Programa 25 de Mayo de 2019

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Un álbum pionero para arrancar el programa de hoy. Quizás no un disco que cambiara la historia del rock desde sus cimientos, pero sí una obra que hizo que un subgénero como el metal neoclásico se estableciera como una opción viable. Nos vamos hasta el año 1984 para recordar el primer disco en solitario de un genio de las seis cuerdas como Yngwie Malmsteen; para recordar su primer trabajo en solitario, bautizado como su propia banda desde entonces, Rising Force.
Utilizando el legado de Ritchie Blackmore como base, y cruzándolo, como hasta entonces nadie había hecho, con las pronunciadas influencias de la música clásica, especialmente barroca, de las que el guitarrista sueco era deudor, Rising Force significó un antes y un después en cuanto al concepto que se tenía hasta entonces de la guitarra. Malmsteen era veloz, preciso, abrasador y desacomplejado. Este disco casi instrumental hizo que las tiendas de importación se pusieran manos a la obra, hasta que algunos meses más tarde, dada su relevancia, viera la luz en todo el mundo occidental.
Yngwie Malmsteen abría la brecha, para que después otros como Tony MacAlpine o Vinnie Moore mostraran también al mundo su forma de entender la música. Descubriendo a un vocalista magnífico, como Jeff Scott Soto, y acompañado también de un músico experimentado como el batería de Jethro Tull, Barrimore Barlow…

Sin duda, su corta pero intensa carrera con Yngwie Malmsteen durante algunos de sus años más importantes, fue una inmejorable carta de presentación para Jeff Scott Soto, siempre recordado por ello. Luego, el cantante de origen puertorriqueño se ha erigido como uno de los vocalistas más prolíficos del circuito, con trabajos para grupos de la popularidad de Journey, de la buena reputación de WET o últimamente del prestigio del súper-grupo de metal progresivo Sons Of Apollo, además de su constante carreta en solitario, a la cual quiso, hace unos años, darle un giro estilístico más serio, más profundo y hasta más heavy. Para ello bautizó a su propio grupo con el simple nombre de Soto, y se hizo rodear de músicos con hambre de nuevas cotas como es el caso de nuestro Jorge Salán a la guitarra.
“Origami” es el tercer episodio de esa nueva faceta de Jeff Scott Soto. Tras un debut que llamó la atención y una continuación más discreta, el nuevo álbum de Soto resulta totalmente convincente. Su periplo con Sons Of Apollo rodeado de tan concienzudos músicos parece haber pagado su tributo. Quizás por ello “Origami” suena intenso como casi nunca, echando mano de un buen arsenal de recursos musicales que le otorgan la capacidad para ser un estupendo disco de hard and heavy de alta carga de profundidad, y no pocos atributos técnicos, algo a lo que contribuye decisivamente Jorge Salán quien es desde luego uno de los responsables de todo ello. En cuanto a la voz de Scott Soto, poco que decir, y es que él es desde siempre uno de los cantantes garantizados de su estilo y estilos…

(Esta semana en Rocktopia: YNGWIE J. MALMSTEEN, SOTO, RESTLESS SPIRITS, ROBERT RODRIGO BAND, GENETICS, WHEEL, RENDEZVOUS POINT y POINT NOIR)

Programa 30 de Marzo de 2019

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Ser hijo de un genio puede resultar una tarea complicada según en qué órdenes de la vida. Si tu padre es ese genio, y además se ha hecho millonario gracias a su talento, te puede permitir vivir tranquilo, con la nevera siempre llena y la serenidad de una cuenta bancaria saneada. Dweezil Zappa es uno de esos “hijos de…”. Su extravagante padre, Frank, quiso ponerle ese extraño nombre, que era en realidad un apodo y seña de identidad de su siempre corrosivo sentido del humor. Se cuenta que la fascinación por el mundo de la música de Dweezil fue tardía, pero si tu padre es Frank Zappa puedes verte apadrinado y aleccionado por no menos que monstruos del calibre de Eddie Van Halen y Steve Vai. Y es que Dweezil fue hijo de su padre y de su generación y se vio atrapado en un primer momento por el hard rock imperante en Estados Unidos durante los 80s y primeros 90s. La genética tampoco le fue esquiva, y sus capacidades técnicas quedaron claras desde los principios de su carrera en solitario, aunque lo de componer buenas canciones, sobre todo en sus inicios, quedó bastante fuera de su alcance. Esa faceta fue mejorando, y cuando llegó la edición de “Confessions”, en 1991, al menos consiguió que no fuese del todo sonrojante. A ello ayudó la siempre envidiable lista de contactos de Dweezil, que hizo que estrellas de la época como Nuno Bettencourt de Extreme se involucraran decisivamente en el disco, además de participaciones de otros como Warren De Martini de Ratt o Zakk Wylde de Ozzy. El pequeño Zappa nunca rehusó de los cameos de rostros mega populares y en esta ocasión Michael J. Fox pondría su granito de arena en ese sentido. Por lo demás “Confessions” es un trabajo que no ha envejecido excesivamente bien, con un sonido ahora obsoleto repleto de clichés, aunque sí nos trae la nostalgia de una época en la que la MTV y las radios programaban música de este estilo con frecuencia…

De la larga lista de colaboradores que Dweezil Zappa tenía en ese disco de 1991 uno es Mike Keneally. Keneally es un músico, en toda la extensión de la palabra, no demasiado popular, pero enormemente prestigioso dentro del entorno de sesioneros estadounidenses. Trabajó con Frank Zappa, y también lo ha hecho con Steve Vai o Joe Satriani. Su nombre aparece en créditos de discos de gente muy dispar. Ahí están Mastodon, Brian Beller, Solomon Burke o James LaBrie por nombrar unos pocos. Su última colaboración es la que hace para el último álbum de Devin Townsend.

