Programa 3 de Febrero de 2018

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

No es habitual que un álbum recopilatorio de un grupo termine por convertirse en un clásico de la banda. Sin embargo, los padres del ruido metálico, Motörhead, hicieron que muchos quedaran convencidos con la retrospectiva discográfica que significó “No Remorse”. Una colección de canciones muy bien elegidas, que se ampliaba con otros cuatro temas inéditos, que hacían de plataforma de presentación de los nuevos Motörhead en su versión de 1984. Por primera vez, la formación pasaba de tener fisonomía de trío a aparecer como cuarteto, con la incorporación de los guitarristas Phil Campbell y Würzel, además del batería Pete Gill y evidentemente la figura del jefe Lemmy Killmister.
Su compañía de discos lo había preparado todo. Se trataba de un reinicio para la banda británica, mirando al pasado y apuntando al futuro con esas nuevas composiciones y la elaboración de un video-clip del single extraído con el nombre de “Killed By Death”, que entraría en la MTV por todo lo alto, pero después fue censurado alegando escenas de violencia gratuita (nada relevante, y menos con la perspectiva actual), pero al fin y al cabo un contratiempo que no evitó que aquella canción permaneciera en el repertorio del grupo hasta 2014…

Poco queda ya de aquellos extintos Motörhead de 1984. Con la muerte de Lemmy y antes de Würzel y la desaparición total de la banda.
Pertenecer a Motörhead ha sido para muchos de sus miembros, algo más que pertenecer a una banda de rock. Ese es el caso de Phil Campbell, el guitarrista superviviente de aquella formación, y a la postre el último guitarrista de sus historia.
Campbell es carne de escenario. Lo fue durante décadas con Motörhead, y lo quiere seguir siendo ahora con su propio grupo: Phil Campbell and the Bastards Sons. En realidad, los Hijos Bastardos son los tres hijos adultos de Campbell: Tyla, Todd y Dane, en el bajo, la guitarra y la batería, respectivamente, mientras su amigo Neil Starr se encarga de las voces. Todo queda en casa y la honestidad sigue siendo su primer mandamiento, algo que canaliza ahora en un tono musical más hardrockero, pero con un sonido concluyente de producción impecable, para las directas canciones que completan su primer larga duración “The Age Of Absurdity”, sucesor de su EP de debut, editado hace un par de años. Un notable álbum de hard rock palmario y compacto…

(Esta semana en Rocktopia: MOTÖRHEAD, PHIL CAMPBELL AND THE BASTARD SONS, BLACK LABEL SOCIETY, JOE PERRY, TONY MACALPINE, SONS OF APOLLO, JEFF SCOTT SOTO y AMMUNITION)

Programa 21 Octubre de 2017

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Vincent Damon Furnier, o lo que es lo mismo Alice Cooper, pasa por ser uno de los personajes más inteligentes de la historia del Rock. Alguien capaz de mimetizarse con el entorno y adaptarse a las circunstancias para sacar el máximo partido a las modas imperantes. Lo lleva haciendo desde que comenzó su carrera con la banda llamada Alice Cooper, como demostró en la segunda mitad de los ochenta al reverdecer laureles volviendo a vender millones de discos.
Cuando el calendario marcaba el año 1994 las cosas ya habían cambiado, y el arena-hard-rock con el que había triunfado poco antes se diluía a pasos agigantados. Por eso “The Last Temptation”, editado en Julio de aquel año, se tornó en un movimiento táctico de Cooper. Un álbum muy diverso, repleto de teatralidad y cierto halo oscuro, pero con colaboraciones del malogrado Chris Cornell, por entonces en la cresta de la ola, además de otros cortes más rockandrolleros y los apuntes de pop-metal indispensables. Finalmente “The Last Temptation” no gozó de la popularidad de sus predecesores a pesar de estar por encima de ellos…

Aquel disco de Alice Cooper significó una de las cartas de presentación de un personaje por entonces poco conocido. Un teclista llamado Derek Sherinian. Aquella introducción le sirvió, entre otras muchas cosas, para al poco tiempo formar parte de una banda de virtuosos como Dream Theater. Con ellos estuvo hasta 1998, cuando fue invitado a abandonar el grupo. Después del lógico malestar, Sherinian se reconcilió con el jefe que lo despidió, Mike Portnoy, y hasta llegaron a volver a trabajar juntos. Sherinian estaba deseando de volver a ser parte de una de las bandas estables de Portnoy y le convenció para crear Sons Of Apollo. Un combo con vocación de súper-grupo con la participación de Billy Sheehan (Mr.Big, Winery Dogs, David Lee Roth…) al bajo, Ron “Bumblefoot” Thal (Guns’N’Roses, Art Of Anarchy…) a la guitarra y Jeff Scott Soto (Yngwie Malmsteen, Journey, solitario) a la voz.
“Psychotic Symphony” es el título de su obra de debut. Un disco que no innova en absoluto, pero que está hecho desde una posición de maestría en todos los aspectos, que termina siendo del todo convincente, y en momentos concretos hasta apabullante. Querían un trabajo de prog metal clásico con inclinaciones hacia a el hard rock, y así ha sido, con todas las de la ley.

(Esta semana en Rocktopia: ALICE COOPER, SONS OF APOLLO, NEXT TO NONE, TONY MACALPINE, CHASTAIN, MARK SLAUGHTER, AUTOGRAPH y STEELHEART)