Programa 9 de Febrero de 2019

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Puede que los 90s hayan sido la época en la que más de moda estuvieron los discos de tributo. Se pusieron en boga álbumes acústicos, también los de grupos de rock con orquesta clásica de respaldo, y esos en los que músicos de todo tipo y filiación rendían homenaje a ciertos artistas, unas veces por admiración y otras por simple encargo lucrativo. Supongo que ese editado en 1999 con el nombre de “Whole Lotta Blues: Songs Of Led Zeppelin” tendría un poco de todo: músicos que sí habían bebido de las fuentes zeppelianas como Eric Gales y otros para los que Zeppelin no eran más que unos chavalitos como el caso de Otis Rush. El factor que definitivamente diferenciaba esta colección de canciones era en realidad que en este disco aparecían temas por su puesto firmados por Jimmy Page, Robert Plant, John Paul Jones y John Bonham, pero también temas de otros a los que Zeppelin habían versioneado a lo largo de su historia, e incluso alguna canción de las que siempre se rumoreó que la banda británica habían plagiado para escribir sus propios temas. Era una forma de humildemente completar un círculo abierto por Led Zeppelin, ellos hijos del blues, y de su aureola de la más terrenal música del diablo…

Eric Gales participó activamente en ese disco de tributo a Zeppelin, una de las tantas colaboraciones que ha realizado a lo largo de su extensa carrera, la cual llega hasta nuestros días con la edición de su último disco titulado “The Bookends”.
Él grabó su primer álbum cuando tan solo tenía 16 años, estuvo en la cárcel por asuntos de droga y posesión de armas, y cuando volvió a lo que mejor sabe hacer, lo hizo con todas las de la ley, creando discos que le han mantenido como favorito de nombres como Joe Bonamassa, Tosin Abasi de Animals as Leaders, o el mismísimo Carlos Santana. Dave Navarro dijo de él que “el hecho de que no fuera considerado el nombre más grande dentro de los guitarristas era un misterio”. El caso es que “The Bookends” nos trae al gran Eric Gales haciendo un repaso a gran parte de su muestrario de estilos e influencias. Los que le han llegado a interesar a lo largo de su trayectoria. Así en él encontramos blues, soul-rock o funk-rock. King’s-X, Jimi Hendrix o Albert King viven por igual como inspiración de sus nuevas canciones…

(Esta semana en Rocktopia: LED ZEPPELIN TRIBUTE, ERIC GALES, WALTER TROUT, ROBBEN FORD, TORBEN ENEVOLDSEN, HEART, THUNDERMOTHER y MASTODON)

ROCKTOPIA 15 de Febrero de 2014

ROCKTOPIA Pdcst 14-02-15

Descarga y/o escucha siguiendo este link: http://www.mediafire.com/listen/qpeytrtkccxys2q/ROCKTOPIA_-_2014-02-15.mp3

_____________________________________________________________________________________________

En el comienzo de cada edición del programa hacemos funcionar nuestro teletransportador temporal para viajar al pasado. Detenemos el calendario en el año 1975. En una noche neoyorkina en la que el diablo de Kiss, Gene Simmons, andaba alternando en un club nocturno en el que había música en directo. Simmons, siempre atento a lo que ocurría musicalmente a su alrededor, se fijó en aquellos cinco jóvenes vestidos inmaculadamente de blanco y que se hacían llamar Angel.
Los valores y la propuesta de Angel estaban en contraposición con los de los propios Kiss. Lo suyo era Hard Rock muy elaborado, repleto de melotrones y fantasía literaria, además presentado a través de su imagen pulcra y ciertamente andrógina, en conexión directa con su angelical nombre.
Por fin Simmons reclutó a Angel para el mismo sello discográfico con el que grababan Kiss, la mítica compañía Casablanca. Sin dejar pasar el tiempo, a finales de octubre de 1975, Angel publicaban su homónimo primer larga duración, plasmando en aquel vinilo todas esas características que los emparentaban con coetáneos del estilo de Styx o Kansas: Hard Rock elaborado, épico, y calificado en muchos casos como Pomp Rock, ese género nunca demasiado extendido y que tendría en Angel un abanderado circunstancial, especialmente en sus primeros años de existencia…

