Programa 13 de Enero de 2018

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Desde su resurrección casi literal a principios de los noventa, Glenn Hughes ha pasado de ser un esquivo personaje de poca productividad, a prolífico trabajador de la música, con álbumes editados de forma constante, con distintas formaciones o a través de su carrera en solitario. Ese periplo bajo su propio nombre adquirió un nuevo espaldarazo cuando en 2005 Hughes anunciaba que Chad Smith, batería de Red Hot Chili Peppers, se iba a convertir en miembro fijo de su banda. Smith había colaborado grabando una canción para su disco anterior, “Songs In The Key Of Rock”, y atraído por esa forma tan funkera y soulera de entender el Rock que siempre ha tenido Glenn Hughes, decidió acompañar al bajista/vocalista británico, y para corroborarlo de forma fehaciente se editaba “Soul Mover”. El sonido típico, el que ha acompañado la carrera de Hughes con más o menos variantes, fue el hilo conductor de aquel trabajo, que se erigió como el disco más vendido de su carrera en solitario hasta ese instante. Gracias, también, por supuesto, a la participación de Chad Smith y sus grooves percusivos, de quien vinieron de la mano colaboraciones de otros Chili Peppers como John Frusciante o Dave Navarro…

Chad Smith y Glenn Hughes han seguido colaborando hasta la fecha, por ejemplo en el último disco de Hughes publicado hace algo más de un año, pero también, y para mayor curiosidad, como la base de ritmo del nuevo disco del maestro Joe Satriani. Un atractivo extra para un álbum, el cual, como prácticamente cualquiera de los editados por Satriani en los últimos años, pasa por mostrar al guitarrista americano en estado puro. Tirando de virtuosismo, como es de rigor, pero también de unas magníficas melodías y armonías; o de guitarrazos eléctricos que redondean otra vez un espléndido y variado trabajo de hard rock instrumental y músicas aledañas. Y por si fuera poco, con la ayuda exclusiva de dos talentos de la categoría de Hughes y Smith, quienes aportan una consistente vibración rítmica…

(Esta semana en Rocktopia: GLENN HUGHES, JOE SATRIANI, TYLER BRIANT & THE SHAKEDOWN, DIABLO BLVD, MISTHERIA, STATUS MINOR, DAY SIX y CATS IN SPACE)

Anuncios

Programa 6 de Febrero de 2016

ROCKTOPIA Pdcst 16-02-06

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

La disolución de una banda rompedora en su momento como Extreme, trajo consigo los afluentes musicales que tomaron sus principales líderes: el guitarrista Nuno Bettencourt y el cantante Gary Cherone. Éste último tuvo el honor de convertirse en el tercer vocalista de Van Halen, con quienes grabó el polémico “Van Halen III”, un disco incomprendido y fuera del hábitat habitual de la banda. La predisposición de Cherone hacia tendencias experimentales estaba probada y, poco después, su proyecto formado en 2001 con el nombre de Tribe Of Judah no hizo más que corroborarlo. Tribe Of Judah lo formaban -además de Gary Cherone-, la última base rítmica de Extreme: Pat Badger y Mike Mangini; junto a un guitarrista y un teclista de confianza de Cherone. El combo grabaría un primer EP, que sería la antesala de su primer larga duración, al que bautizaron con el nombre de “Exit Elvis (the flaws of non contradiction)”. El espíritu audaz del vocalista de Massachussets, quien aparecía en actitud suicida en la portada, era el hilo conductor de este trabajo de música transversal, que coqueteaba con géneros diversos como el Rock, la electrónica, el Jazz o la música acústica. Un disco arriesgado, publicado en 2002, y el cual reivindicamos como disco del recuerdo hoy en el programa…

Mike Mangini ya era un reputado batería cuando formó parte de aquel proyecto denominado Tribe Of Judah; aunque aún mayor es ahora su prestigio cuando desde 2011 es el batería de Dream Theater. “The Astonishing” es el nombre del nuevo trabajo de la banda de Nueva York. Los reyes del metal progresivo en un nuevo y ambicioso disco doble conceptual argumentado en una apocalíptica historia de ciencia ficción.
Probablemente el disco más rock y menos metal de la historia progresiva de Dream Theater. La sombra de su anterior gran trabajo conceptual, aquel inconmensurable “Scenes From A Memory” de 1999, se torna muy alargada y hace incómodas las comparaciones. Más de dos horas de duración, tratamiento sinfónico -entre otras cosas cortesía de la Orquesta Sinfónica de Praga-, extraordinarios sonidos procedentes de los teclados de Jordan Rudess, paisajes con sabor a banda sonora, canciones en su mayoría de corto metraje, grandilocuencia por doquier, extraordinarios arreglos, y por qué no, algunos momentos algo cursis y cierta carencia de la actitud propia de otros tiempos. Aunque evidentemente, “The Astonishing” es una obra, en lo musical, al alcance de muy pocos o seguramente de nadie. Y por eso es nuestro disco de portada hoy en Rocktopia…

(Además esta semana en Rocktopia: THE MUTE GODS, MIKE GIANELLI, LYNCH MOB, HANDFUL OF RAIN, COLOUR OF NOISE y TYLER BRYANT THE SHAKEDOWN)