Programa 24 de Octubre de 2015

ROCKTOPIA Pdcst 15-10-24

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

En nuestros días resulta relativamente fácil poner en marcha proyectos corales con un nutrido número de músicos colaboradores. La tecnología y las comunicaciones lo permiten, y por eso no son algo tan extraordinario. Pero hace treinta años la cosa no era tan sencilla. Producir discos en los que participaran artistas de diferente signo y procedencia resultaba un trabajo caro y arduo en cuanto a pre-producción, organización y logística. Por eso, cuando en 1984, Tom Galley (hermano del por entonces guitarrista de Whitesnake, Mell Galley) se atrevió a concebir y ejecutar el proyecto Phenomena, tanto la crítica como el público se mostraron cuando menos, curiosos, por saber qué depararía la unión de personajes como el propio Mel Galley, Glenn Hughes, Cozy Powell, Neil Murray o Don Airey; todos ellos músicos de renombre en aquella época dentro del universo Rock del las Islas Británicas. Phenomena se erigió como un ente conceptual; una historia de fantasía cuidada al detalle, no sólo a nivel musical, si no también a nivel de imagen, con la incorporación de un libreto a todo color el cual incluía ilustraciones y la historia contada en palabras, para acompañar estas canciones de altura, las cuales, aún hoy en día conservan la elegancia de antaño…

La participación de Glenn Hughes en el proyecto Phenomena, significó un momento más que atractivo para los incontables fans de la “voz del Rock”. Hughes no era un artista que, por entonces, se caracterizara por ser demasiado prolífico. Mucho ha cambiado la cosa en ese sentido, con el paso de los años, y ahora raro es el año que Glenn Hughes no nos demuestra que su voz sigue siendo una auténtica gema inquebrantable.
Voodoo Hill es la última entrega discográfica con la participación del ex componente de Deep Purple. Una aventura que se inició en el año 2000, cuando el guitarrista italiano Dario Mollo invitó al músico inglés a formar esta dupla que llega hasta nuestros días con la edición de “Waterfall”. Como es habitual en los proyectos que lidera Dario Mollo, nada especialmente relevante, nada especialmente brillante, pero siempre asegurada la solidez y el buen hacer de este músico con nota media de “bien”. Como no podía ser de otra manera, el principal atractivo es Glenn Hughes, quien se basta y se sobra para hacer que “Waterfall”, sea nuestro disco de portada hoy en el programa…

(Además esta semana en Rocktopia: TRACER, THE DELTA SAINTS, PAUL WARDINGHAM, WAKEN EYES, CALIGULA’S HORSE y AGENT FRESCO)

ROCKTOPIA 22 de Junio de 2013

ROCKTOPIA Pdcst 13-06-22

Descarga y/o escucha siguiendo este link: http://www.mediafire.com/listen/hfdzdm952ssht12/ROCKTOPIA_-_2013-06-22.mp3

______________________________________________________________________________________________

Algunos grupos parecieron surgir prácticamente de la nada durante la eclosión gloriosa del heavy metal de mitad de los ochenta, pero muchos de ellos llevaban largo tiempo esperando su oportunidad y construyéndose, como un grupo de culto venido desde Sarasota en Florida y llamados Crimson Glory. Cuando su primer disco fue editado en 1986 ellos ya llevaban funcionando bajo diferentes apelativos desde 1979. Fueron considerados como unos pioneros del metal técnico y progresivo junto a bandas como Fates Warning o Queenrÿche. Su imagen de hombres vestidos de negro, adornados por máscaras plateadas intentaba llamar la atención para destacar sobre sus coetáneos. En cuanto a su música, vivían, sobre todo en sus inicios, en ese territorio de las bandas citadas, con mayor inclinación hacia la temática oscura y épica, y no tanta capacidad técnica, lo que se hacía de notar en sus canciones, muy interesadas en crear pequeños ambientes con cierto misterio y algo de lírica, en los que acomodar la voz de su cantante Midnight, aguda y teatral, parte fundamental del sonido de Crimson Glory.
Música con el encanto de una época, un lugar y una razón de ser, rescatada de la escena norteamericana de bandas que bajo el auspicio de la compañía independiente Roadrunner, fueron parte importante del movimiento…

