Programa 16 de Febrero de 2019

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Los movimientos musicales progresan, o eso deberían, para adaptarse a la evolución y perseverar en el tiempo. Opeth es un claro ejemplo de ello. Nacieron, sin duda, con la vocación del death metal como base, pero desde el principio abrieron su propuesta a guitarras acústicas y voces limpias que aparecían esparcidas en sus canciones. En pocos años su sonido y estilo se fueron perfilando y sofisticando hasta convertirse en el máximo exponente del híbrido que significa aunar death metal y rock progresivo. Después de un álbum clave como “Black Water Park”, Opeth quisieron ahondar más en todo ello, así que en 2002 decidieron grabar un disco doble con las dos caras de su propia moneda. Uno fue “Deliverance” siguiendo la línea de sus anteriores obras, y el otro “Damnation”, un disco rupturista y relajado, melancólico, semi-acústico, con voces no guturales y toda la carga al descubierto de influencias de bandas como Camel o Caravan, claves en el crecimiento del jefe Mikael Åkerfeldt. “Damnation” se convirtió prácticamente en el nacimiento de los nuevos Opeth, tal y como hoy los conocemos. Se editaba en la primavera de 2003, y lo cierto es que ha envejecido con toda la brillantez que puede hacerlo semejante acopio de emociones templadas, nostálgicas y de grisácea belleza…

“Damnation” fue uno de los últimos discos de Opeth en los que se podía escuchar la batería de Martín López, el sueco-uruguayo que durante nueve años militó en la banda de Mikael Åkerfeldt y la cual abandonó por problemas de salud. Pero él, que es un hombre inquieto, en 2010 se convirtió en uno de los pilares para materializar otra banda como Soen, la cual se basó en un primer momento en el propio Martín, además del prestigioso bajista Steve DeGiorgo ex de Testament entre otros, o el vocalista de Willowtree, Joel Ekelöf. Pocos podrían haber previsto una continuidad del proyecto, después de idas y venidas de varios miembros durante todo este tiempo, pero lo cierto es que “Lotus” se ponía a la venta hace unos días, ya con sólo López y Ekelöf como miembros originales, pero manteniendo el interés y continuando con su crecimiento dentro de la madurez garantizada por sus experiencias anteriores desde el principio. La alargada sombra de Tool sobrevoló descaradamente sus inicios, algo que poco a poco ha ido dando paso, aún sin olvidarlo, a otras tendencias que bien tienen que ver con lo que es ahora mismo Opeth, lo que enriquece aún más su propuesta…

(Esta semana en Rocktopia: OPETH, SOEN, SEVENTH WONDER, JACKY VINCENT, F.M., DARE y TEN)

Programa 30 de Mayo de 2015

ROCKTOPIA Pdcst 15-05-30

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

De la escena de culto seminal del black metal noruego, surgieron grupos tan venerados como Emperor. Su final acarreó consigo, entre otras cosas, el inicio de la carrera del que quizás era su principal ideólogo: el artista conocido con el sobrenombre de Ihsahn.
La primavera de 2006 sería la fecha elegida para la publicación de su primer disco en solitario: “The Adversary”. En él, Ihshan tocaba la guitarra, el bajo y los teclados, además de mostrar, más que nunca hasta ese momento, un registro vocal más amplio. Eran las necesidades de un álbum que pretendía mostrar a sus fans una nueva faceta, en la cual todavía habitaban guiños a su pasado, pero conjugándolos con un filo más progresivo, más clásico y de tratamiento sonoro más elemental.
Era el comienzo de una trayectoria muy respetable que ha ido despertando mayor interés con el paso de los años.

Muchas cosas en común hay entre Ihsahn y una banda joven como Leprous. Estos le han acompañado como banda de directo en distintas ocasiones, y él, Ihsahn, ha sido su valedor y colaborador.
Leprous pasa por ser uno de los grupos más interesantes del panorama de metal de vanguardia europeo. Sus dos excelentes últimos discos y sus hipnóticos conciertos los han respaldado de manera muy sólida, y ahora les toca crecer y mantenerse, una vez que el factor sorpresa forma parte del pasado.
“The Congregation” es su nuevo y esperado trabajo. Un álbum de sonoridad algo más deshidratada que sus anteriores obras, de tempo más lento y en busca de tesituras nuevas que no terminan de quedar definidas absolutamente.
Un disco que queda algo por debajo de sus dos predecesores inmediatos, pero que aún está por delante de la mayoría de las bandas contemporáneas…

(Además esta semana en Rocktopia: BEARDFISH, PIER GONELLA, TARJA, EXXILES y TEN)

ROCKTOPIA 3 de Noviembre de 2012

Descarga siguiendo este link: http://www.mediafire.com/?b1raqy8a9d9t7vo
_______________________________________________________________________________________

La leyenda del hombre del espacio para alumbrar los primeros minutos de Rocktopia esta semana… La historia detrás de Paul Daniel Frehley, más conocido con el nombre de Ace Frehley, el hombre que durante su época dorada interpretó el papel de “Spaceman”, el hombre del espacio, en los más glamurosos Kiss.
En 1982 Ace Frehley abandonaba a unos Kiss que estaban a punto de desmaquillarse, sin embargo no fue hasta 1987 cuando grabaría su primer disco en solitario después de dejar al grupo, y su segundo disco oficial bajo su solo nombre. Aquel álbum quería ser el principio de una carrera regular con su propia banda, cosa que nunca sucedió, ya que Ace Frehley no terminó de darle continuidad al proyecto. Sin embargo la cosa no pintaba mal para su “Frehley’s Comet” de aquel año 1987. Disco que contaba con la producción del gran Eddie Kramer y la aportación de varios compositores entre los que destacaba Russ Ballard, además de disponer de una banda de respaldo de suficientes garantías y, por qué no, una imagen perfectamente en boga para la época. Cosa que entonces contaba, y bastante… Sin embargo apenas hubo futuro para la banda de Ace Frehley, a pesar de su más que digno disco de reinicio.

Fácil conexión entre nuestro disco del recuerdo de hoy y el álbum de la semana en el programa. Y es que el disco importante de Rocktopia es el nuevo de los legendarios Kiss. No se han hecho tanto de rogar como en otras ocasiones, y tres años después de su anterior obra, Gene Simmons y Paul Stanley nos traen “Monster”, acompañados por los miembros fijos del grupo desde hace tiempo, Tommy Thayer y Eric Singer. Los cuatro juntos han fabricado un disco repleto de guiños al pasado, con gran carga de crudeza rockandrollera. Un vistazo al ayer, a los viejos tiempos de los zapatos de plataforma, en los cuales se siguen basando hoy, aún cuando tanto Simmons como Stanley son ya sexagenarios. Sin embargo en su caso un disco como “Monster” suena tremendamente creíble y coherente, y mucho más comprobando lo democrático del trabajo, con espacio para canciones cantadas y compuestas por los nuevos miembros de la banda. “Back To The Stone Age” de hecho, está escrita por todos los miembros del grupo, y se trata de las más sleazy de todo el lote. No hay discusiones cuando se habla de una eminencia de tan descomunales proporciones. Por encima del bien y del mal… “Monster”, lo último de Kiss.

(Además esta semana en Rocktopia: DOKKEN, TEN, JOHN-5, DEVIN TOWNSEND PROJECT, KATATONIA y STRATOVARIUS)