Programa 20 de Octubre de 2018

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

El estatus de Katatonia había cambiado desde sus inicios de banda de death metal y doom. La evolución no siempre bien entendida por sus fans de su primera época los llevó de los universos de sonidos en baja fidelidad y cantos guturales desesperados, a la calma melancólica atemperada de voz templada y producción cristalina, dentro de su espectro construido en escala de grises. La veda de la aceptación les había llevado a entrar en alguna lista de ventas europea con “Viva Emptiness”, pero el siguiente “The Great Cold Distance” volvió a incidir en su faceta más aperturista, incrementando su presencia en los charts, y de alguna manera confirmando que eran más los que se habían sumado a su causa y menos los que la habían abandonado.
Katatonia atrae a un público cuyo gusto varía del propio death metal, al metal progresivo, pasando por los amantes de las sonoridades más góticas, y con discos como “The Great Cold Distance” lo hacían con la densidad acostumbrada, pero también dejando que su música no fuera del todo esquiva para los más escépticos…

Precisamente esa canción llamada “July” contenida en “The Great Cold Distance” fue de las significadas del repertorio de su gira de 2016. Gira durante la cual abrieron sus conciertos nuestros próximos protagonistas, la banda de Copenhague, Vola.
Por aquel entonces, Vola venían con su disco de debut como carta de presentación, y en estos días publican su segundo trabajo, un álbum titulado “Applause Of A Distant Crowd” con el que confirman las expectativas a las que ellos mismos se hicieron acreedores después de su interesante disco de inicio, y también de su puesta en escena por toda Europa. Han pasado un par de años desde aquello, tiempo que la banda ha aprovechado para afinar su sonido y buscar más si cabe un estilo que los defina. Vola y su heterogénea propuesta hace que su música pueda traer por momentos ecos de Devin Townsend, Opeth, Pain Of Salvation o los Katatonia que acabamos de escuchar, pero también suena a pop con elementos ochenteros, a Muse o a Steven Wilson y por otro lado al djent tan en boga en estos días. Un álbum facturado con una clase incontestable, mostrando a una banda confiada en sus posibilidades…

(Esta semana en Rocktopia: KATATONIA, VOLA, TESSERACT, JACKY VINCENT, MICHAEL SCHENKER FEST, THE VINTAGE CARAVAN y KHEMMIS)

Programa 13 de Junio de 2015

ROCKTOPIA Pdcst 15-06-13

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

El territorio escandinavo es desde hace ya unos cuantos años, un lugar esencial para la música de todos los estilos. La capacidad de los músicos venidos desde allí, para mimetizarse y afrontar cualquier género a plena calidad es un hecho.
Una de las escenas más curiosas surgidas en el norte de Europa en todo este tiempo es la que tiene que ver con el Rock más clásico remozado y rebautizado con el nombre de stoner. A mediados de los años noventa, un personaje como Michael Amott dejaba a un lado sus escarceos extremos con bandas como Carcass para canalizar sus influencias heredadas de las grandes formaciones de los años 70 y compatibilizarlas con los también extremos Arch Enemy. Así nacería un grupo como Spiritual Beggars, y discos esenciales en su carrera como “Mantra III”.
Con la intención de terminar de dotar a las canciones con aún mayor sabor a genuino; Spiritual Beggars recabarían los servicios del teclista Per Wiberg, quien aportaría sus sonidos de órganos y melotrones con tal resultado que a partir de entonces sería miembro permanente del grupo.
“Mantra III” se editaba en 1998 con todo el sabor a retro hard Rock y las referencias palmarias de Black Sabbath, Deep Purple o Uriah Heep. Un soplo de aire fresco en su momento, y que hoy recuperamos para abrir el programa, como nuestro disco del recuerdo…

Per Wiberg, al que acabamos de escuchar con Spiritual Beggars, ha ido dejando patente su buen hacer en numerosos grupos y proyectos a lo largo de los años. Su periplo como miembro de Opeth también se cuenta entre sus más renombradas apariciones; aunque una de sus últimas y quizás menos reconocidas aventuras, es la que desde hace poco tiempo le une a los magníficos y también suecos Kamchatka.
Al igual que le ocurrió en el caso de Spritual Beggars, lo que comenzó siendo una colaboración puntual ha terminado con Wiberg como miembro permanente del grupo. Lo curioso es que Wiberg no ejerce en Kamchatka como teclista, sino como bajista. El bajista de este power-trio, que desde principios de siglo son otros de los grandes abanderados de ese hard Rock clásico escandinavo con fecha de fabricación actual.
“Long Road Made Of Gold” es el sexto álbum de Kamchatka, con todo el sabor del hard clásico tintado de blues y tocado de cierta psicodelia…

(Además esta semana en Rocktopia: THE VINTAGE CARAVAN, MOXY, ROBERT SPURLING, HOUSE OF LORDS, ASIA y LONELY ROBOT)