Crimson Glory han seguido intentándolo durante estos años, últimamente con los servicios de otro vocalista como Todd La Torre. Pero esa unión no ha durado mucho, y es que él ha sido el elegido para ocupar el puesto de Geoff Tate en Queensrÿche, o quizá deberíamos de decir en una de las dos bandas llamadas hoy en día Queensrÿche, hasta que la justicia dictamine quien puede usar ese nombre.
Si hace algunas semanas os presentábamos el álbum de los Queensrÿche de Geoff Tate, esta semana vamos a escuchar la respuesta de sus compañeros en forma musical. Ellos son Scott Rockenfield, Michael Wilton y Eddie Jackson, los miembros que quedan de la formación gloriosa de Queensrÿche. Los que han bautizado a este álbum como “Queensrÿche”, simplemente, haciendo referencia a buen seguro a un nuevo renacimiento del grupo.
A falta del veredicto a cerca de la posesión del nombre, da la sensación de que, desde luego, estos Queensrÿche sí que son los que han hecho gala del espíritu de los primeros Queensrÿche con un concepto musical que presenta a un disco que estilísticamente bien podía haber supuesto su segunda larga duración.
Echando mano de James Barton a la producción, como ya lo hicieran en el pasado; contando con un alumno aventajado del propio Geoff Tate como vocalista y revisitando, como ellos mismos dicen, esas influencias juveniles casi olvidadas, de Rush, Judas Priest o Iron Maiden. Probablemente lo más previsible que hayan facturado desde 1994, pero haciendo lo que muchos de sus fans llevaban esperando desde entonces: vuelta al metal técnico sin complejos; sin mayores pretensiones, que no son pocas, y con toda la credibilidad. Los jueces les darán la razón o no, pero lo cierto es que estos Queensrÿche artísticamente parecen haber re-capturado la esencia, por eso son nuestro disco de portada…

(Además esta semana en Rocktopia: GEOFF TATE’S QUEENSRYCHE, HEADLESS, BARISH KEPIC, TRACER, THREE SEASONS y THE TANGENT)

ROCKTOPIA 27 de Abril de 2013

ROCKTOPIA Pdcst 13-04-27

Descarga siguiendo este link: http://www.mediafire.com/listen/ujbrd9e4jjttt3f/ROCKTOPIA_-_2013-04-27.mp3

________________________________________________________________________________________

Uno de los acontecimientos del nuevo siglo en lo que al mundo del heavy rock se refiere para destapar hoy el programa. Después de rumores, después de cruces de declaraciones y negaciones por doquier, el 29 de mayo del año 2000 se materializaba la reunión de una banda mítica como Iron Maiden. Y no es que hubiesen dejado de existir en ningún momento, pero sí que se echaba de menos la presencia de dos pesos pesados como el vocalista Bruce Dickinson y el guitarrista Adrian Smith, partícipes en ambos casos de la mayor gloria de la banda británica durante su época dorada.
El anuncio de la grabación de un nuevo disco no se hizo esperar. Tras el adelanto del single “Wicker Man”, el álbum “Brave New World” vería la luz para gozo de las millonarias legiones de seguidores en todo el mundo que siempre han visto a Iron Maiden como algo más que un grupo de metal: como un sello de identidad y filosofía del propio estilo musical.
“Brave New World” sería grabado en los estudios Guillermo Tell de París durante los anteriores meses, producido, grabado y mezclado por un Kevin Shirley que se estrenaba en esas lides con la “dama de hierro”, y que propuso al grupo grabar gran cantidad del material tocando en directo, todos juntos, desde el estudio de grabación. El álbum cosecharía críticas en su mayoría favorables, y el beneplácito del público que vio en “Brave New Wolrd” un digno continuador de la saga Maiden, llegando a entrar en el top-10 de ventas en países como Alemania, Italia o el Reino Unido…

Encargo de alta responsabilidad, desde luego, el que recibía el productor Kevin Shirley para hacerse cargo de semejante disco. El había trabajado antes con nombres como Black Crowes, Dream Theater o Sileverchair, pero aquello fue realmente notorio, y jugó a su favor, sólo hay que observar la inacabable lista de nombres a los que Shirley ha producido en los último años: Joe Bonamassa, Black Country Communion, Journey, Mr. Big… o sino los jóvenes e impactantes Tracer…
Ellos, Tracer, vuelven en estos días a la palestra, con su nuevo disco, su segundo larga duración y esa misma forma sincera y visceral de entender el hard rock. Vienen de Australia, y eso siempre marca carácter de buen rock arenoso y genuino. Y además son un power-trío de actitud ejemplar. “El Pistolero” es el nombre de su nuevo disco, inspirado en la película “Desperado” de Robert Rodríguez y cargado de rock sin fisuras. A cualquier grupo no le nombran “Mejor nueva banda del año” en los premios Classic Rock, como ocurrió con Tracer en 2012. Ahora certifican su posición con este pletórico “El Pistolero”. Es nuestro disco de portada…

(Además esta semana en Rocktopia: POPA CHUBBY, SNAKECHARMER, NIACIN, SPEAKING TO STONES, BLACK HAT y ICED EARTH)

