Programa 27 de Octubre de 2018

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

1998 no fue desde luego un año de facilidades para bandas americanas con sabor a metal clásico como Kamelot. Los de Florida y su propuesta de temática basada en libros de fantasía e historias épicas estaba totalmente desfasada con respecto a la moda imperante en la que el nu-metal, el metal industrial o el grunge imperaban. Por si fuera poco Kamelot jamás sonaron a americanos. Más bien cualquiera podría pensar que se trataba de una banda europea influida sin duda en sus inicios por grupos como Iron Maiden. Aquel año 1998, significó sin embargo un cambio importante en la historia de Kamelot. Poco antes de la grabación de su tercer disco, se incorporaba al grupo el ex cantante de Conception, Roy Khan. A la leve evolución de la banda se sumaba contar con un vocalista de la clase y peso específico del noruego. Aquello fue un punto de inflexión. Los ojos de los fans de Conception siguieron la pista de Khan y se acercaron a la música de Kamelot, que desde entonces forman parte de la aristocracia del power metal épico de aristas progresivas. Su carrera se reiniciaba con “Siege Perilous” y con canciones como “Providence” que abría el disco y mostraba el camino de los nuevos Kamelot…

El sustituto de Roy Khan en Kamelot es otro vocalista escandinavo, en este caso sueco, como Tommy Karevik. Hace algunos meses le escuchábamos en el nuevo álbum de Kamelot, y este otoño nos ha traído la vuelta, tras nada menos que ocho años de parón discográfico, de un nuevo trabajo de su otro grupo: Seventh Wonder. La formación con la que se dio a conocer en mayor medida, y en la que canta de una manera diferente a como lo hace con Kamelot. Seventh Wonder son uno de los combos más representativos de la última generación de bandas de metal melódico y progresivo. Con su “Mercy Falls” de hace diez años, crítica y público se rindieron ante la evidencia. Estos suecos eran capaces de entregar con total convicción una suerte de metal progresivo de escasa originalidad, pero cuajado de buenas melodías y pasajes instrumentales medidos en el que las canciones son el objetivo y la pulcritud su leitmotiv. “Tiara” es como se titula este nuevo disco de Seventh Wonder con el que siguen fortaleciendo su reputación, y por eso es nuestro disco de portada…

(Esta semana en Rocktopia: KAMELOT, SEVENTH WONDER, RIVERSIDE, TOUNDRA, KILMARA, TREMONTI y KISSIN’ DYNAMITE)

Programa 23 de Junio de 2018

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Uno de los grupos fundamentales dentro de la hornada de bandas prog europeas surgidas a mediados de los 90 es The Flower Kings. Se formaron casi por casualidad, cuando la carrera en solitario del guitarrista y cantante Roine Stolt fue aplaudida por la escena progresiva, huérfanos de nuevos héroes. Stolt era un admirador de bandas como Yes, Camel o Genesis, y esa senda es la que siguió su carrera en solitario. En 1994 se editaba su disco “The Flower King”, y de ahí surgió el nombre de su nuevo combo. Los inicios mega-sinfónicos del grupo abanderaban orgullosos la enseña del prog rock de referencia, algo que jamás les ha abandonado. Filosofía minoritaria, aunque en el año 2001 The Flower Kings se encontraron en un momento clave de su carrera. Parecía que la publicación de “The Rainmaker” podría haber supuesto un momento clave que los hubiese hecho alcanzar nuevas cotas de popularidad. El grupo estaba girando con cierta asiduidad, el movimiento prog estaba teniendo cierto revival, y aquel disco aunaba esa esencia progresiva con unas sonoridades algo más fáciles, dentro de unos límites. Canciones que conjugaban complejos desarrollos con melodías cercanas que equilibraban el conjunto…

De alguna manera la trayectoria de The Flower Kings ha llegado a un punto de cierto estancamiento, tanto musical como en cuanto a estatus. A ello ha contribuido la participación de su líder, Roine Stolt, en proyectos de mayor implantación como Transatlantic. Algo que ahora se amplía con otra aventura ambiciosa y coral en la que él es uno de sus pilares y a la que han denominado The Sea Within.
El plantel es inmejorable: Roine Stolt a la guitarra; Jonas Reingold también de The Flower Kings, además de The Tangent o Karmakanic al bajo; Marco Minnemann, uno de los baterías más prestigiosos de la actualidad con sus trabajos infinitos con The Aristocrats, Joe Satriani, Steven Wilson, etc; a los teclados un músico de sesión mayormente, como Tom Brislin y a la voz guitarras y demás, otro peso pesado del proyecto, el gran Daniel Gildenlöw de Pain Of Salvation. Una alineación que ponía a más de uno en estado de alerta esperando que el sumatorio de ellos fuese una combinación musical que aunara las características creativas sobre todo de Stolt y Gildenlöw, que son al fin y al cabo las dos cabezas más prolíficas y distinguidas de todos ellos. Sin embargo el peso de Roine Stolt parece haber vencido en esta hipotética contienda y The Sea Within no suena como una mezcla de The Flower Kings con Pain Of Salvation, sino, la mayoría de las veces, como unos The Flower Kings en cuyas canciones ha dejado su sello Daniel Gildenlöw, lo cual no tiene nada de malo, aunque quizás sí nos ha dejado, de momento, sin la posibilidad de esa tercera vía solo abierta en momentos puntuales de este trabajo homónimo, de gran altura y que se va a convertir en cualquier caso en uno de los más importantes a nivel progresivo de todo el año…

(Esta semana en Rocktopia: THE FLOWER KINGS, THE SEA WITHIN, HAKEN, ROB SAPIENS, TREMONTI, CO-OP y RYAN ROXIE)