Los primeros álbumes de Angel descansaban en gran medida en el protagonismo de su teclista Greg Giuffria, quien le daba ese sentido más pomposo a la banda.
Con los años Greg Giuffria seguiría su trayectoria, primero formando su propia banda bautizada con su apellido, para luego más tarde unirse a otros músicos de su entorno formando otro super-grupo menor, de nuevo con el padrinazgo del Kiss Gene Simmons, y el nombre de House Of Lords.
Hace ya mucho tiempo que House Of Lords siguieron el camino sin un Greg Giuffria desaparecido en combate. Tras su reunión de primeros de siglo, House Of Lords han continuado con discos bastante discretos hasta llegar a la actualidad. En unos días se pondrá a la venta “Precious Metal”, el sexto álbum desde su reinicio, y se puede decir que el más acertado de todos ellos. Un trabajo que recuerda a sus dos primeros y excelentes discos, recuperando ese balance entre Hard Rock melódico y elegante; los riffs de guitarra consistentes y esa otra tesitura por la cual gustaban de adentrarse en terrenos más épicos. Vuelta a la forma, retorno a las raíces y sobre todo regreso del beneplácito de las musas para este “Precious Metal”…

(Además esta semana en Rocktopia: HEART, ROBBEN FORD, FÉLIX MARTÍN, SYNAESTHESIA, ORPHANED LAND y ALBERTO RIONDA ALQUIMIA)

ROCKTOPIA 16 de Marzo de 2013

ROCKTOPIA Pdcst 13-03-16

Descarga siguiendo este link: http://www.mediafire.com/download.php?g9skidvjgkmslk8

________________________________________________________________________________________

Pocas veces se dan la mano las opiniones de los críticos musicales y de los fans en general, y mucho menos si se trata de un grupo de culto como los tejanos King’s-X. Corría el verano de 1989 cuando se editaba un álbum realmente mágico como “Gretchen Goes To Nebraska”. El listón había quedado muy alto para poder superar a su predecesor, su disco de debut, pero King’s-X se las apañaron para hacerlo. Los textos en muchos casos de poso religioso y no exentos de crítica, quedaban envueltos por el formidable armazón de música repleta de groove, magníficas melodías y esa forma inclasificable de entender el rock de filosofía directa, pero trasfondo imperceptiblemente retador. “Gretchen Goes To Nebraska” era un disco encantador, y revistas de la categoría de Rolling Stone o Kerrang! se deshicieron en elogios desde el momento de su publicación, aunque como buen grupo de culto no terminó por catapultar a King’s-X hasta el Olimpo de los Dioses, aunque los convirtió para siempre en una banda apasionante para unos pocos. Es nuestro disco del recuerdo esta semana…

Varias han sido las incursiones de miembros de un trío como King’s-X en otros proyectos. Por un lado sus propias aventuras en solitario, y por otro reuniones de músicos como The Jelly Jam, The Mob o Platypus. La última de estas reuniones en las que se han embarcado, concretamente el vocalista-bajista Dug Pinnick, es la apasionante superbanda que ha formado junto al prestigioso guitarrista Eric Gales y al acreditado batería de The Mars Volta, Thomas Pridgen. Lo cierto es que algunas veces este tipo de experimentos pueden resultar más o menos forzados, pero ese no es desde luego el caso que nos ocupa. Tres músicos de raza negra, de incontestable calidad instrumental, similares referencias musicales, gran experiencia y una enorme capacidad para encontrar la inspiración y el sentimiento de manera sumamente natural. Como Pinnick declara, “este es un disco basado en cruda energía, dispensado por tres tipos con música en su interior”. Y así trasciende a través de estas trece canciones desbordantes de psicodelia, hard blues y garra rockera heredera de los nombres clásicos. Un álbum intachable que ha venido para convertirse en nuestro disco de portada.

(Además esta semana en Rocktopia: ROBBEN FORD, GREAT WHITE, ASHA, NEAL MORSE, AEON ZEN y OBSESSION)