ROCKTOPIA 28 de Enero de 2012

Descarga y/o escucha siguiendo este link: ROCKTOPIA – 2012-01-28.mp3

En 1993, en Finlandia nacía uno de los fenómenos más extraños acaecidos en el mundo del heavy metal en el final de los noventa y los albores del nuevo siglo. Cuatro chelistas de la Academia Sibelius de Helsinki, inspirados por su pasión por este estilo de música, transformaban a su gusto unas cuantas canciones de Metallica, adaptándolas a sus chelos para así, en 1996, grabar su “Apocalyptica Plays Metallica By Four Cellos”. Tal era la intensidad con la que estos cuatro músicos de adiestramiento clásico interpretaban aquellas canciones, que Apocalyptica dejaron de ser una mera curiosidad convirtiéndose en una agrupación de culto venerada por una gran cantidad de seguidores del heavy metal en todo el mundo. Dos años después llegaba “Inquisition Symphony”, la segunda entrega de su audaz propuesta. En ella había sitio de nuevo para las versiones, otra vez de Metallica, pero también de Faith No More, Sepultura o Pantera. Sus pasiones metálicas se disparaban de nuevo en busca de credibilidad, en busca de probar que vivían lo que hacían fuera del anecdotario, y para reforzar su posición, en aquel disco, se atreverían a incorporar tres canciones compuestas por ellos mismos, que nada tenían que envidiar en dramatismo y energía a los temas de otros. Fue el principio del quizás único grupo de metal que no emplea guitarras eléctricas. Porque el arte es actitud.

Con el paso de los años Apocalyptica se han hecho acreedores a una reputación, lo que les ha posibilitado contar con numerosas colaboraciones como la de la cantante de Lacuna Coil, Cristina Scabbia. Unos Lacuna Coil que editan en estos días su sexto larga duración, al cual han titulado con el nombre de “Dark Adrenaline”. La banda lombarda intenta reeditar el éxito de sus anteriores trabajos retomando la fórmula que los ha llevado a vender un millón de copias de todos sus álbumes. Canciones de corto metraje con su tradicional metal gótico a dos voces, para el que cuentan de nuevo con la producción de Don Gilmore, acostumbrado a trabajar con bandas actuales como Bullet For My Valentine o Linkin Park. Y ese filo de modernidad y comercialidad metálica es perfectamente palpable a lo largo de la totalidad de “Dark Adrenaline”, con sus matices cada vez más americanos y menos europeos. Nuestro disco de portada en la edición de hoy…

(Además esta semana en Rocktopia: BEYOND THE BRIDGE, PRIMAL FEAR, ROMA IVAKOV, VARGTON PROJEKT, CRIPPLED BLACK PHOENIX y TRACER)

ROCKTOPIA 22 de Octubre de 2011

Descarga y/o escucha siguiendo este link: ROCKTOPIA – 2011-10-22.mp3

Destapamos hoy el programa abriendo, como cada semana en el inicio, nuestro particular museo de antigüedades. En la sección dedicada a joyas musicales pertenecientes al año 1989, encontramos el tercer larga duración de un guitarrista que no necesita apenas presentación: Joe Satriani. El guitarrista neoyorkino, maestro de luminarias como Steve Vai, Kirk Hammett o Alex Skolnick, irrumpía en la segunda mitad de los ochenta editando discos que se coloran directamente, no sólo y sorprendentemente en las listas de ventas, sino también en la memoria colectiva de una generación de rockeros. El remate definitivo de aquella sensacional invasión musical se produciría con la edición de “Flying In A Blue Dream” con el que se cerraba una trilogía mágica, complementada también con el maxi-Single “Dreaming # 11”. “Flying In A Blue Dream” instauraba definitivamente a Joe Satriani en los anales de la música Rock, siendo seguramente su álbum más variado hasta la fecha. De hecho, y por primera vez se atrevía a cantar en algunas canciones del disco. He aquí a Joe Satriani en su máximo nivel, lo que le sirvió para conseguir una nominación a los premios Grammy, algo nada nuevo para Satraini quien tiene la friolera de 15 nominaciones (por delante incluso de artistas como Bjork) y sin embargo jamás ha conseguido el premio.

La última aventura de Satriani, poco proclive a las colaboraciones, y a hacer cualquier cosa que no sea la suya en exclusiva, es ese supergrupo nacido hace un par de años con el nombre de Chickenfoot.
Joe Satriani, Sammy Hagar, Michael Anthony y Chad Smith editan ahora su segundo álbum, al cual han titulado curiosamente con el nombre de “III”, y esto es así ya que, en palabras del propio Hagar, la banda suena tan compenetrada como si en lugar de dos álbumes hubiesen transcurrido tres. Lo cierto es que lo nuevo de Chickenfoot sigue los derroteros de su primera entrega, inmerso plenamente en la estructura de hard rock americano de alta alcurnia, con unas interpretaciones espléndidas, como es de suponer dado el pedigrí de los protagonistas, y la garantía de un productor como Mike Fraser respaldándolo todo. “Chickenfoot III” pierde el factor de celebración de la conjunción de estrellas, como oscurriera en el primer capítulo, pero sigue siendo un gustazo escucharlos.

(Además esta semana en Rocktopia: CHRIS DUARTE, TRACER, TONY MacALPINE, GAVIN HARRISON & 05RIC, STEVEN WILSON y DIVINE ASCENSION)