Programa 2 de Noviembre de 2019

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Los primeros años del siglo XXI trajeron consigo el paulatino colapso de la industria discográfica, que fue derivando en la aparición de estilos y propuestas los cuales durante años habían estado acallados por las modas imperantes. Esa fue una de las razones para que el heavy tradicional volviese a levantar cabeza y proyectos como Missa Mercuria naciesen. Missa Mercuria se creó principalmente alrededor de tres bandas alemanas: Pink Cream 69, Silent Force y Vanden Plas, quienes ponían al servicio del proyecto a casi todos sus componentes, además de las colaboraciones de personal cercano como la cantante de Edenbridge, Sabine Edelsbacher. Se trataba de una obra coral y conceptual, como en aquellos años estaba tan en boga. Historias de mitologías inventadas a golpe de heavy rock tirando a sinfónico en algunas canciones; en otras sonando más power, e inclinándose por aspectos progresivos puntuales y sus interludios instrumentales correspondientes. Un buen trabajo que pasó inadvertido y que no tuvo continuación, pero el cual nosotros escuchamos hoy para abrir el programa…

En aquella unión surgida para dar forma a Missa Mercuria, era bastante lógico encontrar una nutrida representación del combo de Kaiserlautern, Vanden Plas. Ellos han sido, sobre todo a partir de la mitad de los 90, un serio representante de la élite del prog-metal en Europa. Su formación se ha mostrado inalterable desde su fundación en 1986. Hermanos de armas, con las ideas muy claras y una forma de hacer las cosas que, si bien hoy en día se puede considerar convencional, allá por la época en la que ellos se fundaron, pocos apostaron decididamente por la sofisticación del hard rock y el metal melódico, dotándolo de índole sinfónico y progresivo.

2019 es al año de lanzamiento de su noveno disco de estudio. Atrás quedaron sus dos trabajos anteriores orquestados y con visos de ópera rock, aunque el espíritu conceptual de Vanden Plas sigue aquí en “The Ghost Xperiment: Awakening”, porque es prácticamente parte del ADN de la banda. Un viaje a través de una historia con tintes parasicológicos que sirve de pretexto para mostrarse tan progresivos como hacía tiempo que no la hacían. Vuelven a echar mano de arreglos orquestales, pero de manera puntual, para así devolvernos a unos Vanden Plas a mitad de camino de sus dos últimas obras y sus primeros discos de los 90.. Un feliz retorno al pasado sin dejar el presente que nos deja uno de los discos más inspirados de su ya de por sí brillante carrera…

(Esta semana en Rocktopia: MISSA MERCURIA, VANDEN PLAS, EDENBRIDGE, SZIJARTO ZSOLT,RIOT V, INGLORIOUS y MATT MITCHELL & THE COLDHEARTS)

Programa 11 de Mayo de 2019

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

No es la primera vez que abrimos el programa a través de nuestra sección del “Disco del recuerdo” con Fates Warning, una de las bandas seminales del prog metal desde sus inicios en los primeros años 80s. El cambio de milenio pilló al grupo algo descentrado, con proyectos como OSI o Redemption ocupando su tiempo, así que la edición de su décimo disco de estudio se fue postergando, con ecos de separación alimentados aún más con el anuncio de la marcha de su batería. Hacía cuatro años que Fates Warning habían permanecido en el silencio discográfico, así que la edición de “X” fue tomada por muchos como una despedida, aunque el grupo jamás lo confirmó.
El carácter casi intimista y ambiental del disco, plagado por numerosos pasajes de lento tempo y medios tiempos, hacían recordar épocas de discos magníficos como “A Pleasent Shade Of Grey”. Aunque “X” inspiraba menos oscuridad, la melancolía jugaba un papel importante, y la falta de pulso hizo que muchos lo consideraran un lanzamiento algo inaccesible. Pero es que el sino de Fates Warning siempre ha sido el de la evolución y la plasmación del estado de sus componentes con el paso de los años. Denso y pausado, sí. Pero también emotivo y con momentos mágicos. “Fates Warning-X” fue el trabajo que los de Connecticut requerían en ese momento, el de los fans que habían crecido con ellos…

Ese “X” fue el último disco en el que la personal manera de tocar la batería de Mark Zonder se plasmó en un álbum de Fates Warning. El jefe del combo Jim Matheos lo ha seguido teniendo en buena estima, y por eso le propuso colaborar en el nuevo disco de la dupla que forma con John Arch, el combo llamado Arch/Matheos.
Ocho años hace que esta pareja musical nos trajera su álbum de debut. Dos viejos amigos fundadores de Fates Warning que han vuelto a reverdecer laureles, dedicándose a lo que podría considerarse una evolución natural hacia la madurez de los primeros discos de los propios Fates Warning. Esto es heavy metal progresivo de libro, sin concesiones, en su concepción más clásica, con la voz súper aguda de Arch paseando sobre el filo de la navaja permanentemente, los guitarrazos de Matheos aportando con su sabiduría habitual el contexto oportuno, ralentizando y acelerando a discreción, y encontrando la inestimable ayuda de amigos de siempre, como otros ex de Fates Warning como Joe Dibiase, Frank Aresti o el mencionado Mark Zonder, los actuales Joey Vera y Bobby Jarzombek, o los prestigiosos bajistas Steve De Giorgio y Sean Malone.
Lo retoman donde lo dejaron, se titula “Winter Ethereal” y es nuestro disco de portada…

(Esta semana en Rocktopia: ARCH/MATHEOS, FATES WARNING, SPIRITS OF FIRE, SZIJARTO ZSOLT, PRISTINE, JACK SLAMER y ROBIN TROWER)