecnia instrumental que daba los requeridos giros progresivos a su música. El primer eslabón consistente al que agarrar una trayectoria musical sin tacha que llega hasta nuestros días…

El nacimiento de Symphony-X vino derivado realmente de la carrera en solitario Michael Romeo. Esa carrera que abandonó evidentemente para volcarse en su propia banda, pero que va a retomar en las próximas semanas con la edición de su nuevo disco en solitario, al que ha titulado “War Of The Worlds / Pt. 1”.
Romeo ha querido verse rodeado de amigos de su entorno de absolutas garantías: ahí está el magnífico batería John Macaluso al que conocía de haber hecho sustituciones en el pasado en Symphony-X (además de ARK, TNT, Yngwie Malmsteen, etc); el bajista John DeServio, amigo suyo del instituto y miembro de Black Label Society; y el descubrimiento de Rick Castellano, un joven cantante al que llevaba siguiendo la pista desde hacía tiempo, y que ha respondido a esa confianza con una actuación deslumbrante.
Romeo dice que en “War Of The Worlds / Pt. 1″ pone “todas las cosas que ama de la música en una licuadora”. Eso significa que junto con las texturas de metal neoclásico y progresivo de rigor, rinde homenaje a los gigantes compositores de bandas sonoras como Bernard Herrmann y John Williams. Todo muy grandilocuente, bombástico y hasta de alguna manera cinemátográfico en momentos concretos…

(Esta semana en Rocktopia: SYMPHONY-X, MICHAEL ROMEO, 3.2, JOHN McGURK, LIZZY BORDEN, NIGHT FLIGHT ORCHESTRA, ULTRAPHONIX y REEF)