La sensación de vértigo que se produce cada vez que te acercas a un nuevo disco del músico canadiense se amplifica con la edición de “Empath”, y es que la amplitud debajo de los pies de Townsend es inmensa. Todo está permitido, todo puede ocurrir y todo está cuidado al milímetro y albergado por una producción sonora de clase muy alta, respaldada por la obsesión puntual de Devin por la grandilocuencia y las capas instrumentales y de arreglos musicales de todo linaje. En algunas de las canciones de “Empath” conviven hasta tres baterías. El gran Morgan Agren ex de Fran Zappa entre otros, para las partes más etéreas, Anup Sastry (de Monuments) para los momentos de prog metal y el popular en redes sociales Samus Paulicelli (de Abigail Williams) para las zonas mas metaleras. Coros inmensos, arreglos orquestales, pasajes espaciales, voces angelicales y otras infernales. El Devin Townsend exagerado en estado puro, en un álbum muy ambicioso a todos los niveles…

(Esta semana en Rocktopia: DWEEZIL ZAPPA, DEVIN TOWNSEND, THE MUTE GODS, JOE STUMP, YNGWIE MALMSTEEN, AVALANCH y DELAIN)

Programa 11 de Junio de 2016

ROCKTOPIA Pdcst 16-06-11

AQUÍ: Descarga directa (Mp3/192Kbps)

Una vez más y como tantas veces, miramos la actividad musical de Suecia para perfilar, en este caso, los primeros minutos del programa. Para la ocasión no rebuscamos en lo más refinado, ni lo más vanguardista, sino que nos hacemos eco de otra facción -y son muchas-, del gran escaparate que significa la oferta sueca. Es tiempo esta vez para la estupenda recreación del mejor classic Rock que por aquellas latitudes se fabrica.

Casi sin quererlo, comenzando primero como puro entretenimiento, la banda Kamchatka se vieron abocados a su nacimiento. Venían de tocar juntos por pura diversión. Jams que se alargaban extrayendo de sus entrañas las más básicas sensaciones deudoras de Jimi Hendrix, Cream o Frank Marino. Blues Rock más bien blanco, de tendencia psicodélica y sonoridades esencialmente orgánicas.
Su primer disco, cuando apenas existía un nombre para el proyecto, fue homónimo, aunque luego conocido con el nombre “Volume I”, y rápidamente editado por la compañía guitarrera neoyorquina Grooveyard. Era el primer día del año 2005. El final de aquella Navidad se tizno de Rock añejo, dispensado por estos tres tipos venidos desde Suecia y con nombre de volcánica y extrema península rusa…

La variedad musical en muchos de los músicos contemporáneos de la escena Rock y Metal sueca, hace que muchos de sus músicos repartan sus esfuerzos tanto en grupos más extremos como en bandas de corte más clásico. Diversidad al servicio de la música, como es el caso del nuevo guitarrista de Katatonia, Roger Öjersson, quien fue parte de aquellos primeros Kamchatka, repletos de Blues, y lo es también de los oscuros Tiamat.
Katatonia tienen nuevo álbum. Cuatro años después de su anterior trabajo sale a la venta “The Fall Of Hearts”, parapetado detrás de una estupenda portada de Travis Smith, la banda capitaneada por Jonas Renkse y Anders Nyström, ahondan más que nunca en terrenos sinuosos que serpentean en la oscura melancolía de ambientes en su mayoría de tempo lento y densas emociones. Un trabajo para ser disfrutado con relativo sosiego y total atención…

(Además esta semana en Rocktopia: WITHEM, ZIERLER, ROBERT RODRIGO, YNGWIE J. MALMSTEEN, RESURRECTION KINGS y GRAND MAGUS)

ROCKTOPIA — “Especial Instrumentales 2012/13 (2ª parte)”.

Rocktopia logo azul 2013 Edicion Especial

Descarga y/o escucha siguiendo este link: http://www.mediafire.com/listen/d16202ldf850v5o/ROCKTOPIA_-_Especial_Instrumental_II_(EI-II)_-_2013_-_192.mp3

________________________________________________________________________________________________

El verano entra en su recta final, y nuestros especiales propios de estas fechas también. En esta ocasión dedicamos nuestro tiempo, por segunda vez, a recuperar algunas de las mejores canciones instrumentales que han ocupado nuestro espacio radiofónico durante la temporada 2012/2013. Nos quedamos sin palabras pues…

(Esta semana en Rocktopia: JOE SATRIANI, ALEXANDER SCHADLER, MATTIAS “IA” EKLUNDH, GEORGE BELLAS, YNGWIE J. MALMSTEEN, DANIELE LIVERANI, ERIC JOHNSON y MARCO SFOGLI)