Programa 26 de Mayo de 2018

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

No siempre la carrera de un músico de prestigio y categoría contrastada se nutre de crear e interpretar la música que más le llena. Ahí están los músicos de sesión que dedican su profesión a acompañar a quien reclama su presencia con mayor o menor objeción de conciencia artística. Uno de esos magníficos profesionales es Nick D’Virgilio. Probablemente él hubiera querido dedicar su trayectoria a una banda como Spock’s Beard, pero la necesidad de pagar las facturas hizo que los abandonase en el año 2011, para dedicarse a esas otras cosas que le dan de comer, como por ejemplo pertenecer al núcleo de músicos de El Circo del Sol, la mayor productora teatral del mundo. Por el camino D’Virgilio ha estampado la firma de su batería en discos de, por ejemplo, Genesis (sustituyendo nada menos que a Phil Collins) o Tears For Fears, además de ser miembro de los retro-progresivos británicos Big Big Train.
Por eso cuando un músico de semejante bagaje editaba en 2001 su primer disco en solitario, hubo cierta expectación por saber qué nos depararía el trabajo independiente de este enorme batería y buen cantante. Aquella primera obra de D’Virgilio fue publicada bajo las siglas N.D.V. y con el título de “Karma”. Nick demostraba su suficiencia haciéndose cargo de todos los instrumentos en varias canciones, y también echando mano de amigos con los que ya había trabajado; componentes de los propios Spock’s Beard o Beer For Dolphins, entre otros.
“Karma” se erigía como una pequeña muestra de algunos de los estilos con los que D’Virgilio se sentía más cómodo: rock alternativo que se complicaba hasta mutar hacia lo progresivo o rock orientado para adultos que en otros instantes jugaba con tonos acústicos y baladas…

Precisamente la reaparición de Nick D’Virgilio es una de los atractivos del nuevo disco de sus añorados Spock’s Beard, y es que ésta es seguramente la banda con la que más disfruta tocando. “Noise Floor” es el nuevo álbum de los californianos y el tercero con el vocalista Ted Leonard como frontman, y no solo eso, sino parte fundamental de la composición. Un álbum con el que los Beard declaran haber intentado hacer de sus canciones algo más accesibles, siempre dentro del entorno inevitable del rock progresivo del que ellos son santo y seña desde hace más de 25 años. Lo cierto es que la grandilocuencia épica de los tiempos liderados por Neal Morse forman parte ya del recuerdo, y la banda es ahora un combo de música progresiva, sin duda, pero con algo menos de la pomposidad casi hogareña que Morse imprime a lo que hace. Al final un trabajo con el que dejar satisfechos a los que disfrutaron de sus últimas obras, y que nos traen de vuelta a una de las mejores formaciones de rock progresivo surgidas en las últimas décadas….

(Esta semana en Rocktopia: NICK D´VIRGILIO N.D.V., SPOCK’S BEARD, STEVE WALSH, ALESSIO BERLAFFA, JOE BONAMASSA, DON AIREY y APPICE)

Anuncios

Programa 25 de Noviembre de 2017

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Como salido de la nada un día de 1981 John Elefante se convirtió en vocalista de Kansas. Hasta entonces su aportación artística se había limitado prácticamente al entorno familiar y al salón de su casa, pero aquello cambió su vida para siempre. Elefante -con ese apellido siempre tan cómico para los hispanoparlantes-, a partir de entonces se erigió como un personaje importante para el creciente movimiento de hard rock cristiano, especialmente del área de California, trabajando como productor, compositor y arreglista de muchos artistas como Kerry Livgren, Petra o Barren Cross tras su salida de Kansas en 1983. Después de tantos trabajos fuera del foco directo, John Elefante decidió por fin preparar nuevas canciones y grabarlas. Para eso se unió a su hermano Dino, con quien había colaborado codo con codo en varios proyectos, poniendo en marcha el suyo propio, con el irónico nombre de Mastedon, haciendo honor al juego de palabras. “It’s a Jungle Out There” fue su disco de estreno allá por 1989. Un trabajo algo parcheado, con una sonoridad un tanto pasada de moda incluso para la época, pero que a pesar de todo fue convirtiéndose con el paso de los años en un álbum de culto dentro del hard cristiano.

John Elefante fue el sustituto de Steve Walsh en una banda multimillonaria como Kansas, aunque Walsh siempre será recordado como “El” cantante de Kansas, a pesar de que en la última reunión no haya querido ser de la partida. Sin embargo él sigue haciendo música, aunque sea de vez en cuando. No al ritmo de antaño ni mucho menos, pero todavía sintiendo la necesidad de cantar, sobre todo canciones que algún compositor pone a su servicio. En esta ocasión su mano derecha ha sido Tommy Denander, el talentoso guitarrista sueco afincado en California cuyos créditos rayan el infinito. “Black Butterfly” es el nombre de éste que es en realidad, solamente, el cuarto disco en solitario de Steve Walsh, y el primero nada menos que en doce años. Un álbum producido sin ningún rubor y elaborado sin ningún complejo al más puro estilo años 80, con ecos de los Kansas de la época, de Mr. Mister o de Saga viniendo a la cabeza, pero en un entorno muy AOR deudor de los mismos Toto. Anacronismo musical acabado con todo lujo de detalles en el seno de una obra que va a hacer las delicias de los amantes del género más melodioso sin miedo a cierta sofisticación…

(Esta semana en Rocktopia: MASTEDON, STEVE WALSH, ALICE COOPER, KANSAS, ANGEL VIVALDI, BLIND EGO, ARIA INFERNO y ANOTHER YOU)